República Centroafricana

Intervención de emergencia para apoyar la salud de los niños en la República Centroafricana

Una campaña de vacunación de emergencia está en marcha en los centros para desplazados de Bangui, República Centroafricana.  Descarga este vídeo

 

Por Linda Tom

En la República Centroafricana, llegar a las poblaciones desplazadas con vacunas y otros tipos de asistencia vital es una prioridad urgente para UNICEF y sus aliados.

BANGUI, República Centroafricana, 13 de enero 2014 – Cerca de 20.000 personas –la mitad de ellos niños– han buscado refugio en los terrenos de la iglesia de Saint Sauveur, en Bangui, uno de los 65 lugares de la ciudad donde las familias desplazadas viven en condiciones precarias.

Después de semanas de inseguridad, la gente está tratando de rehacer sus vidas. A la entrada del campamento ha surgido un pequeño mercado. Los comerciantes venden dulces y crédito para el teléfono móvil, y ofrecen servicios de peluquería.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Yafara, de 19 años, llevó a su hija de 7 meses a una clínica que recibe apoyo de UNICEF, donde recibió tratamiento para la desnutrición.

Entre los que tratan de reconstruir sus vidas está Yafara, una mujer de 19 años que se vio obligada a huir de su hogar con su bebé de 7 meses. “Estoy aquí con mi madre, y llevamos ya una semana. Hemos venido para escapar de la guerra”, dice con un susurro suave. “Vimos cómo atacaban y asesinaban a nuestros vecinos. Nos escapamos con ropa para mi bebé y poco más”.

Yafara ha encontrado seguridad en el sitio para desplazados de Saint Sauveur, pero su hija, Sangama, no come bien. Debido al hacinamiento y la falta de acceso al agua potable, el saneamiento y la atención de la salud, los niños en el campamento corren el riesgo de padecer desnutrición.

En una clínica móvil que recibe apoyo de UNICEF y está a cargo de la ONG Action contre la faim, los médicos diagnosticaron a Sangama desnutrición aguda moderada y ahora está recibiendo tratamiento con alimentos terapéuticos listos para el uso de alto valor proteínico. 

Emergencia silenciosa

La República Centroafricana ha sido desde hace tiempo uno de los lugares más duros del mundo para ser niño. Incluso antes del último capítulo de la violencia, el país sufrió décadas de una emergencia silenciosa que ha privado a los niños de educación, protección y servicios sociales y de salud básicos. Pero desde que el 5 de diciembre de 2013 comenzara la reciente oleada de violencia, los niños necesitan incluso más protección y asistencia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Se estima que hay unos 10.000 niños viviendo en los asentamientos para personas desplazadas de Bangui, y esto aumenta el riesgo de que se produzcan brotes de enfermedades.

A medida que la crisis enfrenta a unas comunidades contra otras, la falta de seguridad ha provocado que desde el 5 de diciembre se hayan desplazado cerca de dos tercios de la población de Bangui, la mayoría niños y mujeres. En el último año, cerca de medio millón de niños en todo el país han sido desplazados, y los más vulnerables han huido al monte, donde están prácticamente sin acceso a servicios básicos o asistencia humanitaria. En total, 2,3 millones se han visto afectados por la crisis.

Una de las formas en que UNICEF está ayudando es a través de la detección de la desnutrición y la realización de una campaña de vacunación de emergencia integrada, que incluye la inmunización contra el sarampión y la poliomielitis, con la adición de suplementos de vitamina A y medicamentos para la eliminación de parásitos.

Un posible brote

Al otro lado del campamento, otra niña está recibiendo atención médica vital. Maiva Sayet, de 11 meses, es una de las primeras en ser vacunada en el primer día de la campaña de vacunación en Saint Sauveur.

Su madre dice: “Desde que llegamos aquí, mi hija se enferma con frecuencia, así que cuando me enteré de la campaña, vine de inmediato para vacunarla”.

La campaña de vacunación de emergencia, que se inició el 8 de enero, tiene como objetivo llegar a 210.000 niños en los principales campamentos de desplazados de la capital.

“Debido a que hay tantas personas que viven en campamentos superpoblados con poco acceso a servicios de salud y agua y saneamiento, la situación es extremadamente peligrosa para los niños”, dice Souleymane Diabaté, Representante de UNICEF en la República Centroafricana. “Todos los elementos están dados para que se produzca un brote potencialmente mortal de la enfermedad, y debemos hacer todo lo posible para evitarlo”.

UNICEF sigue apoyando a las clínicas de nutrición móviles en Saint Sauveur y otros sitios a través de Action  contre la faim y otros aliados.


 

 

Fotografía UNICEF Mia Farrow promueve la erradicación de la polio

 

Búsqueda