Afganistán

En Kabul, un esfuerzo generalizado para detener la propagación de la poliomielitis

Los vacunadores trabajan con pleno vigor después de que un nuevo caso de poliomielitis fuera descubierto en la capital del Afganistán.  Descarga este vídeo

 

 Por Gulistan Mirzaei

Se han logrado avances enormes en la eliminación de la poliomielitis, una enfermedad paralizante y potencialmente mortal que afecta principalmente a los niños menores de 5 años. El número de casos de polio en todo el mundo ha disminuido en más del 99%, de 350.000 en 1988 a algo más de 400 casos en 2013.

Llegar a los niños con los servicios de inmunización y de salud es solo uno de los 25 logros que estamos celebrando a medida que nos acercamos al 25° aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) en noviembre. Obtenga más información acerca de los progresos que hemos hecho y lo que aún queda por hacer.

En febrero de 2014, una niña de Kabul contrajo el virus de la poliomielitis, el primer caso que se produce en la capital de Afganistán desde 2002. Como respuesta inmediata, UNICEF y sus asociados pusieron en marcha una campaña de emergencia para detener la propagación del virus mediante el envío de voluntarios puerta a puerta para proporcionar la vacuna oral contra la poliomielitis e intensificar las campañas de vacunación en los puntos de entrada de Kabul.

Afganistán es uno de los únicos tres países, junto con Nigeria y el Pakistán, donde la poliomielitis sigue siendo endémica.
 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Un niño afgano en el puesto de control Pul-e-Charkhi, en Kabul, donde los vacunadores tratan de llegar a todos los niños de hasta 10 años de edad.

KABUL, Afganistán, 24 de abril de 2014 – El ruido del claxon de los vehículos y de los camiones pintados de colores brillantes se impone en medio de un polvoriento paisaje, mientras los soldados afganos hacen guardia en el puesto de control de Pul-e-Charkhi, una zona muy activa en Kabul. Decenas de miles de vehículos pasan a través de este puesto de control todos los días para entrar en Kabul procedentes de las provincias orientales de Nangarhar, Kunar, Laghman, Logar y e incluso desde el Pakistán.

Nikzad, de 18 años, es un vacunador voluntario que participa en una campaña de vacunación de emergencia contra la poliomielitis de tres días de duración, una labor conjunta del Ministerio de Salud Pública del Afganistán, la Organización Mundial de la salud y UNICEF. La campaña se inició después de que una niña del Afganistán contrajera el virus mortal, el primer caso de poliomielitis diagnosticado en Kabul desde 2002.

Tomar precauciones

Los jóvenes voluntarios revisan cada vehículo que pasa por el puesto de control, buscando a niños de 10 años o menos. La mayoría de las campañas de vacunación están dirigidas a los niños menores de 5 años, pero a la luz del caso reciente, UNICEF y sus asociados están adoptando todas las precauciones necesarias para garantizar que el virus no se propague en la ciudad.  

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Nikzad, un vacunador voluntario, administra la vacuna oral contra la poliomielitis a un niño de corta edad cuya familia se ha detenido en el puesto de control.

 Nikzad detiene con un gesto de la mano un camión con tres niños pequeños en la parte de atrás. “¿Cuantos años tienen sus hijos?” Dos de ellos parece que podrían ser menores de 10 años. La familia procede de la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, en la parte oriental del país, una zona que sigue en peligro debido a los movimientos de población a través de la frontera con el Pakistán.

Nikzad pide a los niños que se bajen y examina sus pequeños dedos. Los niños que han sido vacunados en los últimos días tienen una marca de tinta púrpura en los dedos. Debido a que estos niños no han sido vacunados, Nikzad abre una caja refrigerada y saca la vacuna contra la poliomielitis, que se mantiene entre 2° y 8° C en todo momento.

“Esta vacuna evitará la parálisis de los niños”, explica a la familia. Ellos lo entienden inmediatamente y están de acuerdo en que se vacune a los niños. Después de administrar a los niños dos gotas de vacuna, Nikzad marca sus dedos.

El Dr. Gholam Raziq Siddiqi, un funcionario del programa de la poliomielitis de la OMS, está cargo hoy de supervisar el programa de voluntarios vacunadores. Dice que se espera que todos los días se vacune a entre 700 a 800 niños en este puesto de control durante la campaña.

“Cualquiera puede ser portador del virus de la poliomielitis, incluso los adultos, y por ello necesitamos vacunar a los niños de hasta 10 años de edad”.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Matin, de 10 años, con el dedo marcado con tinta para mostrar que ha sido vacunado.

 El Dr. Siddiqi ha colaborado con la OMS en las actividades de erradicación de la poliomielitis desde el año 2000, y ha sido testigo de un cambio significativo en las percepciones de la gente acerca de la vacuna. “Al principio, la gente no tenía suficiente información sobre la enfermedad ni sus consecuencias sobre la salud de los niños”, dice. “Pero ahora, gracias a los medios de comunicación, la televisión, la radio, carteles e incluso los discursos de los dirigentes religiosos en las mezquitas, las personas tienen un mayor conocimiento sobre la poliomielitis y en la actualidad permiten que se vacune a sus hijos”.

 De puerta en puerta

 En Kabul, 53 equipos de dos voluntarios cada uno van de puerta en puerta para vacunar a los niños de 5 años. El Dr. Sakhi, coordinador en un distrito, dice que la mayoría de las familias están a favor de la vacuna contra la poliomielitis. “Hay algunas personas que se oponen a las vacunaciones, y si una familia se niega a vacunar a sus hijos, el voluntario toma nota e informa a sus supervisores”, explica. “Entonces nos acercamos a la casa y explicamos a la familia que la vacuna contra la poliomielitis no tiene ninguna consecuencia negativa, y que si no se vacuna a los niños, es un riesgo para los demás niños afganos. Entonces las familias suelen aceptar”.

Los equipos que van de puerta en puerta vacunan por lo general a entre 100 y 300 niños al día durante la campaña, en función de la accesibilidad de la zona. “Nuestra tarea consiste en llegar a todas las viviendas y ofrecer a cada niño dos gotas de vacuna contra la poliomielitis, a fin de que, en el futuro, seamos igual que los demás países y consigamos librarnos de esta enfermedad mortal”, dice el Dr Sakhi. “Entonces podremos celebrar realmente”.

 


 

 

Fotografía UNICEF: Inmunización

 

Búsqueda