Benin

UNICEF y sus aliados se preparan para una prolongada recuperación de los destrozos por las inundaciones en Benin

PORTO NOVO, Benin, 28 de diciembre de 2010. Durante los últimos dos meses, Benin ha sufrido los efectos de una de las inundaciones más graves de su historia. Y ahora que las aguas comienzan a retirarse, empiezan a hacerse sentir las consecuencias a largo plazo del desastre natural.

VÍDEO (en inglés): 10 de diciembre de 2010: Edward Bally, corresponsal de UNICEF, informa sobre los esfuerzos a largo plazo que se llevan a cabo en Benin para que el país se recupere de las graves inundaciones que sufrió este año.  Véalo en RealPlayer

 

La inesperada crecida de las aguas sorprendió hasta a los habitantes de los distritos septentrionales de Benin, donde se producen inundaciones casi todos los años. Los habitantes de esas regiones debieron huir de sus hogares y perdieron la mayor parte de sus cosechas.

En la aldea de Ahome Houmé, sobre las márgenes del río Ouémé, las inundaciones no sólo destruyeron los sembrados sino que tornaron inaccesibles los lugares donde los aldeanos pescaban habitualmente. La población de Ahome Houmé está sumamente preocupada por la amenaza de una posible escasez de alimentos, ya que la estación seca comenzará en breve.

Con el propósito de prevenir el aumento de la desnutrición, UNICEF brinda más capacitación a los trabajadores de la salud. "Nuestro temor es que se demoren las cosechas, ya que las consecuencias podrían ser catastróficas", comenta Anne-Sophie Le Dain, Especialista en Nutrición de UNICEF.

Campamentos de desplazados

Al igual que lo sucedido en muchas otras aldeas de Benin, en Ahome Houmé la correntada de la crecida dañó el depósito de agua comunitario, de manera que los habitantes no tienen más remedio que consumir agua del río.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
UNICEF y sus aliados colaboran para prevenir el aumento de la desnutrición y la propagación de las enfermedades entre los niños y niñas de Benin, que se recupera de las recientes inundaciones.

“Estamos obligados a usar el agua del río que está contaminada", señala Agnes Godonou, madre de cinco hijos. "Mis niños ya han tenido fiebre y diarrea".

En las aldeas más afectadas por el desastre, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha comenzado a organizar campamentos para albergar a las familias más necesitadas. En la aldea de Kpoto, que quedó prácticamente destruida por las aguas, el ACNUR erigió unas 1.200 tiendas de campaña para los desplazados. UNICEF, por su parte, instaló letrinas y duchas en el campamento.

Sor Léonie Dochamou, Secretaria General de la organización no gubernamental católica Cáritas Benin, visita con frecuencia a los desplazados en los campamentos para verificar que cuenten con acceso a servicios básicos. "El personal de las Naciones Unidas distribuye semanalmente alimentos y artículos no comestibles", comenta. "Se trata de una ayuda importante. Sin embargo, estas personas no pueden permanecer por mucho tiempo en esta situación”.

Estrategia de recuperación

Ahora que la mayor parte de la población de Benin está a salvo de la amenaza inmediata de las inundaciones, las Naciones Unidas planifican una respuesta a largo plazo para lograr la recuperación del país.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
UNICEF y sus aliados colaboran para prevenir el aumento de la desnutrición y la propagación de las enfermedades entre los niños y niñas de Benin, que se recupera de las recientes inundaciones.

“En general, las personas desplazadas no quieren regresar a sus aldeas porque creen que no son lugares seguros", explica Sor Léonie. “Nuestra estrategia de recuperación debe tener en cuenta esas circunstancias. No podemos reconstruir las aldeas cerca de los ríos ni en zonas inundables. Estamos considerando la posibilidad de distribuir materiales para que los habitantes construyan en zonas donde no se produzcan inundaciones todos los años".

Con el objetivo de prevenir los brotes de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera y la diarrea, durante el período inicial de recuperación UNICEF respalda una campaña general de información y educación sobre las cuestiones referidas al agua y el saneamiento ambiental. Los mensajes de la campaña, que se difunde por medio de 22 emisoras de radio locales y un millar de pregoneros, llegan hasta las aldeas más apartadas y distantes de las zonas afectadas por las inundaciones.

UNICEF también apoya la educación sobre la higiene en las escuelas que se encuentran en las zonas que sufrieron las consecuencias de la inundación. A tal fin, fomenta las prácticas básicas de higiene, como el lavado de las manos con jabón.


 

 

Búsqueda