Afganistán

La práctica de deportes potencia el papel de las niñas afganas

Imagen del UNICEF
© UNICEF Afghanistan/2010/Walther
Un grupo de niñas juega al voleibol en el “Foro deportivo de las niñas”, en Afganistán.

Por Cornelia Walther

BAMYAN, Afganistán, 8 de abril de 2010 – Con motivo del “Día internacional de la mujer”, UNICEF, el Departamento de Asuntos de la Mujer de la provincia afgana de Bamyan y la ONG Centro de Información y Contacto de los Jóvenes organizaron un partido de fútbol femenino en el marco más amplio de la potenciación del papel de las niñas por medio de los deportes.

UNICEF y el Centro de información y contacto de los jóvenes colaboran desde hace tiempo de diversas maneras con el objetivo de involucrar a las niñas en el desarrollo y la pacificación de sus comunidades. Entre los frutos de esa alianza figura la creación de equipos de voleibol, hockey y fútbol femeninos. El equipo de fútbol cuenta con 16 integrantes y está afiliado a la Federación de Fútbol de Afganistán.

“Las actividades deportivas tienen una importancia fundamental para el desarrollo social y físico de los niños, y en especial de las niñas, ya que se trata de actividades que pueden aumentar su autoestima y su sentido de la identidad”, señala el Dr. Atiqullah Amiri, jefe de la filial de UNICEF en Bamyan. “La práctica deportiva enseña disciplina e integridad, ya que fija normas y objetivos que las niñas se esfuerzan por conquistar”.

Planes para el futuro

Las 16 jugadoras del equipo de fútbol de Bamyan tienen entre 12 y 20 años de edad. Todas han sido testigo u objeto de humillación y violencia en sus hogares. En 2009, UNICEF y el Centro de información y contacto de los jóvenes organizaron un cursillo práctico para brindarles capacitación en materia de prevención de la violencia doméstica contra las mujeres. Desde entonces, esas promotoras juveniles han defendido y fomentado los derechos de las mujeres en sus familias y comunidades.

“Mi madre ha tratado de convencerme de que no siga estudiando, ya que he llegado a la edad del matrimonio”, explica Shekeba, una niña de 15 años de edad que participa en el programa. “Gracias a las conversaciones e intercambio de opiniones y puntos de vista con mis amigas del centro, he comprendido que todas estamos en una situación similar y que esto no puede seguir así”.

Las 16 futbolistas tienen planes diversos para el futuro. Algunas quieren ser maestras, y otras doctoras, traductoras o pintoras. Cuando Shekeba termine sus estudios se propone ser agente de policía. “Hasta ahora, los policías de Bamyan no ayudan a las mujeres cuando éstas lo necesitan”, explica.

Ámbitos seguros y positivos

UNICEF sostiene que la participación de las niñas en las actividades deportivas no sólo las capacita sino que les brinda entornos seguros y positivos. En las sociedades donde las relaciones entre los niños y las niñas continúan siendo un tema tabú, la práctica de deportes en equipos puede constituir una plataforma para la comunicación.

UNICEF colabora con el gobierno de Bamyan en pro de los derechos de las mujeres desde 2001. Además del deporte para chicas y de las clases de alfabetismo para mujeres, el organismo apoya asociaciones femeninas locales y trabaja para concienciar sobre la igualdad de género en la familia, la comunidad y el distrito.


 

 

Búsqueda