Panorama: Yemen

Los centros de alimentación terapéutica de Yemen tratan la desnutrición infantil y educan a los padres

Imagen del UNICEF
© UNICEF Yemen/2012
Amira y su marido Aziz sostinen a su hija de 4 meses Rahf en el centro de alimentación terapéutica del hospital de Sabeen en Sana (Yemen).

Por Sven G. Simonsen

SANA, Yemen, 13 de julio de 2012. Odai se recupera de desnutrición grave. A sus cuatro años y diez meses de edad tan sólo pesa 10 kg.

Tuvo vómitos y diarrea durante semanas. Hace 11 días su abuela Katiba lo llevó a la clínica de alimentación terapéutica del hospital Sabeen de Sana.

“Pensé que se moriría al minuto siguiente, pero ahora está bien", afirmó. "Ha vuelto a la vida".

La desnutrición se considera algo normal

Que los niños estén enfermos es algo normal en Yemen. En las gobernaciones de Hajjah y Hodeidah, los estudios respaldados por UNICEF han revelado que entre el 30% y el 40% de los menores de cinco años ha padecido diarrea en las dos semanas previas al estudio. En todo el país, el 43% de los menores de cinco años tiene un peso inferior al normal y se estima que 967.000 niños padecen desnutrición aguda. En algunas zonas del país, la tasa de desnutrición aguda supera el 30%, el doble del umbral de emergencia.

En meses recientes, UNICEF ha aumentado rápidamente las intervenciones de nutrición en Yemen. Más de 500 centros de salud realizan ahora intervenciones de nutrición terapéutica con el apoyo de UNICEF y hay operativos más de 250 programas de alimentación suplementaria.

“Los niños desnutridos como Odai son frágiles, como el vidrio", afirmó la Dra. Rajia Sharhan, pediatra y especialista de salud y nutrición de UNICEF, mientras palpaba el hinchado estómago de Odai. "Si se los alimenta demasiado pueden sufrir un fallo de los órganos vitales".

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Yemen/2012
Odai (4 años) recibe tratamiento contra la desnutrición grave en el hospital Sabeen de Sana (Yemen).

Odai tiene tres hermanos, incluido un hermano gemelo. "Es muy probable que su hermano también esté desnutrido", afirmó la Dra. Sharhan. "El peso inferior al normal y el retraso en el crecimiento es tan común en Yemen que no se identifica como un problema. A este niño lo llevaron al hospital por los vómitos y la diarrea pero no porque estuviese delgado".

La lactancia materna clave para la salud

Mejorar las prácticas de alimentación de los niños es una parte integral de las intervenciones de nutrición que respalda UNICEF en Yemen. Quizás el mensaje más importante que UNICEF trata de comunicar es que los recién nacidos deberían ser alimentados con leche materna exclusivamente durante los primeros seis meses.

En la sala contigua a la de Odai, Fathia estaba sentada junto a sus gemelos de once meses Abdul y Amat. Pesaban sólo 3,1 kg cada uno cuando llegaron hace una semana. Se los alimentó sólo con agua y azúcar los tres primeros días después de nacer: una práctica común en Yemen, donde muchos creen que el calostro de la madre no es bueno. Fathia combinó posteriormente la lactancia materna con la alimentación con biberón.

Sin embargo, la calidad pobre del agua y la higiene deficiente en Yemen pueden volver dañina la alimentación con biberón. Entre los dos y tres últimos meses, los gemelos han sufrido episodios de diarrea. Les diagnosticaron desnutrición grave complicada por una enfermedad respiratoria aguda.

Fathia y su marido, un vendedor ambulante, han gastado 70.000 rial (330 dólares estadounidenses) en otros hospitales. "Ha destrozado verdaderamente nuestra economía familiar", comentó.

"Ahora sé que debo amamantarla"

Amira y Aziz contaron un relato similar. "Di el pecho a Rahf los dos primeros meses y luego paré", narraba Amira. En tanto que agricultora, Amira tuvo que reanudar su trabajo en los campos rápidamente. A Rahf, que ahora tiene 4 meses, la alimentaron con biberón los familiares y su salud empezó a deteriorarse hace un mes.

El año pasado, Amira perdió a otro bebé, un niño de cuatro meses. "Murió por lo mismo [...] Ahora sé que debo amamantarla", comentaba, pero "no estoy segura de si puedo hacerlo. Tengo que trabajar".

Salha, que ha estado amamantando a su bebé discretamente en la cama de hospital opuesta, intervino. "Yo soy como tú. Soy agricultora", le dijo a Amira. Girándose a Aziz le dijo "¿por qué no dejas que tu mujer se quede en casa para cocinar y amamantar al niño?".

Salha ha dado a luz a siete niños, cuatro de ellos han muerto todos por problemas relacionados con la desnutrición.

Una oportunidad para sobrevivir

En el pabellón pediátrico, donde se trata a los niños desnutridos con complicaciones, Gumashe explicaba que se casó a los 11 años. Hoy tiene 13. Estaba en el hospital con su hijo Seif de seis meses.

Gumashe dio el pecho a Seif los dos primeros meses pero los médicos le prescribieron posteriormente la alimentación con biberón, con el argumento de que su leche no era suficiente. Seif ha padecido diarrea los tres últimos meses.

“Hemos estado en tantos hospitales", comentaba Gumashe. "Todas estas medicinas que le prescribieron". Agarró una bolsa tan llena de medicamentos que hasta las enfermeras quedaron sorprendidas.

Sin embargo, con un tratamiento adecuado Seif tiene finalmente una oportunidad real de sobrevivir. Además, con las prácticas mejoradas de alimentación podrá crecer y, con suerte, prosperar.


 

 

Búsqueda