Burkina Faso

Los desplazados por las graves inundaciones en África occidental necesitan ayuda urgente

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burkina Faso/2009
Una superviviente de una inundación sostiene a su bebé frente a su casa destruida en Uagadugú, Burkina Faso.

UAGADUGÚ, Burkina Faso, 8 de septiembre de 2009 – Burkina Faso y su capital, Uagadugú, se contaban entre aquellas regiones más afetadas por las terribles inundaciones que han destrozado África occidental a principios de esta semana.

Según la información publicada por el Gobierno hoy, ocho personas han perdido la vida y otras siguen desaparecidas. Las precipitaciones registradas esta semana y que no tienen precedente alguno han destruido más de 24.600 hogares en Uagadugú y las zonas limítrofes.  El principal hospital de la capital, Yalgado Ouédraogo, también se inundó y sus equipos quedaron seriamente dañados.

Se evacuó a los pacientes a otras instalaciones de salud en la ciudad, en donde se tuvieron que adoptar medidas extraordinarias para acomodarlos. La infraestructura urbana, incluidas las carreteras, puentes y edificios públicos ha quedado asimismo destruida o dañada.

Necesidades imperiosas

"Existen por lo menos 130.000 personas desplazadas que se cobijan temporalmente en escuelas, iglesias y mezquitas de unos 93 lugares", comentó el Primer Ministro de Burkina Faso, Tertius Zongo, que estimó la imperiosa necesidad de fondos de alivio.

Muchos de los habitantes desplazados han encontrado refugio en las casas de amigos y familiares. Entre otros servicios de apoyo, esas personas necesitan alimentos, asistencia médica, mosquiteros, agua y saneamiento urgentemente.

El programa para situaciones de emergencia de UNICEF abordó de manera inmediata las necesidades más esenciales de mujeres y niños.

Una lucha por la supervivencia

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burkina Faso/2009
Unos niños del vecindario de Lanoa-Yiri afectados por las inundaciones en Uagadugú se refugian en un centro de salud.

"Todos los artículos a excepción de los alimentos se entregaron a los alcaldes de los cinco sectores de Uagadugú donde la población se ha visto desplazada: Baskuy, Bogodogo, Boulmiougou, Nongremassom, Sigh-Noghin", comentó Sylvana Nzirorera, Representante Adjunta de UNICEF.

Éstos incluían mantas, mosquiteras tratadas con insecticida, pastillas potabilizadoras de agua, cubos, lámparas, mantas impermeables y botiquines.

"Ahora existe una lucha por alimento, refugio y supervivencia de aquellos miles de personas desplazadas, entre ellas aproximadamente 60.000 niños y niñas. Una supervivencia que es más difícil debido a la amenaza creciente y real de la propagación de enfermedades y epidemias a través de las zonas inundadas", agregó Nzirorera.

Tras la rápida valoración inicial realizada por la Oficina Nacional para Casos de Desastre, los equipos de UNICEF han colaborado con el Gobierno y otros aliados para evaluar las necesidades inmediatas de salud, agua y saneamiento, educación y protección de mujeres y niños en los lugares para desplazados.

"UNICEF está organizando conjuntos de material escolar para los niños y niñas de las familias afectadas" comentó Nzirorera.

El Gobierno también se esfuerza denodadamente para organizar nuevos lugares para los habitantes desplazados y para preparar las escuelas afectadas de modo que reabran sus puertas el próximo año escolar a principios de octubre.


 

 

Búsqueda