Angola

La ayuda llega a los niños afectados por las inundaciones y la epidemia de cólera en Angola

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2007/Muianga
Un líder local angoleño y su familia reciben agua pura de una bolsa de agua de emergencia proporcionada por UNICEF para evitar la infección de cólera transmitida por el agua.

Por Blue Chevigny

NUEVA YORK, EE.UU, 5 de febrero 2007 – Hasta hace un año, el cólera no era un problema propagado en Angola. Fue a inicios del año 2006 que se inició un brote y ha seguido en aumento en los meses siguientes. Nadie estaba preparado para una crisis de esta magnitud.

Durante la reciente estación de lluvias, fuertes inundaciones han provocado un aumento en la cantidad de casos de cólera.

El Gobierno de Angola, UNICEF y otras organizaciones de ayuda humanitaria están ocupándose de esta situación y están mejorando su estado de preparación en caso de futuros brotes.

Los niños son los más vulnerables

En una entrevista telefónica desde la capital, Luanda, la representante de UNICEF en Angola, Angela Kearney, manifestó que el gobierno está tomando la delantera en respuesta al cólera, con la estrecha colaboración de UNICEF. “Uno de los temas en los que hay que hacer mucho hincapié es que es mucho mejor prevenir la enfermedad que curarla”, agregó.

Los niños son los más vulnerables al cólera, agregó Angela Kearney; un 35% de los casos afectan a niños menores de cinco años. Una vez infectados, afirmó, los niños sufren efectos más devastadores que los adultos.

“Los niños se deshidratan muy rápido y necesitan una intervención rápida”, explicó Angela Kearney.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2007/Mendonca
Enfermeras en el exterior de un centro para el tratamiento del cólera en Angola que cuenta con el apoyo de UNICEF.

Mensajes preventivos

UNICEF está participando desde varios frentes en la iniciativa para prevenir y tratar el cólera en Angola. Por ejemplo, se está informando al público, a través mensajes de radio transmitidos en todo el país, acerca de cómo mejorar las prácticas de higiene, evitar el agua contaminada y reconocer los primeros síntomas de la enfermedad.

Con la finalidad de llegar con los mensajes de prevención hasta las poblaciones vulnerables, UNICEF está preparando también panfletos y creando otras herramientas educativas para uso en los colegios.

Además, UNICEF ha apoyado la distribución de agua pura, para lo cual ha llevado camiones cisterna a poblados distantes y ha distribuido productos para purificar el agua; más de 200.000 personas se han visto beneficiadas con esta iniciativa.

Tratamientos para salvar vidas

El tratamiento es un elemento igualmente importante en la contribución de UNICEF para intervenir contra el cólera.

“Hemos ayudado al gobierno a establecer centros para el tratamiento del cólera. Sólo en Luanda existen nueve centros,” manifestó Angela Kearney. Los centros proporcionan paquetes de rehidratación oral y otros tratamientos para salvar vidas que benefician a la población infectada, especialmente a los niños.

Según Angela Kearney, este año UNICEF Angola necesitará 4 millones de dólares –para apoyar los programas de sanidad y agua, movilización social y tratamientos tales como la rehidratación y medicinas– con la finalidad de intervenir adecuadamente contra el brote del cólera y prevenir futuras crisis.


 

 

Audio (en inglés)

5 de febrero 2007:
La corresponsal de radio UNICEF, Blue Chevigny, conversa con la representante de UNICEF en Angola, Angela Kearney, sobre los efectos de las inundaciones y el brote de cólera.

AUDIO escuchar

Radio UNICEF

Búsqueda