Fact Sheet Expert Opinion First Person Photo Essay
UNICEF logo

Inmunización

La vacunación en situaciones de emergencia

next Shamsul Farooq, Director adjunto de la División de Suministros del UNICEF

P: ¿En qué circunstancias dirige el UNICEF la vacunación de emergencia?
Farooq: En los últimos cinco años el UNICEF se ha comprometido a reunir el mínimo de necesidades cruciales y de urgencia para la supervivencia y protección de los niños y niñas en casos de desastres creados por el hombre, como conflictos y guerras, o en catástrofes naturales, como terremotos, huracanes e inundaciones. Aunque, afortunadamente las situaciones de urgencia ocurren con frecuencia en lugares donde el UNICEF ya ha estado presente, nuestras oficinas en esos países suelen estar abrumadas de trabajo y necesitadas de ayuda adicional. Nosotros nos encargamos de movilizar esa ayuda en la propia región desde la oficina central o, en algunos casos, a través de la movilización de organizaciones no gubernamentales y de otros asociados del UNICEF.

P: ¿Qué vacunaciones se realizan en estas situaciones?

Farooq: Se realizan todo tipo de esfuerzos para mantener los programas de vacunación regularmente, pero muchas veces no es factible llevarlas a cabo en situaciones de extrema emergencia. Por lo tanto, el UNICEF se centra en la polio y el sarampión. Vacunamos contra la polio para erradicar la enfermedad. Todos los años llegamos a 45 millones de niños y niñas de países en situación de emergencia, la mayoría de los cuales están en África y Asia. También vacunamos contra el sarampión – un gran asesino – porque los niños y niñas son muy vulnerables a esta enfermedad en estas situaciones.

P: ¿Cómo dirige el UNICEF la vacunación en zonas de conflicto?

Farooq: Tratamos de utilizar la polio y el sarampión de manera sinérgica para conseguir mediante acuerdos lo que llamamos Días de tranquilidad, es decir, cuando las facciones en guerra dejan de luchar un par de días o más y nos permiten acceder a la población infantil para ofrecerles esta importante asistencia sanitaria. Luego, utilizamos los Días para llegar hasta los niños y niñas de las zonas de conflicto y facilitarles también otros servicios necesarios – no sólo los nuestros sino los de otras organizaciones también. En varias situaciones de conflictos armados – en la República Democrática del Congo, en el sur del Sudán, en Angola y en el Afganistán – hemos visto que estas intervenciones iniciales nos permiten concatenar otras actividades relacionadas con la infancia, como la de reforzar los servicios de atención sanitaria y aumentar la capacidad del personal a nivel nacional.

P: ¿Cuáles son los objetivos de estas vacunaciones a corto y largo plazo?

Farooq: Son tres. Primero, que con la vacunación del sarampión evitamos la muerte de los niños y niñas. Segundo, que estas vacunaciones pueden servir como un medio para revisar y revitalizar la estructura sanitaria – dar un impulso a los servicios regulares de inmunización que siguen a las vacunaciones del sarampión. Y tercero, que estos programas de inmunización les dan a las autoridades sanitarias una sensación de confianza porque pueden lograr algo tangible, que se puede ver y que es efectivo.

P: ¿Nos podría dar un ejemplo de alguna campaña de emergencia reciente?
Farooq: En el Afganistán hemos mantenido la vacunación de la polio anualmente a través de los Días Nacionales de Inmunización, incluso cuando el bombardeo y la lucha activa de noviembre de 2002 estaban en pleno apogeo. En circunstancias normales llegamos a más de cinco millones de niños y niñas y en esta ocasión nos las arreglamos para acceder hasta 4,2 millones. Luego, cuando la lucha cesó, la primera iniciativa que apoyó el UNICEF fue una campaña de emergencia contra el sarampión.

Una opinión experta:Inmunización en Afganistán.