Afganistán

Dar a los niños desplazados en Afganistán una educación y una oportunidad

Éste es Sayed Najibullah, un profesor que ayuda a niños desplazados por el conflicto, como Agha LaLay, de 16 años, a construir un futuro a través de la educación.  Descarga este vídeo

 

Por Thomas Nybo

KABUL, Afganistán, 18 de diciembre de 2013 – Antes de llegar al campamento Charahi Qambar para personas internamente desplazadas, Agha LaLay, de 16 años, no había asistido nunca a la escuela. No sabía leer ni escribir, y sus capacidades en matemáticas eran inexistentes.

Eso fue hace cinco años. Su familia, como muchas de las familias que viven aquí, huyó de su hogar en la provincia de Helmand para escapar de los combates constantes. Se unieron a los miles de otras personas refugiadas en este campamento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
“Nunca asistí a la escuela antes de venir aquí”, dice LaLay, que ahora acude a una escuela pública y sueña con convertirse en un ingeniero.

“Cuando llegamos al campamento, la vida era muy difícil para nosotros”, dice. “No teníamos agua, ni comida. Nos enfrentamos a muchos problemas “.

Aunque la vida aquí es relativamente pacífica, también es difícil. LaLay vive en un pequeño grupo de edificios de adobe con 19 parientes. Todavía no hay agua corriente, ni baño, ni electricidad. La comida es siempre escasa. La mayoría de los adultos no saben leer ni escribir.

Pero afortunadamente para LaLay, la Fundación Aschiana, aliada de UNICEF, está trabajando para mejorar las perspectivas de los niños en los campamentos y ayudándoles a obtener una educación.

Mentes brillantes

Sayed Najibullah es un maestro de Aschiana. Hoy, como muchos otros días, se encuentra en la tienda de campaña suministrada por UNICEF que sirve como salón de clases para los niños del campamento. Su actividad es constante: un momento puede estar de pie en la parte delantera, dando una conferencia a los jóvenes estudiantes que se sientan en el suelo, y al momento siguiente está agachado en un rincón, ayudando a una joven tímida a enfrentar su miedo de hablar en voz alta en una tienda repleta de ávidos estudiantes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Sayed Najibullah, que enseña en la escuela instalada en una tienda de campaña, dice que los estudiantes “sólo necesitan orientación y educación para recuperarse”.

“Como ustedes saben, la gente en los campamentos proviene de las provincias afectadas por la guerra”, dice. “Tienen mentes brillantes y un gran talento. Sólo necesitan la orientación y la educación necesarias para volver a encarrilarse. El camino correcto significa la educación, una pluma y un libro que van a construir su futuro”.

Aschiana ha estado instalando aulas de campaña en varios campamentos con el objetivo de educar a los niños para que puedan integrarse en el sistema escolar oficial. Este año, 750 niños, entre ellos LaLay, han dado el salto. LaLay dice que ahora sueña con convertirse en un ingeniero.

“Nunca asistí a la escuela antes de venir aquí”, dice. “Ahora sé que la educación desempeña un papel vital en la formación de nuestro carácter y en el futuro. Puede ayudarle a uno a convertirse en un maestro, un médico o un ingeniero”.

LaLay dice que está emocionado ante el futuro, a pesar de los desafíos que ha enfrentado para adaptarse a la vida en la ciudad. La educación, dice, ofrecerá a la gente de este campamento las herramientas que necesitan para construir una vida sólida y productiva.


 

 

Fotografía UNICEF: Can You See Me?

Búsqueda