Panorama: Níger

Las comunidades de África occidental se preparan para una vasta campaña de vacunación

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2009/Bisin
Balki Garba, de 28 años, vive con sus cuatro hijos en la aldea de Kadamari, en la región nigerina de Zinder. Los hijos de la Sra. Garba han sido vacunados contra la poliomielitis.

Por Sandra Bisin

REGION DE ZINDER, Níger, 27 de febrero de 2009 – En el Níger, los dirigentes religiosos y los líderes tradicionales han pasado a ocupar un lugar de vanguardia en las labores de comunicación sobre una campaña sincronizada de vacunación contra la poliomielitis que se puso en marcha hoy en África occidental.

Se trata de una campaña que se desarrollará en dos etapas en Nigeria, Benin,  Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Ghana, Mali, el Níger y Togo. El primer ciclo de inmunización se llevará a cabo desde hoy hasta el 2 de marzo, y el segundo del 27 al 30 de marzo.

Vea el Vídeo

Un debate importante

Al encaminarse recientemente a una asamblea de líderes tradicionales en la aldea de Kadamari, localizada en la región de Zinder, en la parte sudoriental del Níger, el dirigente religioso Malangani Mahama sabía que el mensaje que iba a trasmitir significaría un reto a las creencias de algunos de los ancianos de la comunidad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2009/Bisin
Malangani Mahama, un dirigente religioso de la aldea de Kadamari, educa a los líderes tradicionales y a los jefes y jefas de familia sobre la importancia de la vacunación contra la poliomielitis.

“Como saben, en el Níger está por comenzar una campaña de vacunación contra la poliomielitis”, comenzó diciendo el Sr. Mahama. “El año pasado, varias familias de la aldea se negaron a vacunar a sus hijos. Tengo la responsabilidad de asegurarles que no hay nada malo con esa vacuna y de decirles que la inmunización es la única manera de salvar a los niños y niñas de una enfermedad debilitante”.

Esas palabras del Sr. Mahama fueron el prólogo de un importante debate.

Concepciones erróneas sobre la vacuna antipoliomielítica

En varias regiones del Níger sudoriental, donde la sociedad es generalmente conservadora, las autoridades de salud pública tienen problemas desde hace tiempo porque muchos padres siguen rehusándose a que sus hijos sean vacunados. Creen, por ejemplo, que las gotas de la vacuna oral les causarán a los niños impotencia cuando lleguen a la edad adulta, o que les ocasionarán otros problemas de salud.

“En nuestra aldea, hay personas que están convencidas de que la vacuna deja sordos a los niños o que los hace desobedientes”, comentó Lamine Mato, integrante influyente de la comunidad de Kadamari. “Por eso hay padres que se niegan a inmunizar a sus hijos. Pero son los padres, porque las madres nunca se han opuesto a la inmunización de los niños”.

Kadamari es una de las 10 aldeas de la región de Zinder donde se registraron rechazos contra la inmunización durante una campaña de vacunación contra la poliomielitis en 2008. Pero se espera que este año la situación mejore.

Concienciar a la comunidad

El Sr. Mahama es uno de los 2.400 líderes tradicionales y dirigentes religiosos que en 2008 recibieron, como parte de un proyecto apoyado por UNICEF, capacitación sobre concienciación comunitaria con respecto a la importancia de la inmunización contra la poliomielitis.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2009/Bisin
Una asamblea de líderes tradicionales y ancianos en la aldea de Kadamari.

“Afortunadamente, las personas más influyentes de Kadamari han comprendido lo importante que resulta vacunar a los niños, y esperamos que cuando comience la campaña los equipos de vacunación sean bien recibidos en la aldea”, dijo el Sr. Mahama.

Más de 3.000 agentes de movilización comunitaria han estado realizando visitas domiciliarias de preparación para la campaña de vacunación, explicándoles a las familias lo que sucederá y convenciendo a los padres de que abran las puertas de sus hogares a los equipos de vacunación.

Los agentes de movilización comunitaria son en su mayoría mujeres, pero en algunos sitios donde se practica una versión conservadora del islamismo, como la aldea de Ian Koublé –que en la lengua haussa significa “aldea de las mujeres encerradas”– es necesario que los agentes sanitarios sean hombres, porque deben tratar con los varones de la comunidad.

Signos esperanzadores en Kadamari

Todo parece indicar que gracias a las labores de movilización, la aldea de Kadamari está bien encaminada hacia la conquista de la meta de la vacunación universal, ya que para algunas familias del lugar la inmunización contra la poliomielitis ya se ha hecho realidad.

“Cada vez que hay una campaña de vacunación, las mujeres deberían llevar a sus niños a inmunizar”, afirmó Balki Garba, una mujer de 28 años, madre de cuatro hijos. “Cuando un niño se enferma, representa un problema para toda la familia”.

También se han logrado avances mediante un cuidadoso plan de mensajes en los medios de difusión, como los anuncios breves de radio y televisión, que han ayudado a aumentar la aceptación de la vacuna contra la poliomielitis por parte de los padres y madres.

Solamente en el primer ciclo de vacunación de los días nacionales de inmunización, que son coordinados desde 1997 por el Ministerio de Salud (con apoyo de UNICEF), la Organización Mundial de la Salud y otros aliados, se distribuirán más de 4,7 millones de dosis de vacuna antipoliomielítica oral, con el objetivo de inmunizar a más de 4,2 millones de niños menores de cinco años.


 

 

Vídeo (en inglés)

18 de febrero de 2009: Elizabeth Kiem, corresponsal de UNICEF, informa sobre las actividades orientadas a aumentar la participación popular en una campaña de vacunación contra la poliomielitis en ocho naciones de África occidental.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda