Rwanda

En Rwanda, la vacuna contra la neumonía combate la principal causa de mortalidad infantil

Por Sam Nkurunziza

NYAMATA, Rwanda, 27 de septiembre de 2010 – Ha pasado poco más de un año desde que la vacuna neumocócica conjugada conocida como PCV7 se empezó a administrar en Rwanda. Esta vacuna protege efectivamente a los niños contra una de las causas más frecuentes de neumonía.

VÍDEO (en inglés):1 de septiembre de 2010 - Guy Hubbard, de UNICEF, informa desde Rwanda sobre el éxito del programa de vacunación infantil contra la neumonía.

 

En Nyamata, distrito de Bugesera, a más o menos una hora de Kigali, la capital de Rwanda, tanto los residentes como los trabajadores de la salud reconocen que se ha producido un gran cambio.

Efectos positivos

“La tasa de hospitalización de lactantes a causa de la neumonía se ha reducido”, afirmó la doctora Dariya Mukamusoni, directora del hospital de Nyamata. No obstante, agregó que los efectos de la vacuna “aún son difíciles de evaluar”, debido a que se introdujo hace solamente un año.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Nkurunziza
Jean Pierre Rwigamba y su hijo Kecy, de cuatro meses, son atendidos por una enfermera en el centro de salud Nyamata, del distrito de Bugesera en Rwanda.

La doctora Mukamusoni dijo que, aun cuando la administración de la vacuna es un factor crucial para reducir los casos de neumonía y sus complicaciones, igual de importante es brindar educación en materia de salud a las comunidades. Esta estrategia se relaciona estrechamente con la nueva vacuna, ayudando a los progenitores a tomar conciencia sobre la importancia de la vacunación.

Mukamusoni destacó el hecho de que cuanto más instruidos son los progenitores, menores son las probabilidades de que sus hijos contraigan la neumonía. La vacuna PCV7 se introdujo en Rwanda en abril de 2009, con apoyo de UNICEF, la Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización –o Alianza GAVI– y la Wyeth Corporation, que hizo una generosa donación. UNICEF, la Alianza GAVI y otros aliados trabajan con el Ministerio de Salud de Rwanda para fortalecer los sistemas encargados de prestar servicios de salud a la infancia.

Lo anterior ha permitido que Rwanda se cuente entre los primeros países en desarrollo en beneficiarse de la vacuna PCV7.

Educación sanitaria sobre el terreno

Durante una típica jornada de vacunación en el centro sanitario de Nyamata, cientos de padres y madres se presentan con sus hijos para hacerlos vacunar y escuchar a las enfermeras y a los trabajadores de salud comunitarios, que les proporcionan información sobre una gran variedad de temas; por ejemplo, lactancia materna, nutrición y planificación familiar.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Nkurunziza
En Rwanda, una enfermera administra a un bebé la vacuna neumocócica conjugada, conocida como PCV7.

“Comprendo que el crecimiento y el sano desarrollo de los niños y las niñas es una responsabilidad que comparten los progenitores”, dijo Jean Pierre Rwigamba, que llegó al centro con Kecy, su hijo de cuatro meses. Él se había encargado de llevar a vacunar a su hijo, pues su esposa tenía otras ocupaciones ese día.

A Rwigamba, un conductor de profesión, le entusiasma saber que Rwanda se está beneficiando de la nueva vacuna neumocócica, y está seguro de que si otros países en desarrollo siguen el ejemplo del suyo, las futuras generaciones del mundo entero tendrán una vida mejor.

Una enfermedad que no tiene por qué cobrar vidas infantiles

Las estadísticas disponibles indican que, todos los años, la neumonía causa la muerte a casi dos millones de niños y niñas menores de cinco años; es decir, más que el SIDA, la tuberculosis y el paludismo combinados. Las proyecciones muestran que si todos los demás países siguieran el ejemplo de Rwanda, se evitarían millones de muertes infantiles en los próximos 20 años.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Nkurunziza
Un niño de corta edad recibe la vacuna en el centro de salud Nyamataen el distrito de Bugesera en Rwanda.

Doune Porter, portavoz de la Alianza GAVI, explicó que era importante que los países ricos se enteraran del enorme número de muertes infantiles que todos los años ocasiona la neumonía. “En el mundo occidental, la mayoría de la gente piensa que esta enfermedad solamente cobra la vida de las personas ancianas”, dijo. “En África, sin embargo, la neumonía es la primera causa de mortalidad infantil. Esta razón debería bastar para que los gobiernos donantes trabajen con ahínco y se aseguren de que los niños y niñas de todos estos países en desarrollo tengan acceso a estas vacunas.

“Estoy gratamente impresionada con el trabajo que realizan y la educación en materia de salud que imparten los agentes sanitarios externos en las comunidades”, agregó Porter, que recientemente visitó clínicas en Rwanda y mantuvo reuniones con padres, madres y trabajadores de la salud.

Muchos aliados privados también están trabajando para hacer llegar vacunas a los lugares donde más se necesitan, contribuyendo a que los países avancen firmemente hacia el logro del Objetivo de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas sobre salud infantil. A principios de este año, la Fundación Bill & Melinda Gates anunció que, en los próximos 10 años, invertirá 10.000 millones de dólares en servicios de vacunación.


 

 

Búsqueda