Protección infantil contra la violencia, la explotación y el abuso

La “Iniciativa mundial Clinton” llega a su fin con el compromiso de tomar medidas para hacer frente a la violencia contra las niñas

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-1432/Markisz
Diversos dirigentes y aliados se reúnen durante el acto de clausura de la reunión anual de la “Iniciativa mundial Clinton” para anunciar su renovado compromiso de confrontar el problema de la violencia sexual contra las niñas.

Por Amy Bennett

NUEVA YORK, Estados Unidos, 25 de septiembre de 2009 - El ex Presidente estadounidense Bill Clinton puso fin a la reunión anual de 2009 de la “Iniciativa mundial Clinton”, desarrollada en cuatro jornadas de diálogos y colaboración que llegaron a su fin hoy en la ciudad de Nueva York con el anuncio de un renovado compromiso de combatir los retos más urgentes de la humanidad.

Entre esos retos, ocupa un lugar destacado la violencia sexual contra las niñas.

Con el objetivo de tratar las violaciones de los derechos humanos y los efectos sanitarios que conlleva la violencia sexual, la “Iniciativa mundial Clinton” convocó a un diálogo entre representantes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, del sector privado y de diversos organismos de las Naciones Unidas, como UNICEF, ONUSIDA, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer y la Organización Mundial de la Salud.

“Todas estas organizaciones han sumado sus fuerzas para combatir la violencia sexual contra las niñas, especialmente en las naciones donde también se combate la propagación del VIH/SIDA”, dijo el ex Presidente Clinton. “Estos aliados recabarán nuevos datos en siete países de África y Asia y elaborarán estrategias de comunicación para difundir su mensaje a muchos millones más de personas mediante campañas de promoción y concienciación”.

Una grave violación de sus derechos
“La violencia sexual contra los niños y niñas constituye una grave violación de sus derechos, una indignidad moral y ética y una agresión a la conciencia del mundo”, afirmó Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF. “Con frecuencia, el abuso sexual causa la pérdida de la niñez, el abandono de la educación, problemas físicos y emocionales, la propagación del VIH y la pérdida irrevocable de la dignidad y la autoestima”.

Antes del inicio de la sesión plenaria de clausura de la reunión, Veneman había participado junto a la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, y otros dirigentes mundiales en un desayuno de trabajo de carácter ministerial en la sede de las Naciones Unidas. La reunión, copatrocinada por los gobiernos de los Países Bajos, los Estados Unidos y Brasil, también estuvo dedicada a la necesidad de combatir la violencia contra las niñas.

La reunión ofreció la oportunidad de captar la atención de funcionarios internacionales de alto nivel sobre ese tema, de poner de relieve el mandato del Representante Especial del Secretario General sobre la violencia contra los niños y de renovar el compromiso de poner en práctica las recomendaciones del estudio de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños.

Una historia de violencia sexual

Diversas investigaciones respaldan la convocatoria urgente a la acción contra la violencia sexual que realizaron los participantes de la reunión.

En 2007, por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, UNICEF y varias organizaciones aliadas de Swazilandia llevaron a cabo una encuesta nacional sobre la violencia contra las niñas y mujeres jóvenes de esa nación, que es el país con la más elevada prevalencia de VIH adulto del mundo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-1428/Markisz
En una reunión de nivel ministerial realizada en la sede de las Naciones Unidas, la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, habla sobre la lucha contra la violencia dirigida a las niñas.

Una tercera parte de las niñas entrevistadas indicó que había sido víctima de violencia sexual. Más de un 40% de las que habían sufrido violencia sexual habían sido víctimas de por lo menos dos agresiones antes de haber cumplido 18 años.

Esa encuesta dio lugar a la toma de varias medidas políticas y legislativas importantes en Swazilandia, entre ellas la creación de la primera unidad para delitos sexuales, dedicada a combatir los delitos contra los niños y niñas. Asimismo, se realizan esfuerzos por lograr la aprobación final de normas jurídicas contra la violencia doméstica y los delitos sexuales. Ese proyecto de ley debería ser presentado en el parlamento estadounidense para fines de octubre.

El peligro de la infección con el VIH.

Otras investigaciones demuestran que la violencia sexual contra las niñas se relaciona directa e indirectamente con el agravamiento de la pandemia del VIH/SIDA, debido a que las relaciones sexuales forzadas, especialmente cuando las víctimas son menores, aumentan las probabilidades de infección con el VIH.

 “Nuestra fundación”, dijo Clinton, “cuenta con un programa de lucha contra el SIDA, y entre las portavoces más convincentes que ha tenido ese programa figuran dos adolescentes –una de Zambia y otra de Lesotho– que se infectaron por qué fueron violadas cuando regresaban de la escuela a su casa”.

Refiriéndose al peligro de violencia sexual que corren las niñas de todo el mundo, Clinton añadió: “Podemos hacer muchas cosas, como trabajar en las escuelas y en la educación, pero si las niñas no están seguras, todo eso no sirve para nada”.


 

 

Búsqueda