Brasil

En el marco de la Plataforma de los centros urbanos, los jóvenes de Brasil defienden los derechos de los niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF Brazil/2012/Diniz
Los adolescentes colaboran en São Paulo (Brasil) para reducir las desigualdades y promover los derechos de la infancia.

El "Estado mundial de la infancia de 2012: Niñas y niños en un mundo urbano", el informe más importante de UNICEF, fue presentado el 28 de febrero en Ciudad de México para llamar la atención sobre los niños en las zonas urbanas. Mil millones de niños viven en las zonas urbanas, una cifra que va en rápido aumento. Sin embargo, las disparidades dentro de las ciudades revelan que muchos de ellos carecen de acceso a escuelas, centros de salud y servicios de saneamiento, a pesar de vivir junto a estos servicios. Este artículo forma parte de una serie que destaca las necesidades de estos niños.

SÃO PAULO, Brasil, 9 de marzo de 2012. Alisson Rodrigues Cordeiro (18 años) está decidido a mejorar las condiciones de vida y a reducir las desigualdades en su comunidad, en el distrito Itaim Paulista de São Paulo.

ALISSON es embajador juvenil desde hace dos años de la iniciativa Plataforma de los centros urbanos, orientada a garantizar la vigencia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes que viven en los suburbios de las ciudades de Brasil y en la que colaboran el Gobierno, diversas ONG y dirigentes comunitarios.

La iniciativa hace posible un mayor acceso de los niños y niñas de esas comunidades a la educación, la atención de la salud y la preparación y capacitación laboral. Asimismo, propugna la adopción de políticas municipales, estatales y nacionales que potencien a las comunidades para que éstas defiendan los derechos de la infancia.

Alisson vive en una de las 80 comunidades de São Paulo y Río de Janeiro que participan en la Plataforma, cuyas actividades coordina UNICEF.

Dirigentes juveniles

En su carácter de embajador juvenil, Alisson ha aprendido a desempeñarse como defensor eficaz y coherente de los derechos de los niños y a movilizar a otros niños y niñas para que cumplan una misión similar. Guiados por educadores de la organización Viração, Alisson y otros dirigentes juveniles han ofrecido a los alumnos de diversas escuelas cursillos prácticos sobre cuestiones de importancia, como el racismo.

Alisson también ha tenido oportunidad de dar a conocer las necesidades y preocupaciones de los jóvenes durante una conferencia juvenil celebrada en São Paulo. En la actualidad colabora con programas orientados a aumentar el acceso comunitario a los servicios públicos y el sistema judicial.

Para hacer todo eso, el joven tuvo que superar la resistencia de su familia, que no quería que Alisson participara en la iniciativa.

“Tuve que hace un gran esfuerzo para adquirir los conocimientos necesarios y superar el prejuicio de que los adolescentes nunca hacen nada por sus comunidades”, señala Alisson.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2012/Brazil/Diniz
Alisson Rodrigues Cordeiro (18 años) es un dirigente juvenil que defiende y promueve los derechos de los niños, niñas y adolescentes en la ciudad brasileña de São Paulo.

“Lo que lo anima a uno es que todos queremos lograr los mismos objetivos y que podemos aunar esfuerzos en pro del mismo bienestar, que es el bienestar de nuestra comunidad”, agrega.

Marcar una diferencia

Hasta ahora, la Plataforma ha ayudado a que las municipalidades mejoren la calidad de la educación y a que los adolescentes se puedan preparar para seguir carreras profesionales. También ha logrado aumentar el número de consejos tutelares y ha brindado capacitación sobre las necesidades de los niños de corta edad a profesionales y dirigentes comunitarios.

Unos 200 adolescentes como Alisson han participado en programas de comunicación, en los que aprendieron a explicar sus necesidades y preocupaciones y a proponer soluciones de manera eficaz. Muchos de ellos también han participado junto a adultos en más de 60 foros en los que se ha pasado revista a los avances logrados y se han planificado las medidas futuras.

En 2011, Alisson colaboró con la Encuesta sobre los niños y adolescentes, cuyos resultados ayudarán a que las comunidades comprendan mejor los logros que se han obtenido hasta ahora con respecto a la vigencia del derecho de los niños a la educación. La encuesta indicará cuáles son los retos pendientes que requieren atención.

El trabajo de Alisson no sólo tiene consecuencias positivas para su comunidad sino también para él. Antes de iniciar su colaboración con la Plataforma, el joven tenía dudas acerca de la eficacia de la participación comunitaria y las labores de defensa de los derechos de los niños. En cambio hoy sabe que puede ayudar a que se logren cambios positivos, no sólo en su comunidad sino también en su ciudad y en todo el país.

“Sé que puedo marcar una diferencia”, asegura Alisson.


 


 

 

Búsqueda