Fact Sheet Expert Opinion First Person Photo Essay
UNICEF logo

Inmunización

El sarampión

next

La enfermedad:

El sarampión es una infección viral altamente contagiosa que mata a más niños y niñas que cualquier otra enfermedad prevenible mediante vacunación. El virus debilita el sistema inmunológico y deja a los niños muy susceptibles a complicaciones mortales, como la diarrea, neumonía y encefalitis. La población infantil de países en desarrollo es especialmente vulnerable al no tener acceso a servicios de salud adecuados. Los niños y niñas que sobreviven al sarampión pueden sufrir incapacidades permanentes, incluidas la ceguera, sordera y encefalitis.

 

Síntomas:

Los primeros síntomas suelen aparecer entre una semana y 12 días después de que el niño o niña se haya expuesto al virus. Se manifiestan con moquita, fiebre, ojos enrojecidos, dolor y tos y a veces aparecen pequeños puntos blancos dentro de la boca. Poco después salen los puntitos rojos que durarán una semana. La erupción se manifiesta primero en la cabeza y en la cara para luego extenderse a la espalda, pecho, brazos y piernas.

 

Transmisión:

El virus del sarampión se multiplica en la tráquea respiratoria y se transmite por las gotitas expulsadas en el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Los niños y niñas pueden infectarse de la enfermedad al aspirar esas gotitas, o entrar en contacto con líquidos de la nariz o garganta de una persona infectada. Una persona con sarampión puede transmitir la enfermedad cuatro días antes de que aparezca la característica erupción y varios días después.

 

Vacunación:

Existen dos tipos de vacunas de sarampión. Las que pueden administrarse con una sola dosis antígena y las que se dan en combinación con la rubéola (MR) o la rubéola y paperas (MMR). Todas las vacunas son efectivas y seguras. Hasta los ocho meses, los bebés suelen estar protegidos del sarampión gracias a la inmunidad de la madre. La OMS recomienda que la vacunación infantil se haga entre los nueve y 12 meses de edad. Como del 10 al 15% de las niñas y niños vacunados no quedarán protegidos con la primera dosis, se recomienda administrar una segunda para asegurar su protección. Aunque no existe un tratamiento concreto para el sarampión, la rehidratación oral y los suplementos de vitamina A pueden ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad.

 

Objetivo:

Reducir la mortalidad del sarampión en un 90% para el año 2010 en comparación con los niveles del año 2000.

 

La Respuesta:

En enero de 2001, el UNICEF junto con la Cruz Roja Americana, la Organización Mundial de la Salud (OMS), US Centers for Disease Control and Prevention (CDC) y la Fundación de las Naciones Unidas se unieron para formar la Measles Initiative. La iniciativa tiene como objetivo reducir la mortalidad del sarampión en un 90% para el año 2010 en comparación con los niveles del año 2000. UNICEF es el principal asociado en la adquisición y distribución de vacunas y materiales para la vacunación del sarampión. El organismo también apoya la puesta en marcha de las campañas del sarampión y, junto con la Cruz Roja Americana, es un activo colaborador en la movilización social. UNICEF trabaja con la OMS en las áreas de desarrollo de estrategia, construcción de consenso y vigilancia de programas.

El Plan estratégico para la reducción de la mortalidad y eliminación del sarampión a nivel regional 2001-2005 ofrece un marco de referencia para la orientación y coordinación de las actividades de reducción y eliminación regional del sarampión en los planos regional, nacional y mundial.

Fuentes: OMS, UNICEF