Brasil

Mediante un Pacto nacional, el Brasil reitera su compromiso con 13 millones de niños y niñas de las regiones empobrecidas del país

Imagen del UNICEF
© UNICEF Brazil/2007/ Bezerra
Niños y niñas de la localidad de Apuiarés, en el Estado de Ceará, celebran la obtención del Sello de Aprobación Municipal de UNICEF, un premio vinculado con el Pacto Nacional del Brasil.

Por Kent Page

BRASILIA, Brasil, 27 de junio de 2007 – El segundo Pacto Nacional firmado ayer en esta capital bajo el lema “Un mundo apropiado para los niños y adolescentes de la región semiárida” constituye un ambicioso plan para mejorar las vidas de los 13 millones de niños, niñas y jóvenes que habitan en una de las partes más empobrecidas del país.

El Pacto Nacional, que fue puesto en marcha originalmente en 2004, combina las actividades del gobierno y las organizaciones civiles en la búsqueda de resultados positivos para las vidas de los niños.

“Nuestro objetivo consiste en poner en marcha un esfuerzo conjunto que transforme las vidas de los niños, las niñas y sus familias en la región semiárida del Brasil”, explicó Marie-Pierre Poirier, Representante de UNICEF en el país. “Colaboramos con nuestros aliados para combatir las desigualdades sociales que aún existen en el Brasil”.

Una combinación de movilización política y social

La ceremonia de firma del Pacto Nacional, sobre la que informaron ampliamente los medios de comunicación, se llevó a cabo el 26 de junio en el Palacio Presidencial, en Brasilia. Además del Presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y la Primera Dama, asistieron a la ceremonia otras 350 personas, entre las cuales figuraron Jose Roberto Marinho, Copresidente de Organizações Globo, un conglomerado de medios de difusión, y Maria Eunice de Jesus, representante de la Iniciativa de articulación de la región semiárida, que agrupa a más de 700 organizaciones de la sociedad civil del Brasil.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/BRZ/Roberto Jayme
El Presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, firma el Pacto Nacional.
El Sello de Aprobación Municipal

La firma del Pacto Nacional coincidió con el inicio de una segunda edición del programa de adjudicación de los Sellos de Aprobación Municipal de UNICEF. Mediante ese Sello, UNICEF otorga su reconocimiento a los gobiernos municipales que cumplen determinados objetivos en materia de mejoramiento de la calidad de vida de sus niños y niñas.

“Estamos aquí porque queremos cambios”, afirmó la Sra. De Jesus. “La sociedad civil está lista para garantizar que se otorgue prioridad a la infancia”.

Todas las personas que participaron en la ceremonia firmaron con letras grandes y coloridas un estandarte alusivo al pacto y a su compromiso de garantizar la vigencia de los derechos de la infancia y la juventud. La población de la región semiárida del Brasil supera los 26 millones, y casi el 75% de los pobladores más jóvenes vive en la pobreza. El mejoramiento de sus vidas constituye un componente indispensable de la estrategia para la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el Brasil y, en definitiva, en toda América Latina.

“Resulta muy alentador saber que un pacto de esta índole se atiene a sus promesas y logra resultados concretos que mejoran las vidas de los niños y niñas”, expresó el Sr. Marinho. “El compromiso del sector privado con el pacto tiene una importancia fundamental”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Brazil/2007/ Cavadas
Un grupo de niños junto a un tanque de agua en el municipio de Retirolândia, donde la población no dispone aún de suficiente acceso al agua potable.

En los últimos dos años, 1.179 municipios que participan en el programa de los Sellos de Aprobación Municipal han logrado obtener resultados sostenibles en beneficio de miles de niños y niñas. Como promedio, la tasa de mortalidad infantil ha disminuido en el 3,7%. Las tasas de desnutrición también n han descendido, mientras que se ha registrado un aumento y mejoramiento de la atención prenatal.

Ahora, UNICEF se propone involucrar en el nuevo programa de los Sellos de Aprobación a todos los municipios de la región semiárida.

Los desafíos pendientes

Pese a los avances logrados, el Brasil también tiene frente a sí grandes desafíos en lo que respecta a garantizar los derechos de los niños, niñas y jóvenes de la región semiárida. Los indicadores sociales demuestran que esa región tiene tasas de mortalidad infantil más elevadas que el resto del país, y que un 60% de los municipios con los niveles más bajos de educación se encuentran en esa zona brasileña.

A pesar de las desigualdades, la región semiárida es rica en recursos y cultura. Se espera que mediante la combinación de los esfuerzos del gobierno y las organizaciones de la sociedad civil, el Pacto Nacional fomente el aprovechamiento justo de esas riquezas.

“La mejor manera de hallar soluciones consiste en consolidar alianzas”, expresó el Presidente da Silva. “Ningún gobierno puede resolver solo todos los problemas, ni tampoco puede hacerlo sola la sociedad civil. Pero mediante la cooperación podremos lograr lo que no pudimos hacer separados”.


 

 

Búsqueda