Timor-Leste

Tomar medidas preventivas contra la poliomielitis

Imagen del UNICEF
© UNICEF Timor-Leste/2005/ See
Josefa Exposto, de Timor-Leste, consuela a sus hijos, que acaban de recibir la vacuna. Más de 1000 trabajadores de la salud y 1600 voluntarios en 800 puestos de inmunización en todo el país ayudaron al desarrollo de la campaña de este año.

Por Bridgette See

El país vecino de Timor-Leste, Indonesia, trata de controlar un brote de poliomielitis: este año se han registrado ya más de 250 casos. El propio Timor-Leste es vulnerable: debido a que solamente un 57% de los menores de 2 años del país están vacunados contra la enfermedad, y menos de la mitad de la población utiliza agua potable y letrinas, puede convertirse fácilmente en un caldo de cultivo del virus.

Como medida de prevención, el Gobierno de Timor-Leste, con el apoyo de UNICEF y otros aliados, ha llevado a cabo dos Días Nacionales de Inmunización para proteger a más de 180.000 niños y niñas menores de cinco años contra la poliomielitis.

DILI, Timor-Leste, 9 de noviembre de 2005 – Joanila Mendonca, de 2 años, comenzó a retorcerse en los brazos de su madre cuando vio que se acercaba la enfermera. Para ella, una enfermera significa una inyección dolorosa, tanto si lleva una aguja como si no. Por eso, cuando la enfermera comenzó a pellizcarle cariñosamente las mejillas, la pequeña lanzó un gemido y comenzó a llorar como señal de protesta.

Aprovechando que tenía la boca abierta, la experimentada enfermera le administró dos gotas de la vacuna antipoliomielítica.

Aunque la experiencia duró unos pocos segundos, Joanila siguió llorando. A pesar de que no sintió ningún dolor, no le gustó el sabor amargo y además no comprendía por qué tenía que sufrir así. Pero su madre, Josefa Exposto, sabía que esta incomodidad pasajera la protegería contra la poliomielitis, una enfermedad altamente infecciosa que ataca el sistema nervioso. La poliomielitis puede causar parálisis total o incluso la muerte en una cuestión de horas desde el comienzo de la infección.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Timor-Leste/2005/ See
Josefa inscribe a sus tres hijos de corta edad para recibir la vacuna. Durante dos Días Nacionales de Inmunización de este año, más de 180.000 niños y niñas de Timor-Leste fueron protegidos contra la poliomielitis.

Estrategias de prevención

Aunque no se ha registrado ningún caso de poliomielitis en Timor-Leste desde 1995, el Gobierno prefiere no arriesgarse, y por ello trató de prevenir cualquier resurgimiento de la enfermedad mediante la realización en agosto y septiembre de este año de varios días nacionales de inmunización. Más de 1000 trabajadores de la salud y 1600 voluntarios en 800 puestos de inmunización en todo el país administraron la vacuna antipoliomielítica oral. También aprovecharon la oportunidad para administrar gotas de vitamina A a todos los niños y niñas.

“Nuestra preocupación era saber si los padres y madres de los poblados más remotos traerían a sus hijos a los puestos de salud”, dijo Arnold Calo-oy, oficial de UNICEF para proyectos relacionados con el PAI. “Por ello, los trabajadores de salud, ayudados por los jefes de los poblados y los subpoblados, llevaron a cabo actividades de divulgación para animar a los padres y madres a que vacunaran a sus hijos”.

La vacunación es gratuita

A pesar de que Josefa, que tiene varios hijos, desconoce la diferencia entre la poliomielitis y el paludismo, fue informada por el jefe de su poblado de que la vacuna era necesaria para proteger a sus hijos, y que además era gratuita. Durante cada uno de los días nacionales de inmunización, sus vecinos recordaron a Josefa que llevara a sus tres hijos más pequeños al puesto de salud.

Los esfuerzos se vieron compensados ya que durante la segunda ronda de inmunización, realizada en septiembre, se vacunó a 180.912 niños y niñas, un 102% con respecto al objetivo inicial.

La inmunización sistemática se mantiene en todas las clínicas de Timor-Leste, y UNICEF presta apoyo para conservar el sistema de la cadena de frío necesario para transportar y preservar las vacunas, y distribuirlas con el objetivo de proteger a los niños y niñas del país contra la tuberculosis, la difteria, la tosferina, el tétanos, la poliomielitis y el sarampión.


 

 

Búsqueda