Inmunización

Procurar vacunas y suministros de vitamina A

Imagen del UNICEF
En la unidad de salud infantil del Ministerio de la Salud de Lusaka (Zambia), las vacunas contra el sarampión para una campaña de inmunización permanecen en el interior de una caja térmica que mantiene las vacunas a una temperatura baja y constante para conservar su potencia.

OBJETIVO: EL UNICEF garantizará suministros de vitamina A y vacunas a nivel mundial. Concretamente, el UNICEF mantendrá un suministro ininterrumpido y a largo plazo en países de renta baja mediante una previsión fidedigna y una financiación segura y estable.

El reto

Durante más de 50 años el UNICEF ha estado suministrando vacunas a los niños del mundo como parte de las campañas de vacunación y de control de las enfermedades, comenzando a final de los años 40 con la BCG para la tuberculosis infantil. En 2009, UNICEF proporcionó 2.990 millones de dosis de vacunas a 82 países para proteger a la infancia de esos países de un puñado de enfermedades mortales, incluida la polio, el sarampión, el tétanos, la difteria, la tos ferina y la tuberculosis.

El UNICEF es uno de los mayores proveedores de vacunas en las campañas para erradicar la polio, eliminar el tétanos de la madre y del neonato y controlar el sarampión. El UNICEF también suministra vacunas a la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI) centrada en la distribución de vacunas nuevas y de las insuficientemente utilizadas a los países más pobres.

La División de Suministros de UNICEF adquirió:

  • 2.990 millones de dosis para 82 países,
  • 574,7 millones de comprimidos de vitamina A para 74 países,
  • 345,7 millones de jeringuillas autodesechables,
  • 43 millones de mosquiteros tratados con insecticida de larga duración para 49 países,
  • 260 millones de pastillas antihelmínticas,
  • equipos de cadena de frío por un valor de 18 millones de dólares estadounidenses.

En los últimos años, el UNICEF se ha encontrado con serias dificultades para hacer frente a la demanda de vacunas – tanto por la cantidad necesaria como por la urgencia– y la escasez de las mismas están poniendo en peligro los programas de inmunización. Los cambios en el mercado –las fusiones entre las grandes compañías farmacéuticas y la diversificación en el uso de vacunas entre los países en desarrollo y los países industriales– ha reducido el número de fabricantes que producían las vacunas infantiles tradicionales. Muchos han interrumpido la producción (o la han reducido) de las vacunas antiguas, las más baratas, para sacar otros productos farmacéuticos nuevos que les reporten más beneficios.

 

La Solución

La mayoría de las vacunas requiere uno o dos años de fabricación. Para garantizar un suministro regular de las vacunas, es esencial que los fabricantes tengan pedidos suficientes con antelación y la seguridad de que habrá una demanda de sus productos. El UNICEF no pudo en el pasado establecer compromisos a largo plazo con los fabricantes porque la financiación de los países donantes se asignaba año por año. Sin estos compromisos, los fabricantes no pueden garantizar que los tipos de producción de vacunas infantiles de bajo costo continúen disponibles.

Al ser el mayor comprador de vacunas para los países más pobres del mundo, el UNICEF está tomando varias medidas para prevenir una crisis y garantizar la seguridad del suministro de vacunas. En primer lugar, la organización va a tratar de firmar contratos de compra más garantizados con los grandes proveedores, de manera que éstos puedan planificar por adelantado, con la seguridad de que el UNICEF comprará sus vacunas. En segundo lugar, el UNICEF está convenciendo a los donantes para que establezcan un compromiso financiero a largo plazo durante periodos de varios años. Por ultimo, el UNICEF trabaja con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la mejora de la planificación, previsión y administración de las vacunas una vez que llegan a su destino.

Progresos

  • El número total de dosis de vacunas adquiridas por UNICEF aumentó de 2.600 millones de dosis para más de 80 países en 2008, valoradas en más de 633 millones de dólares estadounidenses, a 2.990 millones de dosis para 82 países en 2009, valoradas en más de 806 millones de dólares.
  • Como parte del Programa Ampliado de Inmunización, los envíos de UNICEF de vacunas orales contra la poliomielitis creció de 1,82 millones de dosis en 2008 a 2,28 millones de dosis en 2009. UNICEF también envió 106,9 millones de dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos, la tosferina y la hepatitis B en 2009 en comparación con los 71,7 millones de dosis de 2008.
  • Entre las intervenciones de salud no vinculadas al Programa Ampliado de Inmunización, el envío de UNICEF de vacunas contra el sarampión, paperas y rubeola creció de 1,1 millones de dosis en 2008 a 4 millones de dosis en 2009; el de suplementos vitamínicos creció de 541,5 millones de pastillas en 2008 hasta 574,7 millones en 2009; y el envío de mosquiteros tratados con insecticida de larga duración creció de 19,1 millones para 47 países a 4,3 millones para 48 países durante el mismo período.

 


 

 

Búsqueda