Angola

Las escuelas acogedoras para la infancia mejoran el entorno de aprendizaje de la juventud angoleña

SIKATO, Angola, 1 de diciembre de 2010 -  Albano Natal, haciendo gala de destreza, retuerce y corta una barra metálica para el retrete de la escuela que está ayudando a construir. Al verlo trabajar, difícilmente se adivinaría que hace menos de un año que aprendió esa técnica. Sonríe orgullosamente, con la doble satisfacción de un trabajo bien hecho y un nuevo retrete para la escuela de su hijo.

VÍDEO (en inglés): Steve Felton, funcionario de UNICEF, informa acerca de la construcción de una escuela acogedora para la infancia con el apoyo de UNICEF con el fin de mejorar el ámbito y las instalaciones de aprendizaje para los niños angoleños.  Véalo en RealPlayer

 

El retrete está en una nueva escuela acogedora para la infancia que se construye con el apoyo de UNICEF, como parte de una iniciativa que refleja la decisión del Gobierno de Angola de mejorar los ámbitos e instalaciones escolares para los alumnos de enseñanza primaria.

Colaboración con la comunidad 

Los aspectos esenciales  del concepto de escuela acogedora para la infancia son los mejores métodos de enseñanza y el saneamiento y los edificios adecuados. A estas necesidades atiende la organización checa de desarrollo People in Need, que construye nuevas escuelas en todo el territorio de Angola con financiación de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Una nueva escuela acogedora para la infancia en proceso de contrucción en Angola gracias al apoyo de UNICEF.

El arquitecto Vladimir de Lima hace una pausa en su trabajo mientras la lluvia azota las colinas centrales de Angola y explica la importancia de construir edificios escolares.

De Lima explica: “La educación primaria es deficiente en esta zona. No asiste a la escuela un 40% de los niños. Por esa razón estamos acá. Colaboramos con la comunidad, y el resultado es una nueva escuela”.

Una escuela construida para perdurar

Asimismo, el arquitecto señala un beneficio adicional de la construcción de escuelas. Los trabajadores –todos ellos padres– aprenden nuevos oficios que pueden ayudarlos a encontrar trabajo en el futuro.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Albano Natal, constructor y padre, retuerce con destreza una barra metálica de refuerzo durante la construcción de una escuela acogedora para la infancia en la aldea de Sikato, Angola.

Entre los viejos edificios de adobe y las nuevas aulas hay una pila de ladrillos fabricados recientemente. Una nueva máquina, suministrada por People in Need,  que comprime los ladrillos para convertirlos en sólidos bloques durables. La ONG también  suministra hormigón y acero, pero los demás materiales son locales.

Natal y su equipo aprendieron a armar bastidores de madera para colar el hormigón armado. Esta escuela se construye para que dure.

Participación de los padres

Todavía no hay en la escuela una asociación de padres y maestros, pero el director habla con los padres de tanto en tanto acerca de la educación de sus hijos.

Otro componente del concepto de escuela acogedora para la infancia es la activa participación de las comunidades. A medida que el Ministerio de Educación de Angola va poniendo en práctica este concepto, con el apoyo de UNICEF, se procederá al intercambios de ideas entre funcionarios locales, maestros y progenitores con el fin de formular planes para las escuelas donde puedan participar activamente los progenitores.

La primera prioridad, después de la seguridad, es el saneamiento. “Si no hay abastecimiento de agua e instalaciones sanitarias, no es un lugar apropiado para los niños”, Manifiesta de Lima. “Lo primero que hacemos es perforar un pozo. Necesitamos el agua para la construcción, pero después de terminarla habrá agua para la escuela”.

Soluciones simples

Esas soluciones son simples y no requieren tecnologías punta. Los aldeanos, en su mayoría, carecen de retretes, de modo que la escuela proveerá una demostración de saneamiento, incluidos retretes separados para niños y niñas, e instalaciones para el lavado de manos, tanto de los niños como del personal. Ver una escuela construida es fuente de gran satisfacción para de Lima.

“Lo que veo en Europa es que los niños no quieren ir a la escuela”, dice. “Pero aquí en Africa, los padres y madres tienen conciencia de la importancia del aprendizaje. Saben que los analfabetos solamente pueden trabajar en los campos. La educación primaria es la base. Sin ella, no hay posibilidad de desarrollo”.


 

 

Escuelas acogedoras para la infancia

Aprenda más sobre las escuelas acogedoras para la infancia y la educación de calidad

Búsqueda