Inmunización

La mortalidad por sarampión se reduce considerablemente

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ03-0189/Pirozzi
Un trabajador sanitario vacuna a un niño contra el sarampión, en la escuela primaria Esquadrao Bomboko de Malanje, Angola.

NUEVA YORK, 4 de marzo de 2005 – Se calcula que, desde 1999, el número de muertes infantiles a causa del sarampión se ha reducido en el mundo entero en un 39%. En África, la región que presenta las tasas más altas de mortalidad por esta enfermedad, se ha registrado el progreso más importante, con una reducción de casi el 50%.

El UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaron que los países están cumpliendo los objetivos que permitirán reducir a la mitad el número de muertes por sarampión para finales del año.

Todos los años nacen más de 130 millones de niños, y millones están en riesgo de contraer sarampión, particularmente los nacidos en los países de bajos ingresos. El sarampión amenaza seriamente la vida de los niños y las niñas menores de cinco años que presentan desnutrición y que no han sido vacunados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0290/Nesbitt
Awadia Alnoor, de 12 años, recibe una vacuna contra el sarampión en Nyala, la capital de Darfur del Sur.

El programa para derrotar el sarampión busca que la vacuna se administre al 90% de todos los niños y las niñas. Gracias al trabajo realizado para combatir otras enfermedades, a saber, la poliomielitis y el tétanos neonatal, ha sido posible desarrollar un método para llegar a los niños que no tienen fácil acceso a un centro médico. Cada tres a cuatro años, los niños tienen la oportunidad de vacunarse por segunda vez mediante actividades suplementarias de inmunización.

Francois Gasse, Oficial Superior de Proyectos de Inmunización del UNICEF, dice que la reducción del número de muertes por sarampión se debe a varios factores: apoyo constante de los gobiernos, asociaciones sólidas que proporcionan los recursos y el apoyo técnico, implementación efectiva en el campo y esfuerzo sostenido.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0676/Pirozzi
Un agente de salud vacuna contra el sarampión a Shahriyor, de cinco años, con una jeringa descartable, en una policlínica infantil del suroccidente de Tayikistán.

“Esta exitosa experiencia nos deja varias lecciones importantes”, dice Gasse. “No es realista esperar que, de la noche a la mañana, toda la población de un país tenga acceso a los establecimientos sanitarios. Algunos países tienen más limitaciones que otros debido a sus bajos presupuestos o a una deficiente infraestructura, pero a pesar de las dificultades, es posible prestar este servicio a los niños. Y ésta es la principal lección. Si algún día tenemos una vacuna contra el VIH, ya contamos con los medios, la estrategia y los conocimientos para atender a toda la población”.

A pesar de que las tasas de mortalidad son tan alentadoras, Gasse insiste en que es fundamental que los países piensen permanentemente en el futuro y mantengan viva la estrategia mediante campañas adicionales cada cuatro o cinco años. Solo entonces seguirán bajando las tasas de mortalidad.


 

 

Vídeo (en inglés)

4 de marzo de 2005:
Rachel Bonham Carter, del UNICEF, informa sobre las pruebas que indican que los países están cumpliendo las metas que permitirán reducir a la mitad el número de muertes por sarampión para finales del año 2005.

Anchura de banda:
baja| alta
(Real player)

Periodistas
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda