Nepal

“Las mujeres milagrosas” ayudan a combatir la mortalidad de los menores de cinco años en Nepal

Imagen del UNICEF: Nepal, Health
© UNICEF Nepal/2007/Panday
Nanda Kumari ausculta a Sanju de 19 meses para observar si tiene síntomas de neumonía.

Por Rabindra Giri

Esta es la tercera de una serie de historias basadas en iniciativas que han dado resultado a la hora de promover una vida sana, proporcionar una educación de calidad, combatir el VIH y el SIDA, y proteger a los niños y niñas contra el abuso sexual, la explotación y la violencia. Todo ello forma parte de una edición especial de Progreso para la Infancia de UNICEF en 2007 que informará sobre los avances en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Este informe se presentará el 10 de diciembre de 2007.

KAVRE, Nepal, 2 de octubre de 2007 – Nanda Kumari recorre a pie laderas alfombradas con el color del maíz maduro, tratando de esquivar los búfalos cuando pasa por un estrecho sendero.

Su destino: la casa de Sarita, la madre de un niño de 19 meses que padece una tos constante.

Los voluntarios salvan vidas con sus consejos

La Sra. Kumari, de 43 años, es una de las 48.500 voluntarias de salud conocidas en Nepal como “las mujeres milagrosas”. Aunque muchas son analfabetas, como la Sra. Kumari, a las voluntarias se les ha formado para tratar varias enfermedades infantiles, como la neumonía y la diarrea, y a menudo, cuando no hay otros servicios de salud, ofrecen asesoramiento vital a los pacientes.

En las zonas rurales de Nepal, el acceso al personal de sanidad supone a menudo caminar varias horas o, en algunos distritos, varios días.

Cuando la Sra. Kumari llega a la casa de Sarita, inmediatamente le ofrecen una taza de té y la acomodan en el mejor sitio de la casa, el tipo de recibimiento reservado normalmente a las visitas de dignatarios y de miembros venerables de la familia.

“Vamos a ver a tu hija”, le dice la Sra. Kumari a Sarita. La persistente tos de la pequeña preocupa a la familia, que cree que ha podido contraer una neumonía. Infecciones respiratorias como la neumonía causaron en 2004 la muerte de 11.000 niños y niñas menores de cinco años en todo Nepal.

Imagen del UNICEF: Nepal, Health
© UNICEF Nepal/2007/Panday
Con un simple cronómetro, la Sra. Kumari puede reconocer el tipo de respiración rápida, un síntoma frecuente de neumonía.

Llevar pequeños “milagros” a las familias que viven en zonas remotas

El programa de las Voluntarias de Salud de la Comunidad fue fundado en 1988 por el gobierno de Nepal, con la ayuda de UNICEF y de otros asociados en materia de desarrollo. Al atender a las comunidades rurales, las voluntarias dirigen sus esfuerzos hacia la toma de conciencia de las campañas de inmunización y administran vacunas contra la polio, cápsulas de vitamina A y tabletas antiparasitarias. Proporcionan asesoramiento y suplementos de hierro a las mujeres embarazadas y, en los casos de los niños y niñas con graves diarreas, ofrecen terapias de rehidratación oral y tabletas de zinc.

Hace diez años el programa sólo operaba en un distrito de Nepal, pero ahora se ha ampliado a 33 distritos de todo el país, cubriendo el 60% de la población menor de cinco años en esas regiones.

Reducción de las infecciones respiratorias en los niños

La neumonía mata a más niños y niñas de todo el mundo que ninguna otra enfermedad. Sin embargo, muchos de los cuidadores desconocen los síntomas principales (una respiración rápida y dificultosa) que indican cuándo el niño necesita un tratamiento inmediato. Con el uso de un método simple, las voluntarias de salud de la comunidad de Nepal pueden identificar casos de neumonía y administrar un tratamiento de antibióticos, ayudando de este modo a reducir notablemente la frecuencia de las infecciones respiratorias en los niños y niñas del país.

Tirando hacia arriba del botón del sencillo temporizador, la Sra. Kumari coloca su dedo en el abdomen de la niña y se concentra; cuenta el número de veces que respira la niña mientras el temporizador marca las palpitaciones. Tras un minuto, levanta la vista y sonríe.

“Su hija no tiene neumonía”, le comunica a la aliviada madre, a la vez que le ofrece a Sarita asesoramiento sobre terapias caseras para tratar la tos de la niña.


 

 

Búsqueda