Panorama: Níger

Campaña para inmunizar a 2,9 millones de niños nigerianos contra el sarampión

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Niger/2007/Diallo
El Presidente de Níger, Mamadou Tandja, consuela a Ansoumane, un niño de 16 meses de edad, que acaba de recibir la vacuna contra el sarampión.

Por Gaelle Bausson

NIAMEY, Níger, 7 de enero de 2008 – Bajo la mirada atenta del Presidente de Níger, Mamadou Tandja, el pequeño Ansoumane, de 16 meses de edad, cierra los ojos y aprieta con fuerza sus puñitos al recibir un pinchazo en el brazo que desencadena una salva de aplausos.

“Unas pocas lágrimas son un precio muy razonable”, dice el Sr. Tandja mientras consuela al niño.

Ansoumane es uno de los 2,9 millones de niños y niñas que UNICEF y el Ministerio de Salud de Níger se proponen vacunar contra el sarampión durante la campaña integrada de inmunización de una semana de duración que se lleva a cabo actualmente en ese país.

“El objetivo principal consiste prevenir las muertes y la discapacidad provocadas por el sarampión, y darle a todos los niños y niñas nigerianos el mejor comienzo posible en la vida”, afirma Akhil Iyer, representante de UNICEF en el Níger.

Al igual que miles de mujeres con niños, Ramatou Saidou, la madre de Ansoumane, se enteró por la radio del sitio al que debía llevar a su hijo para que lo vacunaran. “Escuché que de esa manera mi hijo estaría protegido contra esa enfermedad mortal”, señala. Uno de los aspectos más importantes de la campaña de inmunización es que los medios de comunicación, los dirigentes tradicionales y religiosos y los voluntarios se movilizaron de manera conjunta para difundir el mensaje sobre la importancia de la vacunación contra el sarampión.

Todos los niños deberían estar protegidos

Antes de que en el Níger se pusiera en marcha una serie de intensas actividades de lucha contra el sarampión por medio de la primera campaña de 2004-2005, que contó con el apoyo de la Iniciativa contra el sarampión, esa enfermedad era una de las principales causas de mortalidad y discapacidad infantil en este país africano. Según la Oficina de UNICEF en el Níger, la incidencia anual del sarampión ha disminuido entre 2003 y 2006 de 40.000 casos y 500 muertes a 478 casos y cuatro muertes.

Sin embargo, debido a que algunas zonas del país aún carecen de cobertura de vacunación contra el sarampión, anualmente quedan desprotegidos unos 360.000 niños y niñas nigerianos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NIGA00138/Pirozzi
En la aldea de Saounaoua, en la región de Maradi de Níger meridional, un agente sanitario comunitario vacuna a un niño.
“Todos los niños deberían estar protegidos mediante esta intervención simple, que puede salvar vidas”, explica Mariama Issoufou Ibrahim, Jefa de Enfermeras del Centro Sanitario Talladje, que funciona en Niamey. “No saben lo bien que me siento al poder poner en práctica mis aptitudes y conocimientos para prevenir que los niños y niñas se enfermen. En mi vida he visto demasiados niños muertos o discapacitados debido al sarampión”.

Además de la vacuna contra el sarampión, los niños de 12 meses a cinco años de edad reciben una dosis de medicamentos contra los parásitos, con los que se combate la anemia y la desnutrición. De esa manera, la campaña brinda a los niños y niñas acceso a una muy necesaria atención preventiva de la salud de carácter integral. También se trata de la primera iniciativa de lucha contra los parásitos de semejante envergadura en la historia de Níger.

Valioso apoyo de diversas fuentes

La Iniciativa contra el sarampión es una alianza dedicada a reducir a nivel mundial la mortalidad debida a esa enfermedad. El sarampión continúa siendo en todo el mundo una de las principales causas de enfermedad y discapacidad infantil y una de las principales causas de mortalidad en la infancia en los países en desarrollo, a pesar de que desde hace varios decenios se dispone de una vacuna segura a un costo inferior a un dólar por niño.

El objetivo de la Iniciativa consiste en reducir la tasa de mortalidad debida sarampión en un 90% para 2010 con relación a los niveles del año 2000.

La campaña de inmunización de Níger está encabezada por el Ministerio de Salud, que recibe asistencia financiera y técnica de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y una coalición de integrantes de la Iniciativa contra el sarampión.

La campaña tiene un costo de 2,3 millones de dólares, en su mayor parte provenientes de organismos internacionales. Gracias al generoso apoyo de los Centers for Disease Control de los Estados Unidos, la Fundación pro Naciones Unidas y el Gobierno de Noruega, UNICEF es el contribuyente principal. El organismo internacional ha aportado más de 1,5 millones de dólares para la adquisición de vacunas, jeringas y elementos de la cadena de refrigeración, así como para cubrir los gastos de transporte, capacitación y movilización social.


 

 

Búsqueda