Burundi

Otra oportunidad para los ex niños soldados en Burundi

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burundi/2009/Ajia
Gloria Kodzwa, Representante de UNICEF en Burundi, enseña a jugar al baloncesto a un grupo de antiguos niños soldado.

Por Olalekan Ajia

GITEGA, Burundi, 14 de abril de 2009 – En una improvisada clase práctica sobre deportes, la Representante de UNICEF en Burundi, Gloria Kodzwa, pronunció un conmovedor discurso con el que dio ánimos a los 112 niños y niñas desmovilizados la semana pasada de las filas del último grupo rebelde de ese país, el FLN-Palipehutu.

La Sra. Kodzwa se dirigió a los jóvenes durante su visita al Centro de Desmovilización de Gitega, al que acudió para evaluar la situación de los niños y entregar un conjunto de materiales de recreación donado por UNICEF.

La Sra. Kodzwa, ganadora de una medalla olímpica de bronce en baloncesto, les ofreció a los ex soldados una clase sobre ese deporte y les enseñó a lanzar el disco Frisbee. Durante la improvisada clase práctica, también logró convencer a varios de ellos para que se ejercitaran saltando la cuerda.

Dudas sobre el futuro

Después de los deportes y los aplausos, los niños, que en algunos casos vivieron la guerra en carne propia durante cinco años, hicieron preguntas muy francas acerca de su situación en el centro y sobre su futuro. Algunos necesitan prendas de vestir y calzado para reemplazar sus uniformes y botas de combate, y en el establecimiento escasean las mantas.

Los niños dijeron que estaban ansiosos por recibir la indemnización por desmovilización que les corresponde y por volver a sus hogares. La Sra. Kodzwa les dio garantías de que UNICEF continuará colaborando con el Gobierno para asegurar que la transición de los ex niños soldados a la vida civil sea rápida. Sin embargo, les aconsejó que tengan paciencia y presten toda su cooperación durante el proceso de rehabilitación, que está a cargo de la ONG Organización para el Desarrollo de la Archidiócesis de Gitega.

La funcionaria hizo hincapié en que los servicios de rehabilitación les brindarán el apoyo psicosocial, médico y material que necesitan para poder reintegrarse con éxito en sus familias y comunidades.

La Sra. Kodzwa también apuntó que se necesita tiempo para preparar a las familias para recibirles y a ellos para que puedan reanudar sus vidas lo más normalmente posible. Pierre Kugira, un funcionario del Centro de  Desmovilización, un organismo gubernamental, también les indicó que en breve recibirán los suministros que les faltan.

El complicado proceso de liberación de los niños

Los 112 niños y 2 niñas fueron liberados el 2 abril por el FLN Agathon Rwasa, que ha solicitado su reconocimiento como partido político. Las negociaciones sobre la liberación de los niños y niñas estuvieron a cargo de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, UNICEF, la Unión Africana y otros integrantes de la comunidad internacional, y se prolongaron durante dos largos años.

Los gobiernos de España y Francia suministran apoyo financiero a la rehabilitación y reintegración de los jóvenes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burundi/2009/Ajia
Tras su desmovilización, varios antiguos niños soldado llegan a las instalaciones de la Casa de la Paz.

La Oficina del Facilitador del Proceso de Paz de Burundi, entre tanto, ha hecho llegar sus felicitaciones al Gobierno de Burundi y al FLN por el exitoso paso que han dado. Esa Oficina señaló, sin embargo, que la comunidad internacional espera la liberación inmediata e incondicional de todos los niños y niñas que aún permanecen bajo el control del FLN, de manera que puedan reunirse con sus familias.

Miles de niños reintegrados

Entre 2004 y 2006, en colaboración con la Oficina de Enlace Naciones Unidas en Burundi y otros aliados, UNICEF ayudó al Gobierno de este país a rehabilitar y reintegrar a más de 3.000 ex niños y niñas soldados. El año pasado, UNICEF colaboró con la liberación y rehabilitación de 220 niños que habían sido reclutados por una “facción disidente” del FLN.

Al finalizar su visita de la semana pasada a los jóvenes desmovilizados, la Sra. Kodzwa prometió regresar en dos semanas para verificar la normal continuación del proceso y para evaluar los logros deportivos de los ex niños y niñas soldados. También dijo que haber comprobado el excelente estado de ánimo de los niños, así como la fe que tienen en el futuro, había resultado el mejor regalo de cumpleaños posible. La Sra. Kodzwa cumplió 61 años durante la visita, acompañada por Bernadette Sene, Oficial de Protección de los Niños de la oficina Integrada de las Naciones Unidas en Burundi; Andre Samba, Oficial de Asuntos Humanitarios de la Secretaría Ejecutiva de la Conferencia Internacional de los Grandes Lagos, y Cristina González, jefa interina de la Sección de Protección de los Niños de UNICEF.


 

 

Búsqueda