Pakistán

Clínicas móviles protegen a los niños de la desnutrición en Pakistán después de las inundaciones

PROVINCIA DE SINDH, Pakistán, 30 de junio de 2011. La lucha contra la desnutrición infantil en la provincia pakistaní de Sindh, afectada por las inundaciones, está llegando hasta las aldeas más pequeñas y aisladas, con la ayuda de los equipos móviles de salud que reciben apoyo de UNICEF.
VÍDEO (en inglés): 20 de abril de 2011. Chris Niles, corresponsal de UNICEF, informa sobre los esfuerzos para prevenir la desnutrición después de las inundaciones en Pakistán.  Véalo en RealPlayer

 

Estos equipos hacen visitas sistemáticas a la comunidad para identificar a niños desnutridos y a las mujeres embarazadas. Reparten medicamentos y ofrecen apoyo nutricional vital como los suministros para llevar a casa de alimentos terapéuticos listos para su consumo, que son esenciales para los niños desnutridos. Además refuerzan conductas saludables como la lactancia materna, la nutrición básica y una salud e higiene de calidad.

Hajani es una de las madres que asistieron a una clínica que opera en la pequeña aldea de Suleman Kehari, en el distrito de Thatta de la provincia sureña de Sindh. Tocada con un pañuelo tradicional dupata y mientras acuna a su hijo pequeño en brazos, Hajani parece feliz de compartir su propia experiencia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2011
Una madre y su hijo en la aldea de Suleman Kehari en la provincia sureña de Sindh (Pakistán). Todos los habitantes del poblado tuvieron que desplazarse pero ahora han regresado a casa. Con altas tasas de desnutrición, UNICEF está ayudando a asegurar que las madres y los niños tengan una nutrición adecuada.

“Antes de venir a este centro, mi hijo no comía nada”, dice. “Aquí me dieron esta comida para mi hijo. Yo le doy un sobre al día. Ahora ha comenzado a tomar también leche y ha comenzado a aumentar de peso”.

La clínica está a cargo de Merlin, un aliado en la ejecución de UNICEF. Forma parte de uno de los 226 equipos móviles de salud y de las 88 unidades fijas de salud que UNICEF respalda en el sur de Sindh. UNICEF aumentó rápidamente la escala de sus intervenciones nutricionales después de que una reciente encuesta realizada por el Departamento de Salud de Sindh revelara que había unos niveles críticos de desnutrición entre los niños afectados por las inundaciones en la provincia de Sindh.

Tasas de desnutrición de emergencia

La encuesta encontró que la tasa global de desnutrición aguda –que indica el número de niños con desnutrición moderada y grave– entre los niños de 6 a 59 meses de edad era de más de 21% en el sur de Sindh. En el caso de los niños del norte de Sindh, la tasa rondaba el 23%. Estas tasas están muy por encima del umbral de emergencia de la Organización Mundial de la Salud establecido en el 15%, que desencadena una respuesta humanitaria.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2011
Un trabajador de la salud examina a un niño en la aldea de Suleman Kehari en la provincia sureña de Sindh (Pakistán). Las tasas de desnutrición son muy altas y UNICEF ha establecido una clínica móvil para mantener a las madres y niños sanos.

La desnutrición infantil es el elemento que más contribuye a la mortalidad de los menores de cinco años, y aumenta el riesgo de infecciones y desacelera la recuperación de la enfermedad. La Dra. Riaz Ayesha, Coordinadora del Grupo de trabajo de recuperación temprana de la nutrición de UNICEF en el sur de Sindh, dice que las clínicas móviles son una forma importante de llegar a los niños y las madres, incluso en zonas remotas.

“Las clínicas van donde están las familias y evalúan el estado nutricional de los niños y las madres en la comunidad. Una vez identificados los casos más urgentes, podemos proporcionar la asistencia, como suministros de alimentos terapéuticos y suplementarios para llevar a casa, sesiones sobre salud y hábitos de higiene, y un seguimiento continuo para asegurar el progreso”, dice.

El Representante de UNICEF en Pakistán, Dan Rohrmann, que visitó la clínica de salud en la aldea de Suleman Kehari, quedó impresionado con el trabajo que se está haciendo para mejorar las tasas de desnutrición infantil.

Nutrición vital para el futuro

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2011
Un trabajador de la salud examina a un niño en la aldea de Suleman Kehari en la provincia sureña de Sindh (Pakistán). Las tasas de desnutrición son muy altas y UNICEF ha establecido una clínica móvil para mantener a las madres y niños sanos.

Las inundaciones del año pasado debidas a los monzones han tenido un efecto catastrófico en la provincia de Sindh. Un gran número de familias desplazadas tenían poca comida o la comida que tenían era de una calidad nutricional deficiente. La seguridad alimentaria sigue siendo un problema ya que las inundaciones acabaron con el ganado y los cultivos de muchas familias.

“Sabemos que los efectos de la desnutrición en niños menores de tres años de edad puede tener una gran repercusión en su vida adulta, ya que afecta el desarrollo cognitivo, el nivel educativo y la productividad económica más adelante. Es vital que los niños tengan acceso a unos altos estándares de salud y que puedan crecer y convertirse en adultos sanos”, dice.

UNICEF colabora estrechamente con el Gobierno de Sindh y otros aliados para mejorar la situación nutricional de los niños y las mujeres. La nutrición también es un elemento clave del programa Unidos en la Acción de las Naciones Unidas, por medio del cual UNICEF comparte sus recursos y conocimientos con otros organismos de las Naciones Unidas para maximizar los resultados en favor de los niños y las familias.


 

 

Búsqueda