Panorama: la India

UNICEF apoya el esfuerzo final por la eliminación de la poliomielitis en la India

Por Rajat Madhok

MORADABAD, la India, 8 de junio de 2011. Para Paro, una niña de 14 años, hoy es un día de gran importancia. Paro se siente muy orgullosa de ser la jefa de un bulawa toli, un grupo de niños y niñas que va de casa en casa, callejón por callejón, haciendo sonar silbatos y entonando consignas que anuncian la llegada a la comunidad de los equipos de vacunación contra la poliomielitis.

VÍDEO (en inglés): 23 de mayo de 2011. Sarah Crowe, de UNICEF, informa sobre los esfuerzos que se llevan a cabo en la India para eliminar definitivamente la poliomielitis.  Véalo en RealPlayer

 

Paro y sus amigos llaman a las puertas de las viviendas para asegurar que todos los niños y niñas hayan recibido las dos gotas de la vacuna oral antipoliomielítica. En cada vivienda que visita el grupo se le suman más niños, de manera que en poco tiempo hay decenas y decenas de niños muy animados que hacen resonar el aire con sus consignas, anunciando que sus comunidades, sus estados y toda la nación se liberarán pronto de esa enfermedad.

Al mismo tiempo y en otro vecindario de la localidad, Sanjida, de 37 años de edad, lleva a cabo de manera mucho menos ruidosa sus labores de vacunación de niños junto a una colega. Aunque aquí no se escuchan consignas, el objetivo es el mismo, ya que se trata de liberar a la comunidad del mortífero virus. Sanjida ha sufrido en carne propia los efectos de la poliomielitis ya que contrajo el virus cuando tenía apenas dos años de edad.

Examinar a todos los niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2011/Curtis
Paro, de 14 años de edad, y los demás integrantes de su grupo de activistas realizan visitas domiciliarias para individualizar a los niños y niñas del estado indio de Uttar Pradesh que no han sido inmunizados contra la poliomielitis.

Paro y Sanjida son ejemplos de los miles de personas que trabajan día y noche para que la India elimine definitivamente la poliomielitis, una enfermedad que puede tener resultados letales para los niños. Solamente en el estado de Uttar Pradesh, uno de los más pobres de la India, hay más de 250.000 agentes de salud de todos los niveles comprometidos en la lucha por la erradicación de la enfermedad.

A tal fin, Sanjida y sus colegas han adoptado un nuevo enfoque que consiste en brindar orientación a las familias acerca de cuestiones que no se limitan a la vacunación contra la poliomielitis. Por ejemplo, hablan sobre la higiene y el saneamiento adecuado. Asimismo, les explican a las madres la importancia de alimentar a los recién nacidos con su calostro y practicar el amamantamiento exclusivo durante los primeros seis meses de vida, por lo menos. “Si hacen eso”, explica Sanjida, cuyo marido también fue víctima de la poliomielitis, “sus hijos tendrán fuerzas suficientes para defenderse de la enfermedad”.

Los anuncios de interés público y la participación de los dirigentes religiosos que incluyen el tema de la eliminación de la poliomielitis durante los sermones y rezos también han marcado una notable diferencia. Ahora, un mayor número de personas se acercan a los agentes de vacunación y les piden que inmunicen a sus hijos, lo que representa un importante cambio con respecto a las posiciones previas en ciertas comunidades que se oponían con fuerza a las campañas de vacunación.

Combatir el estigma social

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2011/Curtis
Sanjida, una trabajadora de la salud de 37 años de edad, contrajo la poliomielitis cuando era una niña de corta edad.

Qari Mohammad Umar tiene 48 años y es el sacerdote superior de la mezquita de Moradabad, así como uno de los dirigentes comunitarios que aboga más fervientemente por la eliminación de la poliomielitis.

”Al principio tuvimos muchos problemas, porque la gente nos hacía frente, y muchas veces cuando las familias veían a los agentes de vacunación”, explica Umar, cuyo sobrino contrajo la poliomielitis. “Enviaban a sus hijos con los familiares de otras localidades o los escondían, porque creían que la vacuna les iba a causar impotencia”.

“Pero conseguimos que los doctores y los ancianos de la comunidad hablaran con los habitantes y les convencieran de que la vacuna no sólo es buena para los niños sino para toda la nación”, añade.

Pese a que el virus parece estar totalmente controlado en las comunidades, y a que hace más de un año que en el estado de Uttar Pradesh no se registra un solo caso de poliomielitis, aún persiste una gran preocupación por las poblaciones migrantes con modos de vida nómada, ya que en esas circunstancias la vigilancia y el control de la propagación del virus constituye un difícil desafío. UNICEF y sus aliados trabajan incansablemente en los vecindarios donde se alojan esos sectores nómadas de la población. Además, realizan labores de vigilancia y control en los puntos de tránsito importantes, como las estaciones de trenes y autobuses, por donde pasan muchos niños que podrían ser portadores del virus de la poliomielitis. En esos lugares se vacuna diariamente a centenares de niños y esos esfuerzos continúan.

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2011/Curtis
Una agente de salud dedicada a la inmunización contra la poliomielitis busca niños en un tren detenido en la estación ferroviaria de Moradabad, en el estado indio de Uttar Pradesh. Su misión consiste en vacunar contra esa enfermedad a todos los lactantes que logre encontrar.

En lo que va del año, en la India sólo se ha registrado un caso de poliomielitis. Se trató de una niña de 18 meses de edad de la localidad de Howrah, cerca de Calcuta. Ese único caso representa una notable disminución con relación a los 42 que se registraron en 2010 y a los 741 que habían ocurrido el año anterior.

A pesar de que le entusiasma la posibilidad de que la India logre eliminar la poliomielitis, Rod Curtis, Especialista en comunicación para el desarrollo de UNICEF, está preocupado por la situación de esas comunidades migrantes. La niña que contrajo la poliomielitis este año no se contagió localmente sino que el virus provenía de Delhi.

El reto de los migrantes

“Sabemos que eso es lo que sucedió”, explica Rod Curtis, “pues tomamos muestras ambientales que nos demostraron que alguien propagó el virus en esa región pues había viajado en tren desde Delhi, distante más de 1.000 km de Calcuta. Se trata de un ejemplo claro del peligro que pueden representar las poblaciones migratorias cuando nos estamos acercando a la eliminación total de la poliomielitis en la India”.

En Bhramapuri, entretanto, Paro ha tenido un día muy satisfactorio ya que se ha vacunado a casi 300 niños. La joven campeona de la salud se prepara ahora para la próxima jornada de inmunización, en la que ella y su pandilla de amigos y amigas volverán a recorrer las calles, buscando casa por casa a los niños y niñas que aún no hayan sido vacunados. Paro y los demás jóvenes activistas están decididos a continuar la lucha hasta lograr la eliminación total del mortífero virus.


 

 

Búsqueda