Brasil

A UNICEF le preocupa la situación de los niños y niñas alojados en refugios debido a las inundaciones en Brasil

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Domingos
Los niños y niñas cuyos hogares quedaron destruidos por un deslizamiento de tierra descansan en un refugio de Teresópolis, una localidad de una región montañosa de Brasil cercana a Río de Janeiro, que sufrió los efectos de las violentas inundaciones recientes.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 17 de enero de 2010. Más de 600 personas resultaron muertas y unas 15.000 perdieron sus hogares debido a las inundaciones de Brasil, a las que se considera uno de los desastres naturales más graves que haya sufrido ese país en las últimas décadas.

 AUDIO: escuche

En los estados brasileños de Espírito Santo, Minas Gerais, São Paulo, Goiás y Rio de Janeiro, que acaban de sufrir los efectos de lluvias torrenciales, los meteorólogos pronostican nuevas precipitaciones. Resulta difícil evaluar a ciencia cierta los daños causados por la lluvia y las inundaciones debido a que muchos caminos quedaron destruidos por la crecida de las aguas, lo que dificulta el acceso a los puntos más afectados por el desastre.

“Estamos contentos de la movilización registrada. Las personas están realizando donativos y el Gobierno trabaja denodadamente”, explicó Francisca Maria Andrade, Especialista de Programa de UNICEF, durante una conversación telefónica. “Pero todavía existen algunos problemas como la información. La red de información está muy debilitada”.

Listos para prestar asistencia

UNICEF se mantiene en contacto constante con el Gobierno de Brasil y prestará toda la ayuda a su alcance en caso de que las autoridades la soliciten. La principal preocupación del organismo internacional es que los niños y niñas albergados en centros de acogida reciban protección y atención adecuada.

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Moraes
Un equipo de rescate busca víctimas de un deslizamiento de tierra causado por las inundaciones en la localidad brasileña de Nova Friburgo, donde varias poblaciones de la región de Serrana fueron invadidas por torrentes de lodo.

Entre las labores que ya está llevando a cabo UNICEF figura el examen de los formularios de evaluación que se emplearán para establecer las necesidades de los niños, niñas y familias que se albergan en los centros. Además, UNICEF ha formulado algunas recomendaciones sobre las prácticas y procedimientos adecuados que se deberían poner en práctica en esos albergues provisionales.

“El ejército es normalmente el responsable de dar cobijo, pero no cuenta con la atención especial que se debería brindar a los niños y adolescentes”,comentó Andrade. “Nuestro objetivo es ofrecer apoyo para humanizar y mejorar las condiciones para los niños y adolescentes de esos centros”.

En contacto con las autoridades

Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil, anunció la semana pasada que el Estado de Río de Janeiro recibirá el equivalente de 1.000 millones de dólares para obras de drenaje y estabilización de las laderas de las montañas, con el fin de prevenir futuras inundaciones. Asimismo se refirió a las labores que lleva a cabo su gobierno para rescatar y prestar asistencia a los damnificados por las inundaciones, como la instalación de hospitales en tiendas de campaña en Río de Janeiro que llevaron a cabo las fuerzas armadas.

Andrade añadió que UNICEF se mantiene en contacto con los organismos de defensa civil y otras autoridades locales. “Por ahora”, terminó diciendo, “estamos a la espera de lo que requiera el gobierno. Queremos ayudar”.


 

 

Audio

17 de enero de 2011: Francisca Maria Andrade, Especialista de Programas de UNICEF, se refiere a la manera en que Brasil responde a la crisis causada por las inundaciones, a las que se considera uno de los peores desastres naturales en la historia reciente del país sudamericano.
AUDIO escuche

Búsqueda