Inmunización

UNICEF en acción

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Bangladesh/Khan
Shishita, de 10 meses de edad, es llevada a un centro de inmunización por su madre Shuma Rani en Palpara, Tangai.

Todos los niños tienen derecho a sobrevivir y desarrollarse

La inmunización es una de las herramientas más potentes para poner fin a las muertes infantiles prevenibles y salvar así las vidas de tres millones de niños por año.

La Convención sobre los Derechos del Niño estipula que todos los niños tienen derecho a la vida y al acceso a la atención de la salud en un pie de igualdad. Hoy en día, cuatro de cada cinco niños del mundo son vacunados contra las principales enfermedades mortales, una proporción mucho mayor que el 20% que recibía esas vacunas hace poco más de 30 años.

A pesar de ese avance, la inmunización sigue siendo un componente esencial, aunque pendiente aún, del temario de la salud infantil. Casi uno de cada cinco lactantes continúa sin disfrutar de los beneficios de las vacunas que podrían salvarle la vida, y debido a ello sigue expuesto a peligros mucho mayores de discapacidad y muerte que los niños vacunados. Se calcula que anualmente mueren 1,5 millones de niños que no han sido inmunizados.

¿Por qué hay niños excluidos de la inmunización?

En 2013, 21,6 millones de niños no fueron vacunados. Los niños que quedan excluidos de las campañas de vacunación suelen ser los más pobres. Por lo general, se trata de niños que también carecen de comida suficiente y agua potable, que habitan viviendas deficientes, que no van a la escuela y que carecen de acceso a los niveles más elementales de atención de la salud. La exclusión de la inmunización afecta tanto a los niños de las zonas rurales como a los de las zonas urbanas y tanto a los de los países pobres como a los de las naciones de ingresos medianos. Los conflictos armados también impiden en muchos casos que los vacunadores inmunicen a los niños en las zonas afectadas. Otros niños quedan excluidos debido a que pertenecen a sectores étnicos minoritarios, o viven en lo más profundo de algún tugurio urbano, donde los servicios de salud son deficientes en el mejor de los casos. Algunas tradiciones o creencias religiosas pueden llevar a determinadas comunidades a rechazar la vacunación, mientras que otros grupos, como los nómadas, refugiados o migrantes, se desplazan constantemente de un sitio a otro.

Más de un 70% de los niños que no recibieron las dosis recomendadas de la vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3) viven en África y Asia sudoriental, y más de una tercera parte de ellos se encuentra en la India.


 

 

Búsqueda