Argentina

Maratón en Argentina por los derechos de la infancia y la adolescencia “wichí”

400 niños y adolescentes wichí corrieron para celebrar el “Día internacional de las poblaciones indígenas del mundo”

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Argentina
Niños, niñas y adolescentes de la comunidad Misión Chaqueña, en la provincia argentina de Salta, comparten un taller sobre derechos de la niñez indígena.

Hoy, UNICEF y la famlia de las Naciones Unidas celebran el "Día internacional de las poblaciones indígenas del mundo. A continuación un artículo sobre el tema.

MISIÓN CHAQUEÑA, Argentina, 9 de agosto de 2010 - “Por los derechos de la infancia indígena” fue el lema que lucían las camisetas de más de 400 niñas, niños y adolescentes que el pasado domingo corrieron el maratón para visibilizar sus derechos.

Eran las ocho de la mañana y ya una decena de mujeres wichí revolvía las ollas que en un par de horas más contendrían un locro comunitario, guiso típico de la zona,  para devolver las energías a los jóvenes maratonistas de las comunidades de Carboncito, Tierra Fiscal, Misión Salim, Misión Chaqueña, Dragones y Padre Lozano, en las orillas del río Bermejo, a unos 300 km de la ciudad de Salta, Argentina.
 
Sus propias decisiones

Cientos de familias se preparaban para participar en  el evento quizás más importante de las comunidades de la zona. La preparación duró varios meses y constituyó un proceso para ofrecer capacidades y movilizar a la comunidad

Por primera vez en 6 años, las propias comunidades indígenas asumieron el desafío de organizar el maratón y solicitaron el apoyo a UNICEF. “Tenemos capacidad para organizar nuestro propio maratón, queremos una oportunidad para demostrar que podemos”, señalaba un grupo de jóvenes de la comunidad cuando comenzaron los preparativos del acontecimiento que este año superó los 1.000 participantes entre corredores y espectadores.
 
La Asociación Ifwala Chumtes (plantas del sol) de Misión Chaqueña, junto con UNICEF, fueron los encargados de organizar la actividad destinada a promover los derechos de la infancia indígena organizada en el marco de las celebraciones por el “Día internacional de las poblaciones indígenas del mundo” y en total concordancia con la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Argentina
Las niñas wichis de Misión Chaqueña esperan el momento para salir en la “Carrera por los derechos de la niñez indígena”.

El maratón wichí, que simbólicamente representa mucho más que una carrera, es una estrategia innovadora de promoción de los derechos humanos que contribuye a promover un mejor y mayor acceso a los servicios de educación, salud y protección. El objetivo principal es dar facultades a la comunidad y compartir información relevante para mejorar la calidad de vida de las niñas, los niños y sus madres. Al mismo tiempo, el maratón es una estrategia de sensibilización de la opinión pública que contribuye a reducir la discriminación, la indiferencia y la ignorancia, flagelos que profundizan la exclusión que sufren estos jóvenes.

"Tenemos derecho a no ser tratados de forma diferente"

Emilse, la niña wichí de 10 años que ganó el maratón, manifestó junto a sus amigas que “tenemos derecho a no ser tratados de forma diferente por razón de nuestra cultura, religión, origen, idioma o sexo”. Gracias a la confección conjunta, entre UNICEF y la comunidad, de material educativo bilingüe wichí-castellano ellas conocieron sus derechos, y también aprendieron a explicarlos y escribirlos en su lengua materna.

El trabajo con las 23 comunidades indígenas de la zona no concluye con el maratón, sino que  continúa con capacitaciones para las niñas y los niños sobre sus derechos. El objetivo es que algunos de ellos –seleccionados por sus propias comunidades– se conviertan en jóvenes formadores en derechos de la infancia, que puedan llegar al sistema educativo y de servicios de salud para aportar sus conocimientos y perspectivas, contribuyendo, de este modo, a garantizar que se respeten sus derechos en estos sistemas.


 

 

Búsqueda