Angola

Una respuesta a la crisis alimentaria desde la escala internacional hasta las comunidades en Angola

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2012/Agarwal
En la provincia de Bié (Angola), un voluntario de la comunidad mide la circunferencia del brazo de un niño de 4 años para comprobar su estado nutricional. La participación de los activistas comunitarios de salud ha demostrado ser la mejor manera de poner en marcha una respuesta en las comunidades.

En septiembre de 2012, UNICEF publicó 2012 Progress Report on Committing to Child Survival: A Promise Renewed (Informe de progresos de 2012 sobre Compromiso con la supervivencia infantil: Una promesa renovada). El informe muestra que el número de niños que mueren antes de cumplir cinco años ha descendido sorprendentemente en las dos últimas décadas.

Esta serie de artículos visita diferentes países para explorar estos datos sobre el terreno.

Haga clic aquí para obtener más información sobre "Una promesa renovada".

Por Luca Solimeo

SUMBE, Angola, 23 de octubre de 2012. Madalena camina más de 30 km diarios a fin de recoger agua para su familia. Vive en un pequeño pueblo cerca de Sumbe, en la provincia de Kwanza Sul, ubicada en el centro de Angola y afectada por una grave sequía.

Recientemente, se dio cuenta de que sus dos hijos más pequeños perdían peso y tenían manchas extrañas en los pies. Habían dejado de jugar, correr y cantar con alegría.

Una grave sequía y escasez de alimentos

Cientos de miles de familias de diez provincias de Angola –más de la mitad del país– están gravemente afectadas por la sequía de este año. Las precipitaciones han sido un 60%  inferiores que la media. Se trata de la peor sequía de Angola en varios años.

La producción agrícola ha disminuido en unas 400.000 toneladas. En gran parte de la zona se han terminado las reservas de alimentos.
Según las proyecciones del Gobierno de Angola, por lo menos 500.000 niños menores de 5 años podrían sufrir este año de desnutrición aguda en las 10 provincias.

Una respuesta inmediata y eficaz a la crisis nutricional

El Gobierno de Angola ha elaborado un plan para proporcionar una respuesta integral a la crisis de la nutrición, con el apoyo de la comunidad internacional y de las organizaciones no gubernamentales locales. El número de centros de alimentación terapéutica que admiten pacientes y de centros ambulatorios está en proceso de ampliación.

Además, en las próximas semanas se llevará a cabo un examen a gran escala de la desnutrición en las 10 provincias afectadas por la sequía, en el que participarán todos los centros de salud, autoridades locales y las redes de voluntarios. El examen presenta una oportunidad para determinar cuáles son las zonas más afectadas. En general, esto permitirá a la respuesta establecer mejor los objetivos. Los niños gravemente desnutridos serán enviados a los centros de alimentación y se pondrá en marcha un tratamiento comunitario de la desnutrición moderada.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2012/Correia
Unos sobres de Plumpy’nut en un centro de alimentación terapéutica de Huambo (Angola). Plumpy'nut es un producto terapéutico de consumo doméstico, que cuesta menos que la leche enriquecida y puede ayudar a los niños afectados por la desnutrición aguda grave a una recuperación gradual.

“Nuestro objetivo es garantizar una respuesta inmediata y eficaz en las zonas más vulnerables”, dice la Dra. Adelaide Carvalho, directora nacional de salud pública del Ministerio de Salud. “Pero también es imprescindible poner en práctica mecanismos, herramientas e iniciativas que establezcan las bases para una recuperación a largo plazo de las familias, con el fin de proteger a los niños contra la desnutrición”.

En junio de 2012, el Fondo central para la acción en casos de emergencia de las Naciones Unidas asignó 5,1 millones de dólares a UNICEF, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, y la Organización Mundial de la Salud, con el fin de complementar los esfuerzos del gobierno para hacer frente a la crisis nutricional en Angola.

La movilización de activistas comunitarios de salud

La participación de los activistas comunitarios de salud ha demostrado ser la mejor manera de poner en marcha una respuesta en las comunidades. El objetivo es prestar orientación y asistencia básicas a las familias que viven demasiado lejos de un centro médico y no pueden acceder a servicios básicos de salud, así como para garantizar la gestión comunitaria de la desnutrición.

A principios de noviembre, con el apoyo del Gobierno, UNICEF, Visión Mundial y otras organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, se capacitó a unos 2.000 activistas de salud comunitarios para determinar los casos de desnutrición y orientar a las familias sobre cómo responder rápidamente para prevenir y tratar la desnutrición aguda.

Gestión y prevención de la desnutrición en las comunidades

En julio pasado, el Departamento provincial de Salud de la provincia de Kwanza Sul, con el apoyo de UNICEF, organizó taller de capacitación sobre la desnutrición aguda en la infancia. Los participantes aprendieron a determinar los casos de desnutrición aguda grave y moderada entre los niños menores de 5 años de edad.

Francisca es una voluntaria de la comunidad de la aldea donde vive Madalena y que participó en la capacitación. Cuando vio a los hijos de Madalena, le dijo que su vida pronto podría estar en peligro si no recibían el tratamiento adecuado para la desnutrición aguda grave. Madalena llevó a los niños al centro de salud más cercano para realizar una consulta médica.

Los niños fueron trasladados a un centro de salud terapéutico. Allí, han recibido tratamiento y se les dio Plumpy’nut, un producto terapéutico que contiene pasta de cacahuete, aceite vegetal, leche en polvo, vitaminas y minerales.

Una vez de vuelta en casa, Madalena continuó el tratamiento bajo la orientación de Francisca. Francisca le aconsejó las dosis semanales de Plumpy’nut que debía administrar y visitó a los dos niños periódicamente para supervisar su estado.

“Es […] gracias a muchas otras personas como Francisca, que apoyan y orientan a cientos de personas como Madalena, que se puede gestionar o evitar la desnutrición infantil en las comunidades”, dice Koenraad Vanormelingen, representante de UNICEF en Angola. “UNICEF está contento y decidido a brindar apoyo al Gobierno y a la sociedad civil para garantizar la supervivencia y el desarrollo saludable de los niños angoleños”.


 

 

Redes sociales

Búsqueda