Afganistán

La erradicación de la polio en Afganistán es una prioridad

Por Rajat Madhok

El Día Mundial de la Poliomielitis es el 24 de octubre.

En Afganistán, donde se vive la pobreza y la inseguridad, los movilizadores sociales están erradicando la polio de manera tranquila.

KANDAHAR, Afganistán, 23 de octubre de 2013 - La erradicación de la polio en Afganistán -uno de los tres países donde la enfermedad sigue siendo endémica- es una batalla diaria en todo el país. En el contexto más amplio de inestabilidad y sufrimiento que sigue atrayendo la atención del mundo, también es en gran parte invisible.

Pero en medio de este escenario se encuentran los que luchan contra los obstáculos sociales y culturales y trabajan largas horas tratando de hacer la diferencia en una lucha entre la vida y la muerte. Estos hombres y mujeres van de casa en casa, de pueblo en pueblo y de una mezquita a la otra para hablar sobre la importancia de la erradicación de la polio. A pesar de las amenazas de muerte y el temor de ser condenadoS al aislamiento, estos defensores de la causa están resueltos a librar a su país de esta enfermedad mortal de una vez por todas.

UNICEF se reunió con algunos de estos héroes para hablar sobre el trabajo que realizan y los problemas que enfrentan todos los días. A continuación se presentan algunos extractos de sus entrevistas.

© UNICEF Video
Rahila trabaja como activista de puerta en puerta para vacunar a los niños menores de cinco años contra la poliomielitis, a pesar de las amenazas de muerte y el temor de ser condenada al aislamiento.  Descarga este vídeo

 

Rahila* es una activista social de la poliomielitis:

Tres días antes de que comience la campaña de vacunación, nos vamos de casa en casa y las vamos marcando. Cada punto en la pared o en la puerta representa un niño en ese hogar. Los vacunadores inmunizan a todos los niños menores de 5 años.

En algunas áreas en las que trabajamos, algunas familias no permiten a vacunar a sus hijos. Algunas comunidades no se sienten a gusto con mujeres caminando de casa en casa en las calles. El principal desafío para los movilizadores sociales y los vacunadores es que las familias a veces piensan que las vacunas no son buenas para sus hijos, o se quejan de muchas campañas, por lo que, nosotros, los vacunadores y movilizadores sociales, tenemos que ayudarles a entender por qué es tan importante vacunar a todos los niños en todas las campañas y tenemos que convencerlos de que es seguro para sus hijos.

Es muy difícil trabajar en Kandahar siendo mujer. En primer lugar, la mayoría de las mujeres tienen que convencer a sus propias familias, que es un buen trabajo para una buena causa, que es seguro y que vamos a trabajar sobre todo con otras mujeres.

He estado trabajando como activista social de la polio durante unos años, y sigo enfrentando desafíos al trabajar en las comunidades. Soy criticada a menudo por trabajar fuera de la casa y por estar involucrada en este programa, pero sigo trabajando, porque creo que es mi derecho a contribuir a una mejor comunidad y yo creo que nuestros hijos tienen el derecho de estar protegidos contra la polio.

© UNICEF Video
Mullah Abdul Rauf, el jefe de una madrasa (escuela religiosa), y Gul Mohammad, un líder comunitario, disipan los temores e ideas erróneas relacionadas con la vacuna contra la polio.  Descarga este vídeo

 

Mullah Abdul Rauf es el jefe de una madrasa (escuela de enseñanza islámica) y apoya la erradicación de la poliomielitis:

Inicialmente, las madrasas estaban en contra de la vacunación e instábamos a la gente a no vacunar a sus hijos. Más tarde llegamos a entender que en la ley sharia no había nada que lo prohibiera. Los rumores en la comunidad apuntaban a que estas vacunas eran dañinas y podían afectar la fertilidad de los niños. Muchos mullahs y madrasas también decían que estaban prohibidas por el Islam. No estábamos en condiciones de decir que la vacunación era buena, simplemente porque no teníamos suficiente información.

El tema de la vacunación fue compartido y discutido con expertos religiosos e islámicos, y se dieron cuenta de que era bueno para el bienestar de los niños. La vacunación es islámica y un derecho humanitario de todos los niños.

Es nuestra responsabilidad proteger a nuestros niños de enfermedades peligrosas como la poliomielitis.

© UNICEF Video
Un estudiante trabaja como voluntario para ser un movilizador social de la vacuna contra la polio y descubre que su primo no ha sido vacunado.  Descarga este vídeo

 

Gul Mohammad es un líder de la comunidad que trabaja para educar a la gente sobre la importancia de la erradicación de la poliomielitis:

Hay muchas familias que se niegan a la vacunación. Muchas personas la odian. Mullah Molvi vino a nuestra comunidad y nos convenció de que no hay nada malo en las vacunas y que la vacunación oportuna evitará que nuestros niños sean infectados por el virus de la polio.

Desde que Mullah Molvi vino a hablar con nuestra comunidad, hemos cambiado nuestra forma de pensar, y todos mis hijos están vacunados. También participamos en las reuniones y hablamos con otras personas sobre los beneficios de estas vacunas.

En 2012, se reportaron un total de 37 casos confirmados de poliomielitis en Afganistán, una reducción significativa en comparación con 80 casos reportados el año anterior.

A partir del 19 de octubre se han reportado 8 casos confirmados del virus de la poliomielitis este año en Afganistán. Las áreas endémicas de la poliomielitis en el sur de Afganistán no han informado de un caso de polio en los últimos 10 meses.

*Nombre cambiado


 

 

Fotografía UNICEF: Llegar a todos los niños

Búsqueda