Kenya

Mediante una campaña de emergencia contra el sarampión se trata de inmunizar a 5,5 millones de niños y niñas en Kenya

Imagen del UNICEF
© UNICEF Kenya/2006/Bonn
Una niña keniana sostenida por su madre es vacunada contra el sarampión en un centro médico de Kibera Sur.
Por Julie Mwabe y Emma Cockburn

GARISSA / NAIROBI, Kenya, 9 de mayo de 2006 – Más de medio millón de niños y niñas menores de cinco años ya han sido inmunizados contra el sarampión y la poliomielitis durante la primera fase de una campaña de vacunación de niños vulnerables en las provincias Central y Nororiental de Kenya.

UNICEF y sus aliados esperan poder inmunizar en total a unos 5,5 millones de niños y niñas durante las dos fases de la campaña y detener un brote de sarampión que en los últimos seis meses ha causado la muerte de 42 niños y niñas y más de 1.600 casos de esa enfermedad.

"Esta campaña salva vidas. Cuando el sarampión mata a un niño estamos perdiendo una persona que podría ser útil en el futuro", comentó Ahmed Omar, Oficial Médico Provincial. El funcionario agregó que cuando los niños se enferman, sus familias, que ya se encuentran en situación de pobreza, sufren la devastación económica adicional que significan los gastos de la atención médica y los costos de los hospitales.

El éxito de las advertencias

A fin de que la campaña pueda alcanzar a tantos niños y niñas, los equipos de movilización social difunden información acerca de la vacunación gratuita. Esas labores revisten particular importancia en la Provincia Nororiental, donde la mayor parte de la población es nómada y no estaría al tanto de la campaña de no mediar el trabajo de esos equipos.

Los movilizadores sociales difunden información sobre la campaña mediante programas radiales, carteles y oriflamas. También propagan el mensaje por medio de altavoces instalados en automóviles y realizando visitas domiciliarias individuales.

Mary Maleki, enfermera pediátrica, fue una de las muchas residentes de Kibera, el tugurio urbano más grande de Nairobi, que colaboró durante el primer día con la campaña. La enfermera recorrió los accidentados caminos y senderos de Kibera gritando: "¡Vengan hoy mismo a vacunar a sus hijos!".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Kenya/2006/Bonn
Una niña de corta edad es vacunada en el centro médico de Kibera Sur durante la campaña de inmunización destinada a brindar protección a unos 5,5 millones de niños y niñas kenianos menores de cinco años.

En los diversos puestos de inmunización, decenas de madres formaron largas filas y esperaron turno para que sus hijos e hijas recibieran las vacunas. La nutrida presencia de madres con sus hijos e hijas en los sitios de vacunación se debió a las advertencias acerca del brote de sarampión.

Sin embargo, los movilizadores sociales también encontraron cierta resistencia. "Un padre se negó reiteradamente a que se vacunara a sus hijos, de manera que lo fui a visitar tres veces a su casa", contó Ahmed, un voluntario en Garissa. “Le recordé el caso de un vecino que no había autorizado que se inmunizara a su hija, que luego murió de poliomielitis en el hospital de la localidad. Después de mi tercera visita, mi vecino dio su consentimiento para que se vacunara a sus cinco hijos”.

Un modelo en materia de inmunización

En la mayoría de los países vecinos de Kenya, un 75% de los niños y niñas no fue inmunizado, lo que dio lugar a brotes de enfermedades en diversos sitios donde recibían albergue los refugiados. Para reducir el riesgo de que los niños kenianos fueran víctimas de infecciones propagadas a través de las fronteras, UNICEF abrió una clínica en una zona de Kenya donde se han instalado refugiados somalíes. La organización alienta a las refugiadas con hijos a que los lleven a la clínica para que sean inmunizados.

El objetivo de la campaña consiste en vacunar a un 95% de los niños vulnerables en las dos provincias señaladas. Además de recibir las vacunas contra el sarampión y la poliomielitis, los niños y niñas menores de cinco años reciben suplementos de vitamina que aumentan aún más su inmunidad. Las investigaciones demuestran que los suplementos de vitamina A pueden reducir la mortalidad infantil en un 25%.

Esta es la primera fase de una campaña de dos etapas dirigida a proteger a la niñez de Kenya del sarampión y la poliomielitis. Ese país africano, que puso en marcha un programa nacional de inmunización en 2002, representa un modelo para sus vecinos. Entre 2002 y 2004, Kenya logró reducir el número de casos de sarampión de 7.000 a 20, y los organizadores de la actual campaña esperan obtener ahora un éxito similar.

UNICEF ha prometido contribuciones por 3,47 millones de dólares, mientras que la Organización Mundial de la Salud ha donado 3,33 millones de dólares para la campaña de inmunización. Sin embargo, el Gobierno de Kenya necesita 27,7 millones de dólares para poder vacunar a todos los niños y niñas de entre nueve meses y cinco años de edad en las dos etapas de la campaña de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis.


 

 

Búsqueda