Brasil

El Secretario General de las Naciones Unidas y los adolescentes brasileños hablan de los retos de la vida urbana

Imagen del UNICEF
© UNICEF Brazil/2010/Amorim
Durante una reunión con adolescentes de un vecindario de bajos recursos de Río de Janeiro, Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, afirmó que es necesario superar las desigualdades que existen en las zonas urbanas de Brasil.

Por Alexandre Amorim

RÍO DE JANEIRO, Brasil, 7 de junio de 2010 – Durante un reciente viaje al Brasil, donde asistió al tercer Foro de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, que fomenta las relaciones interculturales mundiales, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se reunió con adolescentes de un vecindario pobre de Río de Janeiro.

Ban visitó la comunidad Babilonia de esa ciudad, donde inspeccionó proyectos comunitarios que se implementan en colaboración con el gobierno federal y las autoridades estatales y municipales. Asimismo, tuvo ocasión de conversar con varios jóvenes integrantes de la Plataforma de los centros urbanos, una iniciativa que recibe apoyo de UNICEF y varios aliados.

Retos para los adolescentes

Un nutrido grupo de jóvenes y dirigentes comunitarios de Babilonia recibió en la escuela Tia Percília de ese vecindario al Secretario General de las Naciones Unidas. Marie-Pierre Poirier, Representante de UNICEF en Brasil, facilitó la conversación entre Ban y los niños y niñas de la comunidad. En esa charla se habló de los retos que afrontan diariamente los niños, niñas y jóvenes que viven en las favelas de los centros urbanos del Brasil.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Brazil/2010/Amorim
Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, reunido con jóvenes y dirigentes comunitarios de Babilonia, un vecindario pobre de Río de Janeiro.

Un 80% de la población brasileña vive en zonas urbanas donde se registran grandes desigualdades sociales y económicas. La población urbana pobre tiene tasas significativamente más elevadas de problemas de salud, violencia y mortalidad neonatal y en la infancia que los habitantes más acomodados. Con frecuencia, también carecen de acceso a la educación adecuada.

La iniciativa Plataforma de los centros urbanos, inaugurada en 2009 y que recibe apoyo de UNICEF, tiene como objetivo garantizar la vigencia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes de las zonas marginales de las ciudades de Brasil. Mediante proyectos de educación y salud, entre otros, la iniciativa ayuda a los gobiernos locales a poner en práctica medidas de reducción de los efectos de la pobreza.

La Plataforma se implementa en 126 comunidades de bajos recursos de San Pablo, Itaquaquecetuba y Río de Janeiro. La experiencia obtenida en esos municipios posibilitará la ampliación de la Plataforma a otras ciudades brasileñas.

“Se trata de una metodología social orientada a prestar ayuda a Brasil con el propósito de que los Objetivos de Desarrollo del Milenio puedan convertirse en realidad para todos los niños y niñas del país", explicó Poirier.

Activistas juveniles

El Secretario General también fue informado acerca de las actividades que realizan los propios adolescentes con vistas al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en sus comunidades. Gracias a la iniciativa de la Plataforma de los centros urbanos, los jóvenes tienen acceso más directo a las autoridades y más probabilidades de que los funcionarios escuchen lo que tienen que decir.

Joana, una estudiante de 18 años, es una de las adolescentes que dieron la bienvenida al Secretario General. La joven hizo hincapié en que las personas que viven con VIH aún confrontan graves prejuicios en Brasil. Brasil es un referente mundial con respecto al tratamiento del VIH y SIDA gracias a que en 1996 se aprobó una ley nacional sobre el suministro universal de medicamentos antirretrovirales . Sin embargo, en algunos lugares del país resulta imposible obtener esos medicamentos. Joana, que está infectada con el VIH desde que nació, le dijo a Ban que todos los brasileños deberían tener acceso garantizado al tratamiento antirretroviral.

Gustavo, de 16 años, es uno de los adolescentes que participa en la iniciativa Plataforma de los centros urbanos. Durante la reunión con el Secretario General, Gustavo se refirió a las profundas desigualdades que existen en Río de Janeiro.

“En un mismo vecindario coexisten las mansiones y las viviendas más precarias", comentó el joven. Además, le explicó al Secretario General de las Naciones Unidas que muchos niños y jóvenes no pueden ir a la escuela debido a la violencia que reina en las comunidades más pobres de la ciudad, donde son frecuentes las reyertas y los tiroteos.

Mantener viva la esperanza

Ban se mostró muy complacido por la participación de los adolescentes y por los esfuerzos que realizan por eliminar las desigualdades. El funcionario internacional hizo notar que las Naciones Unidas trabajan para superar esos desafíos y les dijo a los adolescentes que mantengan vivas sus esperanzas y que no abandonen sus expectativas.

Los jóvenes presentaron al Sr. Ban una carta en la que expresaron sus esperanzas de vivir en un mundo mejor. Asimismo, obsequiaron al Secretario General y su esposa sendas camisetas de la selección nacional de fútbol de Brasil.

Tras la reunión comunitaria, organizada por UNICEF, el Centro de Información de las Naciones Unidas en Río de Janeiro y el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, Ban participó en una ceremonia en la que se rindió homenaje a los efectivos militares brasileños que perdieron la vida en Haití y que formaban parte de Fuerza Internacional de las Naciones Unidas de Mantenimiento de la Paz.


 

 

Búsqueda