Fact Sheet Expert Opinion First Person Photo Essay
UNICEF logo

Inmunización

Tos ferina

next

La enfermedad:

La tos ferina es una infección respiratoria que se caracteriza por una tos peculiar. En los fuertes accesos de tos, el niño infectado puede tener dificultad para respirar y, al tratar de inhalar, produce un ruido “ferino” (de ahí su nombre: tos ferina). La tos ferina puede provocar graves secuelas, incluidas la neumonía, convulsiones, encefalopatía (inflamación del cerebro) y, en algunos casos, la muerte. La enfermedad suele atacar a los más pequeños, pero los adultos también pueden sufrir la enfermedad y transmitírsela a los lactantes y niños de corta edad que no estén vacunados.

La tos ferina está causada por la bacteria Bordetella pertussis, que invade el sistema respiratorio. La enfermedad es muy contagiosa y se propaga a través de las gotitas expulsadas por la persona infectada cuando tose o estornuda. Un niño también se puede infectar al entrar en contacto con la saliva o las flemas de un enfermo, o a través de objetos contaminados.

Síntomas:

La tos ferina es difícil de diagnosticar porque los síntomas iniciales no son muy diferentes a los de un resfriado (moquita y tos) y suelen aparecer entre los dos y 15 días después de haberse expuesto a la bacteria. Progresivamente, los accesos de tos se vuelven más violentos y prolongados. Algunos niños al toser pueden llegar a vomitar o arrojar pus, o, en los casos más graves, desarrollar infecciones respiratorias que dificulten su respiración.

Vacunación:

Hay dos tipos de vacunas de la tos ferina, la entera y la acelular. La vacuna de la tos ferina entera utiliza una versión inactivada de la bacteria causante de la enfermedad. La vacuna tos ferina acelular es una nueva variación que solo utiliza algunos elementos de esta bacteria, en vez de la bacteria completa inactivada. Aunque ambas son efectivas, la ventaja de la acelular es que reduce los leves efectos secundarios asociados con la vacuna entera: fiebre, urticaria, enrojecimiento o irritación de los brazos. Sin embargo, debido a que la vacuna acelular es mucho más cara de fabricación y la vacuna entera igualmente efectiva, en los países en desarrollo es más frecuente el uso de esta última. Cualquiera de las vacunas de la tos ferina se puede incluir en la triple combinación junto a las de difteria y tétanos (DTP). La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la administración de DTP en series de tres dosis a las seis semanas, 10 semanas y 14 semanas.

Objetivo:

Asegurar a nivel nacional antes de 2010 el 90% de vacunación sistemática en niños y niñas menores de un año, con una cobertura mínima del 80% en cada distrito o unidad administrativa equivalente.


Fuentes: OMS, CDC y UNICEF