Turquía

La gripe aviar castiga a una familia en Turquía oriental

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
El año pasado, Mehmet Emin Ozcan perdió a su hija Fatma, cuyo retrato aparece en este periódico, como consecuencia de la gripe aviar. La niña se contagió la enfermedad por contacto con la carne de un pato infectado. Su hermano Muhammed, de cinco años de edad (centro), también se infectó.

Por Thomas Nybo

PROVINCIA DE VAN, Turquía, 18 de enero de 2007 – En una aldea ubicada a la sombra del Monte Ararat, en la región oriental de Turquía, un padre trata de recuperarse de la muerte de su hija. A un año de la muerte de gripe aviar de Fatma, de 18 años de edad, su padre, Mehmet Emin Ozcan, se siente desorientado y se niega a dar crédito a los doctores que le dicen que Fatma se enfermó tras entrar en contacto con la carne de un pato infectado que preparaba en la cocina de su hogar.

Los expertos en cuestiones sanitarias creen que el gran número de niños y niñas que se contagian la gripe aviar se debe a éstos tienen frecuentemente a su cargo la alimentación de las aves de corral, así como la limpieza de los corrales y la recolección de huevos. Los niños de menor edad también corren peligro de infección porque adoptan a las aves como mascotas.

Una pérdida repentina

Pese a que el Sr. Ozcan tiene apenas 45 años, su rostro muestra profundas arrugas alrededor de los ojos. Su cara es testimonio de una vida difícil al aire libre en un medio ambiente implacable. Su primera esposa murió en el mismo hospital en que los doctores querían internar a Fatma. Las explicaciones que recibe de los médicos no reducen en nada el profundo dolor que embarga al Sr. Ozcan por la pérdida de su hija favorita.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Muhammed, el hermano de Fatma, de cinco años de edad, se recuperó de la gripe aviar tras pasar 17 días en un pulmón artificial.

“La muerte de Fatma ocurrió de manera repentina y no me explico cómo es que se enfermó”, dice el Sr. Ozcan. “Fue la voluntad de Dios. Fatma es la hija que más amaba, pero Dios decidió quitármela”. Las únicas fotos de Fatma que posee el Sr. Ozcan son las que aparecieron en los periódicos pocos días antes de su muerte.

El Sr. Ozcan tiene cinco hijos más. Uno de ellos, Muhammed, de cinco años, también se contagió la gripe aviar, aunque sobrevivió tras pasar 17 días en un pulmón artificial.

“Muhammed también estuvo enfermo, pero no murió”, comenta el Sr. Ozcan, echándole una mirada al niño, que está sentado junto a un calefactor en la sala de su hogar. “De manera que Dios nos lo devolvió con vida”.

Mensajes de prevención

Debido a que Turquía se encuentra cerca de Asia, Europa y África, las aves migratorias cruzan periódicamente ese país. Se supone que aves silvestres infectadas le contagiaron el virus a la población avícola doméstica, que se crían principalmente en las comunidades pobres. Los profesionales de la salud hacen notar que los cuatro niños que murieron de gripe aviar en Turquía en 2006 habían estado en contacto con patos y pollos domésticos.

El año pasado, un violento brote de gripe aviar fue motivo de la matanza preventiva de millones de pollos y otras aves de corral en los países afectados, como Turquía.

UNICEF colabora estrechamente con el gobierno turco en la educación de la población, especialmente de quienes crían aves en sus hogares, a los que se les enseñan normas adecuadas de higiene y protección. UNICEF incorporó seis mensajes en otros tantos anuncios de servicio público que se entregaron a estaciones de televisión locales y nacionales.

También se exhortó a los dirigentes religiosos a que incorporaran los mensajes de prevención en sus sermones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Una de las estrategias de prevención de la gripe aviar consiste en construir grandes granjas avícolas herméticamente aisladas del mundo exterior.

“En los mensajes nos hemos concentrado principalmente en la prevención”, afirma Sema Hosta, Oficial de Comunicación de UNICEF. “Hay que mantener a los niños y niñas alejados de los pollos, las gallinas y todas las aves en general, y hay que lavarse las manos con agua y jabón. Es necesario suministrar información correcta sobre la prevención y dedicar especial atención a los niños y las niñas”.

Cómo evitar una pandemia mundial

También se han tomado otras medidas. El gobierno, por ejemplo, instaló un laboratorio en la región oriental de Turquía con el objetivo de diagnosticar velozmente cualquier nuevo caso que se registre en esa zona. El laboratorio cuenta con equipos de análisis similares a los que se emplean en los laboratorios de mayor jerarquía del mundo. El gobierno también estudia maneras de limitar el contacto entre las aves silvestres y las aves de corral. Una de las estrategias consiste en construir grandes granjas avícolas herméticamente aisladas del mundo exterior. En una de esas granjas, ubicada en los alrededores de Ankara, apenas seis personas son suficientes para criar más de 100.000 aves.

Pese a todos esos avances, las amenazas persisten. Apenas iniciado 2007, ya se han registrado nuevos casos humanos de gripe aviar, y los expertos en salud pública advierten que si el virus muta en una cepa humana, podría desencadenar una pandemia mundial que causaría millones de muertes.

Al contrario que las abundantes vacunas contra la gripe periódica, ninguna de las vacunas que han demostrado eficacia contra un virus endémico puede entrar aún en la fase de producción comercial, y de ocurrir una pandemia pasarían meses antes de que esa vacuna pudiera ser ampliamente distribuida.


 

 

Vídeo (en inglés)

16 de diciembre de 2006:

Thomas Nybo, corresponsal de UNICEF, informa sobre un padre turco que perdió su hija debido a la gripe aviar.
 VIDEO alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda