Afganistán

El conflicto armado en el Afganistán reduce las posibilidades de acceso a los niños y niñas por parte de las organizaciones humanitarias

Imagen del UNICEF
© UNICEF Afghanistan/2008
Radhika Coomaraswamy, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para las cuestiones de los niños y los conflictos armados (izq.), y Louis-Georges Arsenault, Director de Programas de Emergencia de UNICEF, durante su reciente gira por el Afganistán.

KABUL, Afganistán, 8 de julio de 2008 – Radhika Coomaraswamy, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para las cuestiones de los niños y los conflictos armados, y Louis-Georges Arsenault, Director de Programas de Emergencia de UNICEF, pusieron fin la semana pasada a una visita de cinco días al Afganistán.

El objetivo de la misión consistió en poner en marcha las actividades de vigilancia de las graves violaciones que se cometen contra los niños en el marco del conflicto armado que sacude a ese país. Durante una conferencia de prensa que ofrecieron al final de su visita, los integrantes de la delegación exhortaron a todas las partes en pugna a que pongan fin al reclutamiento de niños como combatientes y condenaron el uso de menores en atentados suicidas.

La delegación visitó las ciudades de Kabul, Jalalabad y Gardez, y se reunió con el Presidente del Afganistán, Hamid Karzai, y sus ministros de gobierno, además de mantener reuniones con los integrantes de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, que depende de la OTAN, y de las fuerzas de la Operación Paz Duradera, entre otros.

El Sr. Arsenault se desempeñó como Representante de UNICEF en el Afganistán desde 1998 hasta 2001, y ésta fue su primera visita a ese país en siete años.

Obstáculos a la ayuda humanitaria

El Sr. Arsenault hizo hincapié en la necesidad de resolver el creciente problema de la falta de acceso a la población que sufren las organizaciones humanitarias, especialmente en las regiones meridional y oriental del país. El funcionario exhortó a todas las partes involucradas en el conflicto a que permitan el acceso de los organismos de ayuda humanitaria.

“Es un principio elemental que tengamos acceso a los niños y niñas en todo el país”, afirmó el Sr. Arsenault.

Otro motivo de preocupación de las organizaciones humanitarias es la detención de menores en instalaciones militares por presuntas conexiones con las agrupaciones armadas.

“La sociedad civil afgana está particularmente preocupada por lo que se suele llamar el sistema ‘bacha-bazi’ que implica la convivencia de niños varones con comandantes militares”, afirmó la Sra. Coomaraswamy. ”Se trata de una práctica que debe ser eliminada ya que viola el derecho humanitario internacional”.

Avances en materia de educación

Entre los grandes logros obtenidos en el Afganistán figura el notable aumento en las tasas de matriculación escolar de niños y niñas.

A pesar de esos notables avances logrados en 2007, durante el año se produjeron 228 ataques contra escuelas en los cuales resultaron muertas 75 personas y 111 sufrieron heridas y lesiones. En lo que va de este mes se han registrado 85 agresiones más contra escuelas, que han dejado un saldo de 10 muertos y cuatro heridos. El Sr. Arsenault afirmó que se trata de “una tendencia muy alarmante”.

En septiembre de 2007, las autoridades clausuraron casi 200 establecimientos escolares en cinco provincias debido a amenazas de ataque contra los mismos. En marzo de 2008, más de seis millones de niños y niñas asistían a clases en todo el país.

Con el objetivo de que todos los niños y niñas del país, incluso los que viven en las regiones más apartadas, reciban educación adecuada, UNICEF brinda apoyo tanto las escuelas gubernamentales como a los establecimientos de enseñanza basados en la comunidad.

Días de tranquilidad

El Afganistán es uno de los cuatro países del mundo que aún sufren el flagelo de la poliomielitis. Las mayores concentraciones de casos de esa enfermedad se registran en las regiones del país con más elevados niveles de violencia.

Como parte de los planes para la realización el próximo 21 de septiembre de un Día Nacional de la Paz, el Sr. Arsenault propuso a las partes involucradas que participen en la iniciativa de Días de tranquilidad y respeten una tregua que hará posible la vacunación contra la poliomielitis de los niños y niñas que viven en las zonas afectadas por el conflicto armado.

Muchos organismos humanitarios que llevan a cabo tareas en esas regiones no pueden vigilar directamente el desarrollo de los proyectos y deben confiar en terceros para verificar las actividades de ayuda. En el Afganistán meridional, UNICEF se ha aliado con ocho organizaciones no gubernamentales que ayudan a vigilar las actividades que cuentan con apoyo de UNICEF, así como a distribuir suministros de emergencia a la población.


 

 

Audio (en inglés)

Louis-Georges Arsenault, Director de Programas de Emergencia de UNICEF, se refiere a su primera visita al Afganistán desde 2001.
AUDIO escuchar

Búsqueda