Bangladesh

Olivia Harrison matiene vivo el legado de George Harrison durante una visita a Bangladesh

Imagen del UNICEF
© UNICEF Bangladesh/2011/Saiful Huq Omi
Olivia Harrison (segunda desde la izq.) visita un centro de aprendizaje temprano que cuenta con el apoyo de UNICEF en Mirpur con la delegación que incluyó a Caryl M. Stern, Presidenta y Directora General del Fondo de los EE.UU. pro UNICEF; Brian Meyers, Director de Relaciones y Recaudación líder del Fondo de los EE.UU.; Jonathan Clyde, ejecutivo de Apple Corps; Carel de Rooy, Representante de UNICEF en Bangladesh; y Arifa Sharmin, Representante de comunicaciones de UNICEF en el país.

Por Arifa S. Sharmin

DHAKA, Bangladesh, 15 de marzo de 2011. Olivia Harrison, fundadora del Fondo de George Harrison pro UNICEF y esposa del difunto músico George Harrison, visitó Bangladesh recientemente con una delegación que incluyó a Caryl M. Stern, Presidenta y Directora General del Fondo de los Estados Unidos pro UNICEF; así como a Jonathan Clyde, ejecutivo de Apple Corp.

Fue la primera visita de Harrison al país desde que su familia comenzó su relación de 40 años con UNICEF por medio del rompedor "Concierto por Bangladesh’ en 1971. Con el paso de los años, ha abrazado el legado de las contribuciones humanitarias de su difunto marido y se ha dedicado a fomentar un nuevo Bangladesh donde cada niño sea tenido en cuenta.

El viaje era una oportunidad para Harrison y el equipo de UNICEF para ver algunos programas que cuentan con el apoyo del Fondo de George Harrison pro UNICEF.

"Una cruda realidad"

En un centro para jóvenes en situación de riesgo en el distrito de Mirpur se juntan cada día cerca de 50 niños con edades comprendidas entre 5 y 15 años. Casi 30 de ellos – algunos a la tan joven edad de cuatro años– viven en el centro, donde reciben alimento, educación, servicios de salud y formación sobre habilidades prácticas para la vida. Antes de venir al centro todos estos niños vivían en la calle.

Cuando Harrison y el equipo de UNICEF visitaron el centro, los niños realizaron un juego sobre el trabajo infantil, una cuestión crítica en Bangladesh. Cuando la delegación preguntó sobre los derechos de los niños, éstos contestaron con entusiasmo que tienen derecho a tener cobijo, alimento, educación, salud y juegos.

“Estos niños viven una cruda realidad”, expuso Harrison. “Pero lo que me resulta asombroso es que todos ellos saben sus derechos”.

Garantizar la educación

Aquel mismo día, el grupo de UNICEF visitó una escuela al aire libre y se reunió con niños que viven en refugios improvisados en un terraplén del río. Estos niños tienen trabajos como recoger trapos, recolectar leña u ocuparse en casa de los hermanos cuando sus padres van a trabajar: lo que les impide asistir a la escuela tradicional.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Bangladesh/2011/Saiful Huq Omi
Los integrantes del equipo del Fondo de los EE.UU. pro UNICEF junto a Olivia Harrison (segunda a la izq.) visitan un centro de acogida de niñas dirigido por el proyecto de protección de la infancia en situación de riesgo de Bangladesh, apoyado por UNICEF en Mirpur (Dhaka).

Sin embargo, con el apoyo de UNICEF, la escuela al aire libre les brinda educación básica y les ayuda a prepararse para la futura inscripción en escuelas primarias gubernamentales.

“He aprendido el alfabeto, los números y las rimas”, dijo Hridoy, de 8 años. “Disfruto viniendo aquí”.

Destrezas básicas, mejor subsistencia

UNICEF también brinda apoyo a un proyecto dedicado a la educación básica para niños trabajadores de las ciudades y de díficil acceso, que proporciona educación a 24 niños residentes en el barrio marginal de Balur Basti. Los niños asisten a sesiones de dos horas y media cinco días por semana en un centro de aprendizaje. El plan de estudios aborda sus necesidades específicas, con clases enfocadas a la educación básica y las habilidades prácticas para la vida.

A pesar de los desafíos que afrontan, los niños sueñan en la escuela. Unos quieren ser doctores, algunos ingenieros, otros profesores.

Sharmin Akhter, de 11 años de edad, vive con su madre, tres hermanos y dos sobrinos en un cuarto diminuto en una plataforma de bambú que alberga a más 100 familias. Ella trabaja como ayudante en una tienda donde gana sólo 800 takas (aproximadamente 12 dólares estadounidenses) cada mes.

Sharmin y su hermana más mayor Nasima pasaron un tiempo charlando con Harrison. Nasima dijo que los ingresos mensuales para la familia entera son sólo de 3.000 taka (aproximadamente 42 dólares), y que en consecuencia deben apañárselas. Añadió sin embargo que la escuela ha ayudado a su hermana y a otros niños de la zona a aprender capacidades básicas para la vida, que pueden recorrer un largo camino hacia la mejora de su sustento.

El club crea conciencia sobre el SIDA

Justo al este de la capital de Bangladesh, Dhaka, está la pequeña ciudad de Chouw. Aquí, el Club de niñas Kishori recibió a Harrison y al equipo de UNICEF con canciones tradicionales y bailes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Bangladesh/2011/B.A. Sujan
Olivia Harrison hugs one of the participants in a UNICEF-supported mothers' club during a visit to Narsingdi, Bangladesh.

Los niños hablarón de VIH y SIDA, y eran bien conscientes de cómo protegerse contra el VIH; los miembros de club promueven tal conciencia mediante las funciones teatrales. Incluso pese a que la prevalencia del VIH es inferior al 1% en Bangladesh, muchas personas jóvenes tienen ideas falsas sobre la enfermedad.

“Este es una oportunidad única,” dijo Harrison. “Tanto los niños como las niñas socializan, comparten ideas como amigos y haban de esta cuestión importante, que les ayudará a desarrollar su nivel de confianza y, con un poco de suerte, salvarles de una propagación evitable del VIH”.

Perpetuar el legado

Los centros para los niños en situación de riesgo, las escuelas para niños trabajadores y los clubes de habilidades para la vida enfocados en los adolescentes son un sólo algunas iniciativas de la unión entre el Fondo de George Harrison y UNICEF apoyan para ayudar a abordar las necesidades educativas de los niños más vulnerables de Bangladesh.

En alianza con el Gobierno de Bangladesh y organizaciones no gubernamentales –y con el apoyo generoso del Fondo de George Harrison– UNICEF trabaja para preparar la generación joven del país para los desafíos que quedan por delante.


 

 

Enlaces

Sitio web del Fondo de George Harrison pro UNICEF
(enlace externo y en inglés que se abre en una ventana nueva)

Búsqueda