Inmunización

Panorama general

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ02-0238/Geenen
Después de recibir sus vacunas individuales contra el sarampión, un grupo de niños y niñas esperan al aire libre, cada uno con una tarjeta en la mano que dice “Campaña contra el sarampión 2002 – Me han inmunizado” en la escuela primaria de Mirera.

La inmunización es una de las intervenciones de salud pública más exitosas y rentables. De acuerdo con los datos más recientes, las actividades efectuadas a escala mundial en 2010, para inmunizar a los niños contra enfermedades que ponen en peligro su vida mediante la vacunación, alcanzaron la cifra récord del 109% de los niños de corta edad, es decir, 109 millones de niños. Asimismo, evitar así más de 2 millones de muertes e innumerables casos de enfermedad y discapacidad anuales.

Sin embargo y pese a los significativos progresos en los últimos años, esta circunstancia deja a 19,3 millones de niños (casi el 20% de los niños y niñas nacidos al año) sin inmunización y expuestos a discapacidades o muerte prematura. Entre los niños inmunizados, en torno al 68% vive en 10 países con las poblaciones más elevadas y con las infraestructuras de inmunización más precarias del mundo.

La inmunización puede acelerar el crecimiento económico de un país. Diversos análisis que ponderan los costos frente a los beneficios han demostrado que la vacunación conlleva ganancias económicas, y lo que es más, la infraestructura, la aceptación y la gestión de los programas de inmunización constituyen una plataforma conveniente para la prestación de otros servicios integrados de salud y nutrición.

Las vacunas suministran al sistema inmunológico de una persona una variante inocua de una bacteria, toxina o virus que el cuerpo de una persona sana reconoce como extraño y al que responde fabricando una defensa (inmunidad).

La normativa mundial más comúnmente aplicada de la cobertura de inmunización rutinaria consiste en tres dosis de la vacuna DTP (difteria, tétanos y tos ferina) o DTP3, que recibe una persona. Las estimaciones más recientes muestran una tendencia positiva persistente en la cobertura mundial de DTP3, que abarcó al 85% de los niños menores de un año.

Las disparidades en la cobertura de inmunización existen dentro y entre las regiones y los países del mundo. Mientras la cobertura de DTP3 es del 96% en los países industrializados, ninguna de las regiones en Asia meridional y en el África subsahariana han sido capaces de alcanzar una cobertura tan alta, lo que ha dejado a grandes poblaciones sin inmunización en los países menos favorecidos. Para complicar la situación todavía más, en muchos países predomina la desigualdad en materia de cobertura, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

UNICEF y sus organizaciones aliadas responden al desafío con un impulso mundial para garantizar la inmunización de los niños más inaccesibles, cuya mayoría vive en África y Asia. Las iniciativas principales están en marcha para acelerar el desarrollo y el despliegue de vacunas nuevas e infrautilizadas, por ejemplo la vacuna contra la hepatitis B (Hep B) y la Haemophilus influenzae tipo B (Hib). El número de países que emplean la vacuna de la hepatitis B ha aumentado desde 107 en 2000 hasta 179 en 2010; y para la vacuna Hib la cifra pasó de 29 países en 1997 a 166 en 2010.

Se han realizado progresos significativos para reducir la mortalidad y la morbilidad debidas enfermedades evitables mediante vacunación como la poliomielitis, el sarampión y el tétanos materno y neonatal, por medio de actividades o campañas de inmunización suplementarias, además de programas de vacunación rutinarios. Estas campañas brindan oportunidades valiosas de llegar a niños de una franja de edad mayor, en comparación con la vacunación rutinaria, y de introducir otras intervenciones imprescindibles para la vida de alta repercusión como las pastillas de vitamina A, los mosquiteros tratados con insecticida y las pastillas antiparasitarias.

Logros aparte, la vacunación de todos los niños objetivo supone un desafío de enormes proporciones y no menor es el elevado coste aparejado. El suministro de vacunas tradicionales y nuevas (como la de la HepB y la Hib) puede costar ahora tanto como de 20 a 40 dólares estadounidenses por niño. Otros obstáculos para una mayor cobertura incluyen la falta de recursos sostenibles, una gestión y sistema de logística deficientes, desigualdad en los servicios y una falta de compromiso por parte de la comunidad.


 

 

La inmunización, una prioridad del UNICEF

El UNICEF promueve en todo el mundo el uso de vacunas y de suplementos de vitamina A como medios efectivos para conseguir internacionalmente los siguientes objetivos: reducir un tercio las tasas de mortalidad en los menores de cinco años antes de 2010 y dos tercios  para 2015, según los deseos de Objetivo del Desarrollo para el Milenio.

Datos sobre inmunización

Búsqueda