Afganistán

Afganistán es el primer país del mundo en que se emplea la vacuna antipoliomielítica oral bivalente

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Walther
Un niño recibe la vacuna antipoliomielítica bivalente de uno de los 21.000 agentes sanitarios que desplegó el Ministerio de Salud Pública del Afganistán durante una campaña de inmunización de tres días de duración.

Por Cornelia Walther

KABUL, Afganistán, 17 de diciembre de 2009 – Sheila Noor, de 18 años de edad, formó parte de los 21.000 agentes sanitarios que empleó este mes el Ministerio de Salud Pública de Afganistán para llevar a cabo una campaña de inmunización de tres días de duración en la que se empleó la vacuna antipoliomielítica bivalente.

Una sola gota de esa vacuna es suficiente para inmunizar a un niño contra dos variedades del virus de la poliomielitis. Afganistán es el primer país del mundo donde se emplea la vacuna antipoliomielítica oral bivalente.

“La nueva vacuna nos permite ahorrar tiempo y dinero, lo que a la larga también nos permitirá inmunizar a muchos más niños", explicó Sheila Noor. “A cada madre le explicamos que estamos empleando una nueva vacuna que protegerá aún más a sus hijos. Y ellas se muestran muy complacidas".

Una vacuna más eficaz

Una vacuna más eficaz
Hay tres tipos de virus de la poliomielitis, pero estar protegido contra uno de ellos no implica protección contra los otros dos. La vacuna antipoliomielítica oral bivalente es más eficaz que cualquier otra vacuna que se haya empleado hasta ahora contra los tipos 1 y 3. Usada en combinación con las vacunas que se usaron anteriormente, la nueva vacuna bivalente interrumpirá más velozmente las cadenas de transmisión del virus de la poliomielitis aún existentes.

La campaña estuvo dirigida a 2,8 millones de niños y niñas menores de cinco años de diversas regiones de Afganistán donde la poliomielitis sigue teniendo carácter endémico.

Para llevarla a cabo, UNICEF adquirió cuatro millones de dosis de la vacuna bivalente gracias al apoyo financiero del Organismo Canadiense de Desarrollo Internacional.

La campaña se desarrolló sin contratiempos en la mayoría de los distritos, con la excepción de los de Panjwaiie y Boost. Debido a la situación de inseguridad que reina en esas dos regiones, en Panjwaiie no se pudo vacunar a ningún niño, mientras que en Boost se vacunó a un 50% de los menores a quienes estaba dirigida a la campaña", informó Zahra Mohammed, Especialista de Salud de UNICEF.

Una campaña con obstáculos

Debido a que en Afganistán a muchas mujeres no se les permite alejarse solas de sus hogares, para poder inmunizar al máximo posible de niños y niñas fue necesario emplear un método de vacunación domiciliario. Además, en las zonas donde se desarrollan conflictos armados resultó extremadamente difícil inmunizar a los niños.

Sheila Noor realizó visitas domiciliarias durante tres días, contando a los niños de cada familia y vacunando a los menores de cinco años. A cada niño vacunado se le marcó la yema de un dedo de la mano con tinta indeleble, a fin de garantizar que no fuera inmunizado dos veces durante la campaña.

Antes de alejarse de cada vivienda, Noor les preguntó a las madres si todos los niños y niñas habían recibido la vacuna.

“Algunas madres creen que para sus bebés es más importante dormir que ser vacunados, y no los despiertan. En otros casos, no quieren que toquemos a sus niños recién nacidos", explicó la agente encargada de la inmunización. "Pero por lo general, podíamos vacunar a todos los niños. Cuando terminábamos en una vivienda, escribíamos con tiza en la puerta el número de niños vacunados. Si quedaba alguno sin vacunar, anotábamos el nombre y regresábamos luego".

Superar la renuencia de las familias

Una de las razones por las que los agentes sanitarios enfrentaron poca resistencia durante el desarrollo de la campaña de vacunación se debió a que sus labores fueron precedidas por el trabajo de los movilizadores sociales. Antes de cada campaña de vacunación, los voluntarios, que recibieron capacitación de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud Pública, visitaron a las familias y les explicaron la importancia de la inmunización.

En una ocasión en que se dirigía de un hogar a otro, Sheila Noor vio a una niña de unos tres años a quien su hermano cargaba en brazos. La niña se llamaba Fátima, había contraído poliomielitis a muy corta edad, y había quedado paralizada.

“Ver eso me causó una enorme rabia", dijo Noor. Fatima había sido inmunizada contra un tipo de poliomielitis, pero la familia se mudó a otra región, y la niña contrajo otra variedad de la enfermedad. La nueva vacuna bivalente que se empleó por primera vez en Afganistán aumenta las probabilidades de que los niños y niñas obtengan inmunidad contra los tres tipos de la poliomielitis.
“Las familias están cada vez más convencidas de la importancia de la vacunación contra la poliomielitis, aunque algunas siguen mostrándose renuentes a que sus hijos sean inmunizados", terminó diciendo Sheila Noor.


 

 

Vídeo (en inglés)

La Dra. Maritel Costales, Asesora Superior de Salud de UNICEF, describe la importancia de la nueva vacuna antipoliomielítica oral bivalente que ha comenzado a usarse en Afganistán.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Vídeo conexo (en inglés)

Garantizar la supervivencia infantil es el eje en torno al que gira el programa de salud de UNICEF en Afganistán, aunque los retos pendientes son grandes.
 VÍDEO alta | baja

Búsqueda