República Centroafricana

Una campaña de vacunación de emergencia protege a los niños del sarampión en Bangui, una zona afectada por el conflicto en la República Centroafricana

Imagen del UNICEF
© UNICEF Central African Republic/2013/Nambeanre
Aubierge Goneme ha traído a su hijo de 3 años, Teves, al Centro de Salud de Ouango en Bangui, República Centroafricana, para que reciba la vacuna contra el sarampión. En abril de 2013 se confirmaron ocho casos de la enfermedad.

Por Dede Nambeanre and Linda Tom

Una campaña de vacunación de emergencia protege a los niños contra el sarampión en Bangui, una zona afectada por el conflicto en la República Centroafricana.

BANGUI, República Centroafricana, 24 de mayo de 2013 – Es el primer día de una campaña de vacunación contra el sarampión y Teves, de 3 años, es uno de los primeros en ser vacunados en el Centro de Salud Ouango, en Bangui. Su madre, Aubierge Goneme, dice que supo de la campaña a través de la radio y de los organizadores que han pasado por su barrio con megáfonos y folletos.

“Sé que la vacuna evitará que Teves se enferme y le protegerá contra el sarampión”, dice. Después de recibir la vacuna contra el sarampión, Teves recibe también vitamina A y medicamentos antiparasitarios, como parte de la intervención sanitaria de emergencia después de un brote de sarampión en Bangui.

El golpe interrumpe los servicios médicos

A las 11 am, más de 150 niños han sido vacunados en el centro, una victoria para una campaña de vacunación de emergencia que afronta considerables desafíos. “Después del golpe de Estado, los centros de salud como el nuestro dejaron de funcionar como antes”, explica Eric Grengbo, un activista social que trabaja para la campaña. “El personal que vivía lejos no podía ir a trabajar porque no era seguro, y el que podía venir a trabajar tenía que llegar pronto a casa. También se redujo el número de pacientes que acudían al centro”, añade.

Dos meses después de que se produjera una ola de violencia y un golpe de estado, los residentes están tratando de volver a la vida normal. Algunas empresas y escuelas privadas han comenzado a abrir de nuevo. Si bien ha habido un menor número de incidentes de seguridad en el último mes, aún no se ha restablecido el orden en la capital. Los residentes informan que escuchan disparos en la noche, y se siguen denunciando ataques contra civiles, delitos, robos y detenciones arbitrarias.

Brote de sarampión en medio de los disturbios

A pesar de estos y otros desafíos, los padres y madres traen a sus hijos a vacunar a más de 100 sitios identificados por las comunidades y establecidos específicamente para la campaña, más de 60 de los cuales son sitios de vacunación de emergencia instalados en los puestos de salud, las iglesias, las mezquitas y las escuelas. “La gente no quiere oír más el ruido de las armas “, dice el Sr. Grengbo. “Las comunidades están apoyando la campaña porque les involucramos en ella; la prueba de ello se puede ver en todas las personas que están aquí hoy”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Central African Republic/2013/Nambeanre
Eric Grengbo (centro), una activista social que trabaja para la campaña de vacunación, observa a un niño que recibe la vacuna contra el sarampión. El objetivo es llegar a 125.000 niños durante la campaña.

Desde diciembre de 2012, la violencia y la inseguridad en la República Centroafricana han provocado el desplazamiento interno de más de 206.000 personas, y cerca de 49.000 han huido del país. Al menos 1,2 millones de personas han dejado de recibir servicios básicos, incrementando el riesgo de brotes de enfermedades. El conflicto, junto con las malas condiciones de vida y una tasa de vacunación contra el sarampión en niveles históricamente bajos (62%), ha puesto a un gran número de niños en situación de riesgo de contraer la enfermedad.

En respuesta a la confirmación de ocho casos de sarampión en abril, UNICEF está trabajando con el Ministerio de Salud, la Organización Mundial de la Salud, la Cruz Roja Africana Central y las organizaciones no gubernamentales aliadas Merlin, IMC, ACF y COOPI, para alcanzar a 125.000 niños durante la campaña del 22 al 26 de mayo. Se han adquirido unas 100.000 vacunas adicionales con los fondos donados por la aerolínea easyJet para mejorar la vacunación sistemática contra el sarampión en las regiones de alto riesgo del país. UNICEF y sus aliados están trabajando para apoyar la vacunación de emergencia en esta y otras partes importantes del país.

Llegar a las personas más necesitadas

“El sarampión es altamente contagioso y es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños, ya que reduce su resistencia a otras enfermedades”, dijo el Representante de UNICEF Souleymane Diabate. “Los niños con problemas de desnutrición y falta de acceso a servicios de salud son particularmente vulnerables. La buena noticia es que las muertes por sarampión se puede prevenir fácilmente con una vacuna altamente eficaz y segura”.

A medida que el acceso a aquellos que lo necesitan mejora, UNICEF continúa distribuyendo suministros que salvan vidas y está proporcionando apoyo de emergencia a la población afectada en materia de salud, nutrición, protección y agua y el saneamiento, en colaboración con las ONG presentes sobre el terreno, cuando lo permite el acceso.

Desde el golpe de estado del 24 de marzo 2013, UNICEF ha brindado apoyo directo para las actividades de salud de emergencia en los cuatro hospitales principales de Bangui y en centros de salud en todo el país, incluidos suministros médicos de emergencia para 141.000 personas durante más de tres meses.


 

 

Fotografía UNICEF: Inmunización

Búsqueda