Haití – País en crisis

Llegar a los niños y las niñas con vacunas vitales

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2004/Haiti/Delvigne-Jean
Alrededor de 1,3 millón de niños y niñas recibirán vacunas este verano.

Por Thierry Delvigne-Jean

Puerto Príncipe, 25 de junio de 2004 − “Este es el corazón de la campaña de inmunización en Haití”, asegura el oficial de inmunización del UNICEF Enrique Cuevas al entrar en un almacén con poca luz. La habitación fría ofrece un contraste agradable con el calor del día que reina afuera.

La habitación está llena de cajas de varios tamaños y formas. “Todas las vacunas para la campaña se encuentran aquí; hay vacunas contra el sarampión y la poliomielitis, vitamina A, jeringas, jabón… incluso aquí tenemos vacunas contra la difteria y el tétanos que acaban de llegar esta mañana”, dice mientras señala una pila de cajas cerca de la entrada.

Cuevas es responsable de la organización y coordinación de la campaña nacional en Haití, donde se registra la cobertura más baja de inmunización del hemisferio occidental. En la actualidad, alrededor de la mitad de todos los niños y las niñas de Haití no han recibido la vacuna sistemática contra las enfermedades susceptibles de prevención.

La campaña comenzó en abril en la región fronteriza entre Haití y la República Dominicana. Este verano, más de 1,3 millón de menores de cinco años recibirán la vacuna contra la poliomielitis y el sarampión y suplementos de vitamina A. Alrededor de 250.000 mujeres recibirán también la vacuna contra el tétanos.

“Nuestra labor es asegurar que llegamos a las zonas más remotas del país, y que las vacunas llegan al lugar adecuado en el momento adecuado”, dice Cuevas.

Hoy, Cuevas supervisa la primera ronda de la campaña en Puerto Príncipe. Ningún lugar está demasiado lejos: en las calles calurosas y abarrotadas de Cité Soleil, una de las vecindades más pobres de Puerto Príncipe, o en las empinadas calles de Petionville, a las afueras de la ciudad, más de 1.200 vacunadores, en equipos formados por dos personas, visitan casa por casa para vacunar a los niños y las niñas contra la poliomielitis.

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2004/Haiti/Delvigne-Jean
Un trabajador de la salud hace una marca en una casa para indicar que acaba de vacunar a un niño.

“El éxito de la campaña depende de la logística”, explica Cuevas. “Y todos los detalles tienen importancia: desde garantizar que las vacunas lleguen en buenas condiciones y pasen la aduana sin retraso, a la contratación y capacitación de vacunadores, el abastecimiento de alimentos y agua a los equipos, la impresión de las tarjetas de vacunación…"

Los desafíos son numerosos. El reciente conflicto político ha dañado gravemente la infraestructura de salud, que ya se encontraba en malas condiciones. Las actividades de inmunización sistemáticas se paralizaron en todo el país debido a la inseguridad, el descenso en las reservas de vacunas y la ruptura de la cadena del frío –el sistema de refrigeración necesario para las vacunas- en las zonas más afectadas.

Los datos recopilados durante la primera ronda de vacunaciones realizada el mes pasado en la región fronteriza revelaron que un 37% de los niños y niñas de 0 a 11 meses nunca habían recibido una vacuna.

Para difundir información sobre la campaña no se han escatimado esfuerzos. Un ejército de pregoneros ha anunciado la campaña de inmunización en las calles, mercados y lugares públicos de las comunidades de todo el país. En las ciudades y los poblados se han colocado carteles sobre el tema y se han distribuido casi 2 millones de folletos en iglesias, escuelas y hospitales.

Para los niños y las niñas, que desconocen la logística necesaria para poner en marcha una campaña de esta escala, estas vacunas son fundamentales para poder disfrutar de una infancia sana.


 

 

Ver el vídeo reportaje (en inglés)

Llegar a los niños y las niñas de Haití

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Búsqueda