Afganistán

Un hito importante en la erradicación de la polio en Afganistán

Un anuncio de servicio público que exhorta a todos los afganos a unirse en el esfuerzo para erradicar la polio.  Descarga este vídeo

 

Por Rajat Madhok 

Afganistán, uno de los tres países donde el virus salvaje de la poliomielitis sigue siendo endémico, ha tomado una medida importante para su erradicación, gracias en parte a los esfuerzos de los voluntarios de salud que van de puerta en puerta para garantizar que se vacune a todos los niños.

KANDAHAR, Afganistán, 19 de noviembre de 2013 – Rahila*, una voluntaria que llama a todas las puertas de su comunidad pidiendo a las madres que lleven a sus hijos a vacunar contra el virus paralizante de la poliomielitis, ha comenzado temprano su trabajo. La brisa fría de la mañana no impide a esta trabajadora de la salud llevar a cabo sus visitas.

La región del sur del Afganistán presenta graves problemas para Rahila y sus colegas. Los altos niveles de inseguridad y de difícil acceso en muchos distritos dificultan que los vacunadores lleguen a todos los niños. Además, tienen que hacer frente también a importantes barreras culturales.

“Para una mujer, trabajar en Kandahar es muy duro”, dice Rahila. “La mayoría de las mujeres tienen que convencer a sus propias familias de que se trata de una buena labor por una buena causa, que no hay peligros y que estarán trabajando sobre todo con otras mujeres”.
Rahila ha estado trabajando como movilizadora social para la poliomielitis durante varios años y dice que sigue confrontando problemas en su trabajo con las comunidades.

“A menudo me critican por trabajar fuera de casa y por participar en este programa”, dice. “Pero yo sigo trabajando, porque creo que es mi derecho contribuir a que mi comunidad esté mejor, y creo que es el derecho de nuestros niños recibir protección contra la poliomielitis”.

Un hito alentador

A pesar de todos los obstáculos, el trabajo infatigable y el compromiso de Rahila y muchos otros como ella ha producido algunos resultados extraordinarios. Las cinco provincias que componen la región del sur del Afganistán han cumplido un año sin que se haya registrado ningún caso del virus de la polio, lo que significa un gran avance en la lucha del país contra la enfermedad.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Afghanistan/2013/Dragaj
Una mujer administra una dosis de la vacuna oral contra la polio. Las mujeres en el Afganistán desempeñan un papel fundamental en los esfuerzos para erradicar la enfermedad, especialmente en aquellas zonas del país donde las normas culturales impiden a los vacunadores varones entrar en los hogares.

A pesar de todos los obstáculos, el trabajo infatigable y el compromiso de Rahila y muchos otros como ella ha producido algunos resultados extraordinarios. Las cinco provincias que componen la región del sur del Afganistán han cumplido un año sin que se haya registrado ningún caso del virus de la polio, lo que significa un gran avance en la lucha del país contra la enfermedad.

El logro es especialmente importante debido a que, desde hace tiempo, se ha establecido que las provincias de Kandahar y Helmand son el epicentro de la poliomielitis en el Afganistán, y que la región del sur en su conjunto es una de las reservas más persistentes del virus de la polio en el mundo.

Este hito alentará aún más los esfuerzos encaminados a erradicar la polio en la región oriental del país, que sigue combatiendo un brote de poliomielitis que ha generado nueve casos hasta la fecha este año. También impulsará los esfuerzos en las zonas del país donde hay niveles reducidos de cobertura de inmunización sistemática.

“Pasar un año entero sin que se haya registrado ningún caso del virus salvaje de la poliomielitis en la región del sur es un hito alentador y un gran éxito de los trabajadores de salud que actúan en primera línea”, dice el Dr. Suraya Dalil, Ministro de Salud Pública del Afganistán. “Exhorto a estos trabajadores a redoblar ahora sus esfuerzos durante los próximos meses de la temporada de baja transmisión, cuando la transmisión del virus es tradicionalmente más lenta. Esto ofrece una oportunidad real para poner fin a la transmisión en todo el país”.

Vidhya Ganesh, Representante interino de UNICEF en el Afganistán, expresó también un optimismo con cautela. “Este es un recordatorio oportuno de que las estrategias y los instrumentos que utilizamos están funcionando, y que podemos erradicar la poliomielitis de una vez por todas”, dijo. “Ahora necesitamos trabajar más intensamente que nunca para establecer la inmunidad de los niños en todo el país por medio de la vacuna oral de la poliomielitis, pero también para evitar la propagación de la enfermedad mediante prácticas más saludables, entre ellas la lactancia materna exclusiva y una mejor higiene y saneamiento”.

Trabajo sin descanso

“Este logro es el resultado del trabajo infatigable de los vacunadores, los movilizadora sociales, los trabajadores de la salud, los ancianos de la comunidad, los líderes religiosos, los medios de comunicación y, más importante aún, de los padres y los cuidadores de Kandahar y Helmand”, dijo el Dr. Richard Peeperkorn, Representante de la Organización Mundial de la Salud en el Afganistán. “Aunque reconocemos y aplaudimos este éxito, tenemos que seguir siendo vigilantes y recordar que el Afganistán está todavía combatiendo un brote de polio en la región oriental y sigue corriendo el riesgo de que se produzca una reinfección en el sur”.

En todo Afganistán se sigue trabajando para fortalecer el sistema de inmunización sistemático, para que los niños estén mejor protegidos contra todas las enfermedades que se pueden evitar mediante una vacuna y para mantener los logros en la erradicación de la poliomielitis a largo plazo.

De vuelta en Kandahar, el hecho de que no se haya producido ningún caso de poliomielitis en la región del sur durante todo un año es, para Rahila y muchos como ella, un gran logro. Pero todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que el virus de la polio se erradique para siempre en el Afganistán.

La voluntaria contra la poliomielitis sueña en un Afganistán que esté completamente libre de la poliomielitis. Rahila resume su pasión en una frase: “Poner fin a la poliomielitis es mi responsabilidad”.

* Nombre cambiado

 


 

 

Fotografía UNICEF: Alcanzando a todos los niños

 

Búsqueda