Bangladesh

Millones de habitantes de Bangladesh afectados por las inundaciones se encuentran en “situación desesperada”

Imagen del UNICEF
© Reuters/Rahman
Un grupo de damnificados por las inundaciones recibe albergue provisional en una escuela de Lauhajang, una población ubicada a 70 kilómetros de Dhaka, la capital de Bangladesh.

Por Kun Li

NUEVA YORK, Estados Unidos, 7 de agosto de 2007 – Las lluvias de la temporada monzónica de este año han provocado en Bangladesh una crisis humanitaria sin precedentes que afecta a más de la mitad de los 65 distritos del territorio nacional. Las aguas han anegado grandes extensiones de tierra y cubren buena parte de los sembrados, y millones de pobladores han perdido sus hogares.

Los niños, niñas y familias que se refugian provisionalmente en los campamentos para desplazados o que aún se encuentran aislados por las aguas viven bajo la amenaza del hambre y las enfermedades.

“Hasta ayer, el número de casos de diarrea superaba ampliamente los 500, que es mucho más de lo que anticipábamos”, señaló el  Dr. Iyorlumun Uhaa, Jefe de Sanidad de la Oficina de UNICEF en Bangladesh. “En la mayoría de los casos, se trata de niños y niñas menores de cinco años, y suponemos que se han registrado muchos más casos en sitios que aún permanecen aislados”.

El Dr. Uhaa agregó que ante ese panorama desolador, resulta relativamente alentador que en Bangladesh se produzcan las sales de rehidratación oral que se emplean para tratar la deshidratación diarreica. El funcionario agregó que esas sales se pueden obtener por lo general en los establecimientos sanitarios regionales y locales.

El gobierno de Bangladesh ha asignado a las tareas de socorro a más de 700.000 equipos móviles de atención de la salud, así como a una buena parte de sus efectivos militares, que en muchos casos deben emplear botes para llegar hasta los damnificados.

Ocho millones de personas desplazadas

En 26 ríos de Bangladesh las aguas han llegado a niveles peligrosos, especialmente en la capital, Dhaka, y los alrededores. Algunos vecindarios en la parte oriental de esa ciudad se están inundando. Las aguas también han cubierto unas 600.000 hectáreas de cultivos.

Según estadísticas gubernamentales, unos ocho millones de personas han sido desplazadas y en los últimos 12 días se han registrado 120 muertes relacionadas con el desastre natural.

Imagen del UNICEF
© Reuters/Rahman
Debido a que las inundaciones cubrieron el mercado de Tangail, en Bangladesh, varios pobladores deben desplazarse en embarcaciones.
“Debido a las intensas lluvias monzónicas, así como a las inundaciones causadas por las aguas de los ríos de Assam, en la India, que se vierten en el Río Jamuna de Bangladesh, la situación ha empeorado aquí de manera notable”, apuntó el Dr. Uhaa.

El gobierno brinda albergue a los desplazados en más de 1.200 refugios, entre ellos muchos edificios escolares y establecimientos de atención de la salud convertidos en albergues provisionales. Sin embargo, la población afectada necesita mucha más ayuda.

Algunos sobrevivientes se aferran a las pocas pertenencias que lograron salvar de las inundaciones. “Se trata de una situación especialmente desesperada para las mujeres, los niños y niñas y las personas de edad avanzada”, explicó el Dr. Uhaa.

Respuesta inmediata a la crisis

Los organismos de las Naciones Unidas que prestan servicios en el terreno, como UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos, están bien preparados para colaborar con el gobierno ante la crisis. Debido a que contaba con suministros previamente almacenados en lugares estratégicos, UNICEF pudo enviar de inmediato a las zonas afectadas 15 millones de tabletas para la purificación del agua.

“También hemos enviado unos 400.000 paquetes de sales de rehidratación oral y medicamentos esenciales por valor de más de 300.000 dólares”, detalló el Dr. Uhaa. “Entre los suministros almacenados con anticipación figuraban 90 toneladas de BP5, una galleta con alto contenido energético. Gracias a la colaboración del Programa Mundial de Alimentos y diversas ONG, muchos niños, niñas y mujeres embarazadas ya están recibiendo esas galletas”.

Asimismo, UNICEF suministra diversos materiales que se emplean en los refugios temporarios, como láminas de plástico y conjuntos de elementos esenciales para la supervivencia de las familias. “Calculamos que con esos suministros cubriremos las necesidades de 1,7 millones de personas afectadas”, terminó diciendo el Dr. Iyorlumun Uhaa.

Por otra parte, tres de las 10 plantas móviles de tratamiento del agua que habían sido adquiridas y almacenadas estratégicamente por la Oficina de UNICEF de Bangladesh ya fueron enviadas a Sirajganj, una de las regiones más castigadas por el desastre.

UNICEF coordina actualmente con el gobierno y varias ONG los aspectos finales de la distribución de 480 conjuntos de materiales de educación y 5.300 conjuntos de materiales de recreación que se emplearán para brindar educación escolar y apoyo psicosocial a miles de niños y niñas desplazados.


 

 

Audio (en inglés)

7 de agosto de 2007:
El Dr. Iyorlumun Uhaa, Jefe de Sanidad de la Oficina de UNICEF en Bangladesh, se refiere a la crisis humanitaria causada por las inundaciones monzónicas en el país.

AUDIO escuchar

Búsqueda