Bangladesh

UNICEF se propone ampliar un innovador programa preescolar

Por Chris Niles

NUEVA YORK, EE.UU., 9 de enero de 2012. Una educación de calidad es la piedra angular de los derechos de la infancia y, sin embargo, en todo el mundo en desarrollo, el futuro de millones de niños corre peligro debido a que no tienen la oportunidad de aprender.

VÍDEO (en inglés): La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre un programa innovador en el que los niños mayores preparan a alumnos de preescolar para entrar en la escuela primaria.  Véalo en RealPlayer

 

UNICEF aborda esta carencia con un enfoque innovador que tiene como objetivo eliminar las barreras para el éxito en la escuela primaria, pues ofrece a los alumnos preescolares los conocimientos necesarios para ingresar con éxito en el primer grado.

Llamado “Prepararse para la escuela: un enfoque entre niños”, el programa es un método de bajo costo para ofrecer educación adicional a niños en edad preescolar, especialmente a los más marginados.

Aprender de los amigos

El programa está cosechando éxito en la República Democrática del Congo, el país más pobre de la tierra, donde hay un ciclo arraigado de exclusión de la educación. La mitad de los adultos o bien nunca han asistido a la escuela o sólo han terminado la escuela primaria.

“En clase, me gusta leer, escribir y cantar”, dijo Mariam (5 años), que asiste a la escuela preescolar con varios amigos y vive en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo.

Lo que hace único al programa es que el maestro de Mariam no es mucho mayor que ella. La enseñanza entre niños se basa en el fenómeno natural de los niños que aprenden de sus amigos mayores, que en el caso de Mariam es su vecina Nefa Kabeya.

“Es importante ayudar a los niños pequeños para que no tengan problemas en el primer curso. Si no están bien preparados en el primer grado nunca hacen preguntas y no participan en la clase”, dijo Nefa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
En Kinshasa (República Democrática del Congo), Nefa Kebeya (12 años) instruye a dos de sus jóvenes amigos por medio del programa de niño a niño que recibe apoyo de UNICEF.

Un programa piloto con éxito

El programa entre niños se puso en marcha con carácter experimental en 2007, en colaboración con el fondo fiduciario Child to Child. Seis países participaron en el proyecto: Bangladesh, China, Congo, Etiopía, República Dominicana, Tayikistán y Yemen. Se ha puesto a prueba con éxito en las comunidades con un fuerte apoyo comunitario, como la región de Tigray, una zona rural de Etiopía.

“La razón principal de esto es que el programa fue diseñado para trabajar en el marco de nuestra cultura”, dijo Maekelech Gidey, un especialista en educación de UNICEF en Etiopía. “En nuestra cultura, los vecinos trabajan, comen y juegan juntos. El programa es compatible con esto y por ello la gente puede participar de una manera fácil y hacerlo felizmente”.

El programa entre niños llena un vacío importante para los alumnos preescolares, al ofrecerles la confianza social y académica que necesitan para comenzar su educación oficial a tiempo y para continuar en la escuela. La escuela primaria Ba-ati, en Tigray, es la primera en observar los cambios.

“Al comparar a los alumnos de primer grado de este año con los del año pasado puedo comprobar una gran diferencia. Desde que comenzó el programa entre niños, la comprensión de los alumnos ha aumentado”, afirmó el profesor Tigist Araya.

En Bangladesh se seleccionaron 30 escuelas para el programa piloto entre niños debido a su alta de deserción escolar y su baja tasa de finalización de la escuela. En 2009, sólo el 23% de los niños entre 3 y 5 años de edad cursaron educación preescolar.

Liton (10 años) realiza su propia contribución para cambiar esa tendencia. Una vez por semana enseña a dos niños más pequeños conocimientos básicos de lectura, escritura y aritmética. Guiados por sus propios maestros, Liton hace que las lecciones sean divertidas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
En zonas rurales de Bangladesh, Liton (10 años y situado a la derecha) enseña a su joven vecino Akhimoni.

Beneficios para los estudiantes y profesores

Sin embargo, los beneficios del programa van más allá de conseguir que los más pequeños vayan a la escuela. Desde que instruye a sus jóvenes amigos, Liton ha descubierto que no sólo ellos mejoran en sus estudios, sino que también él hace progresos.

“Desde mi entrada en el programa entre niños he aprendido mucho. Leo mucho mejor. Ha sido muy bueno para mí”, dijo.

También ha sido bueno para Bangladesh, que tiene como objetivo lograr la educación primaria universal.

“He visto que la matriculación ha aumentado y la deserción escolar han disminuido en las zonas donde se aplica el programa”, expuso Shyamal Kanti Ghosh, Director general de la Dirección de Educación primaria.

Además de ser simple y rentable, UNICEF y sus aliados esperan que el programa pueda ser ampliado a más países y regiones e integrado en otros programas de educación de calidad de UNICEF.

“Lo más importante de esta innovación es que es menos costosa. Y está basada en la comunidad, así que todos pueden ver los cambios. Y el compromiso de los maestros con el proceso es muy sólido”, manifestó Mohammad Mohsin, especialista en desarrollo infantil temprano de UNICEF.


 

 

Búsqueda