Burundi

Las dificultades que confrontan los refugiados de Burundi expulsados de Tanzanía

Imagen del UNICEF: Burundi, Tanzania, Refugees
© UNICEF/2007/Ajia
Anita, de 17 años, y su hijo de 2, fueron expulsados de Tanzanía sin documentos de identidad. UNICEF y sus aliados les darán apoyo durante su estancia en un campamento transitorio hasta que se resuelva su situación de manera definitiva.

Por Miranda Eeles

MUYINGA, Burundi, 5 de diciembre de 2007 – Chantal Nizigiyimana está de nuevo en su país de origen, Burundi, desde hace unos pocos meses, ya que desde que era una niña de corta edad había vivido en Tanzanía. En 1993, ella y su familia, junto a centenares de miles de burundianos, habían pasado a ese país vecino para escapar del conflicto en su tierra.

Hoy, a todos los refugiados burundianos se les exige en Tanzanía que regresen a su país. La Sra. Nizigiyimana forma parte de las 9.000 personas –la mitad de las cuales son niños, niñas y jóvenes– que fueron expulsadas de Tanzanía en lo que va del año. Muchas mujeres y muchos niños y niñas que cruzan la frontera están totalmente desposeídos.

La Sra. Nizigiyimana y su hijo, de dos años de edad, trataron de regresar a Burundi pero no pudieron hacerlo por no contar con los documentos requeridos, y fueron enviados, en cambio, al campamento transitorio de Kinasi.

Sin otro destino posible

El campamento de Kinasi recibe apoyo de UNICEF y de varios aliados más, como el Programa Mundial de Alimentos y un organismo gubernamental conocido por las siglas PARESI, por las iniciales de Proyecto de apoyo a la repatriación y reintegración de las personas afectadas por la guerra.

“Algunas mujeres viven en el campamento desde hace más de ocho meses”, explica  Louis Ndaruseheye, de PARESI. “Son mujeres que han sufrido mucho, desde la expulsión hasta la separación de sus familias. Su situación es especialmente difícil porque carecen de dinero y posesiones personales y porque no tienen dónde ir”.

Muchas de las mujeres y niños que se encuentran en el campamento de Kinasi están clasificados como “sin referencias”, lo que quiere decir que salieron de Burundi hace tanto tiempo que carecen de tierra y no cuentan con el reconocimiento de las comunidades de las que provienen. Otras personas nacieron en Tanzanía y carecen de vínculos con la patria de sus mayores.

Imagen del UNICEF: Burundi, Tanzania, Refugees
© UNICEF/2007/Eeles
Solidarite, una organización aliada de UNICEF, suministra agua potable a los refugiados alojados en este campamento transitorio.

Historias familiares y derechos a la propiedad

Cuando resulta imposible establecer los derechos a la propiedad de la tierra de los expulsados de Tanzanía o no se puede localizar a sus familiares en Burundi, los desplazados son alojados en refugios provisorios construidos por UNICEF y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en cuatro puntos del país.

Se calcula que en los próximos 12 meses regresarán de Tanzanía más de 100.000 refugiados. El gobierno de Burundi, varios organismos de las Naciones Unidas y diversas organizaciones no gubernamentales han creado una comisión especial para tratar el problema del reasentamiento de los desplazados.

Se espera que cuando el gobierno disponga de más fondos, podrá comprar la tierra en la que se asentarán las familias desplazadas.

El comienzo de una nueva vida

La Sra. Nizigiyimana permaneció tres días en el campamento de Kinasi mientras PARESI y la Cruz Roja trataban de localizar a sus familiares. Finalmente ubicaron a un antiguo amigo de la familia que estaba dispuesto a brindarles una vivienda y una pequeña parcela de tierra.

Para que la Sra. Nizigiyimana pudiera iniciar una nueva vida, UNICEF le suministró diversos productos no alimenticios para tres meses, entre ellos láminas de plástico, un juego de cocina, vestimentas para ella y su hijo, un mosquitero y jabón.

“Me alegra haber vuelto a mi país”, comentó la Sra. Nizigiyimana mientras fabricaba un canasto frente a su nuevo hogar. “Me han dado la oportunidad de iniciar una nueva vida. Por ahora trabajo en los cultivos de otros, pero tengo la esperanza de poder comprar mi propia tierra y tener mis propios cultivos”.


 

 

Vídeo (en inglés)

Noviembre de 2007:
Amy Bennett, corresponsal de UNICEF, informa sobre los esfuerzos que realizan los refugiados burundianos que fueron expulsados de Tanzanía para reconstruir sus vidas.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda