Salud

El paludismo

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ 99-0454/ Pirozzi
Una mujer enfermera muestra cómo se impregna un mosquitero con insecticida para prevenir el paludismo, Rwanda.

Cada 30 segundos muere de paludismo un niño o una niña en algún lugar del mundo. De 350 a 500 millones de personas contraen cada año esta enfermedad, que mata a un millón, la mayoría niños y niñas de África. El 90% de las muertes por paludismo ocurren en ese continente donde el paludismo es la causa de una quinta parte de la mortalidad infantil. La enfermedad también contribuye a que los niños y niñas padezcan anemia, una de las causas principales de crecimiento y desarrollo deficientes. La infección palúdica durante el embarazo está asociada con anemias severas y otras enfermedades de la madre que contribuyen a rebajar el peso del recién nacido, uno de los riesgos principales para la mortalidad del menor y para un crecimiento y desarrollo por debajo de lo aconsejable.

El paludismo afecta de manera grave a África, ralentiza el crecimiento económico y el desarrollo y perpetúa el círculo vicioso de la pobreza. El paludismo es ciertamente una enfermedad relacionada con la pobreza; sobre todo aqueja a los pobres que, en zonas rurales propensas al paludismo, viven en construcciones deficientes que ofrecen escasa, si no ninguna, protección contra los mosquitos.

El paludismo se puede evitar y se puede tratar, y ya existen los medios para prevenir y curar esta enfermedad.

La mortalidad infantil se puede reducir un 20% si se duerme bajo mosquiteros tratados con insecticidas. Es un hecho que cuando se usan mosquiteros tratados con insecticida de manera continuada y correcta se puede salvar cada año las vidas de seis niños o niñas de cada 1.000 que duerman bajo dichos mosquiteros.

El acceso rápido a un tratamiento efectivo puede reducir aún más las muertes. Un tratamiento preventivo intermitente del paludismo durante el embarazo puede reducir de manera significativa la proporción de nacimientos de bebés con poco peso y la anemia materna.

Desgraciadamente, muchos niños y niñas, especialmente en África, siguen muriendo de paludismo al no dormir protegidos por mosquiteros tratados con insecticida y no pueden acceder a un tratamiento para salvarles la vida 24 horas después de la aparición de los síntomas. La mayoría de los datos sobre el uso doméstico de los mosquiteros tratados con insecticida revelan un bajo índice de cobertura: únicamente alrededor de un 5% en toda África. Sin embargo, los esfuerzos recientes encaminados a elevar el porcentaje han contribuido a importantes avances en varios países.

El aumento de resistencia del parásito palúdico a la cloroquina y a la sulfadoxina-pirimetamina −los tratamientos antipalúdicos más usados anteriormente− ha impulsado a 68 países a cambiar sus protocolos de tratamiento nacionales e incorporar las nuevas y muy eficaces terapias combinadas con derivados de la artemisina.

Está cada vez más demostrado que de manifestarse el paludismo y el VIH juntos, ambas infecciones interactúan. El paludismo empeora el VIH al aumentar la carga viral en los adultos y en las mujeres embarazadas; posiblemente acelera la evolución del SIDA y aumenta potencialmente el riesgo de transmisión de VIH entre adultos y entre la madre y su bebé. En adultos con un bajo nivel de células CD4 y en mujeres embarazadas, la infección de VIH al parecer empeora el paludismo.

Objetivos

De acuerdo con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la Declaración de Abuja para Hacer retroceder el paludismo en África, los objetivos comprendidos en el documento final de la Sesión Especial de las Naciones Unidas sobre la infancia: “Un mundo apropiado para niños”, y las metas actualizadas incluidas en el Plan estratégico para Hacer retroceder el paludismo 2005-2015, UNICEF aspira a garantizar con su ayuda que:

Antes de 2010, sobre todo en los dos quintiles más bajos de la población:

  • el 80% de las personas con riesgo de paludismo estén protegidas gracias a métodos de control vector como mosquiteros tratados con insecticidas y, en caso necesario, utilizando la pulverización residual interior y, en algunos lugares, otras medidas medioambientales y biológicas; 
  • el 80% de los pacientes de paludismo hayan sido diagnosticados y tratados con medicamentos antipalúdicos eficaces, por ejemplo con el tratamiento combinado con derivados de la artemisina, menos de un día después de la aparición de la enfermedad; 
  • en zonas donde la transmisión sea estable, el 80% de las mujeres embarazadas reciban tratamientos preventivos intermitentes; 
  • el problema del paludismo se reduzca en un 50% respecto al año 2000.

Y antes de 2015:

  • la morbilidad y la mortalidad del paludismo se reduzcan en un 75% en comparación con 2005, no sólo en el conjunto nacional sino también de manera especial entre los grupos más pobres de todos los países afectados;
  • los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con el paludismo se logren, no sólo en el conjunto nacional sino también entre los grupos más pobres de todos los países afectados; 
  • una cobertura universal y equitativa con actuaciones eficaces.

¿Cómo ayuda UNICEF?

UNICEF es socio fundador, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial, de la iniciativa Hacer Retroceder el Paludismo, una asociación mundial fundada en 1998 con el propósito de reducir a la mitad el problema del paludismo en el mundo antes de 2010.

Al considerar el paludismo una de las principales enfermedades mortales de África, su prevención y las intervenciones controladas forman un componente integral del conjunto mínimo de intervenciones de UNICEF de alto impacto para la supervivencia materna e infantil. La programación integrada de este tipo usa sistemas ya existentes con una utilización relativamente elevada por parte de grupos a los que está dirigido el proyecto, incluidos el Programa ampliado de inmunización (PAI), Atención integrada a las enfermedades neonatales y de la infancia, las jornadas dedicadas a la salud de los niños y niñas menores de cinco años, y la Atención prenatal para mujeres embarazadas.

Mosquiteros tratados con insecticidas

UNICEF, uno de los mayores gestores y distribuidores mundiales de mosquiteros tratados con insecticidas, adquirió más de 24 millones en 2006.

Las principales y más recientes actividades para aumentar en África la escala de disponibilidad de mosquiteros tratados con insecticidas están produciendo excelentes resultados. Algunos países con nuevos datos informativos ya demuestran progresos extraordinarios. Por ejemplo, en Togo, la cobertura de mosquiteros tratados con insecticidas aumentó de un 2% a un 54% en sólo 5 años (resultados preliminares de las Encuestas agrupadas pro conglomerados múltiples (MICS) de 2000 y CDC/MOH de 2005). En otros muchos países, incluidos Kenya, Malawi y Rwanda, el número de mosquiteros tratados con insecticidas recientemente distribuidas ha aumentado considerablemente y, por lo tanto, se espera que ello suponga un avance notable hacia la consecución de los objetivos de Abuja respecto a la cobertura con este tipo de mosquiteros.

UNICEF, junto a sus colaboradores, distribuye mosquiteros tratados con insecticidas utilizando los servicios de salud habituales y métodos de campaña. UNICEF trabaja con los Ministerios de Sanidad y organizaciones no gubernamentales (ONG), así como con trabajadores sanitarios de la comunidad y de los pueblos, con el fin de desarrollar sistemas de distribución local.

Tratamiento preventivo intermitente

El tratamiento preventivo intermitente consiste en suministrar a las mujeres embarazadas dos dosis como mínimo de un fármaco antipalúdico, en la actualidad sulfadoxina-pirimetamina, en cada una de las visitas prenatales programadas tras el primer trimestre, tanto si las embarazadas muestran síntomas de infección palúdica como si no. Este tratamiento preventivo ha demostrado que reduce el riesgo de anemia en la madre y el peligro de bajo peso en el recién nacido.

La asociación de UNICEF, con la iniciativa Por un embarazo más seguro y los servicios de asistencia prenatal, ayuda a garantizar que las mujeres y sus recién nacidos tengan acceso a una asistencia médica prenatal de calidad y a servicios de salud genésica, incluido el tratamiento preventivo intermitente contra el paludismo y las mosquiteros tratados con insecticidas.

La investigación indica que el tratamiento preventivo intermitente para los recién nacidos  puede ser eficaz para reducir la anemia y el paludismo clínico en los recién nacidos y, quizás en breve, podrá suministrarse en sus visitas sistemáticas de inmunización. UNICEF es miembro del Consorcio del IPTi, que en la actualidad dirige una investigación sobre la viabilidad de presentar esta intervención adicional en África.

Tratamiento antipalúdico eficaz

Un retraso de seis horas en la aplicación de un tratamiento puede significar la vida o la muerte de un niño o niña enfermos de paludismo. Por medio de la programación integrada para la supervivencia del niño, UNICEF respalda a los gobiernos nacionales y a los colaboradores en el tratamiento del paludismo con los nuevos y muy eficaces tratamientos combinados con artemisina por medio de establecimientos de salud fijos y, cada vez más, con el tratamiento del paludismo en los hogares como parte de la Atención integrada a las enfermedades neonatales y de la infancia. UNICEF trabaja con los gobiernos y comunidades para mejorar y promover el tratamiento rápido y eficaz del paludismo que garantice que los niños y niñas puedan acceder a medicamentos antes de las 24 horas de la aparición de la enfermedad.

UNICEF también se ha implicado en la adquisición y suministro de tratamientos combinados con artemisina. En 2006, los servicios de aprovisionamiento de UNICEF proporcionaron 7,3 millones de dosis de artemisina para el tratamiento del paludismo en Etiopía, de las que 3,9 millones ya han sido distribuidas a través del sistema público sanitario.

Paludismo y VIH

UNICEF y sus colaboradores respaldan una mejor comunicación sobre el aumento del riesgo de contraer paludismo en personas con VIH y la necesidad de intensificar la prevención y el tratamiento, incluida la provisión de mosquiteros tratados con insecticidas a través de los servicios ofrecidos habitualmente a personas con VIH, especialmente a las mujeres embarazadas. Las pruebas más recientes sugieren que la profilaxis con trimoxazole −como parte de un conjunto de cuidados básicos− junto con el uso de mosquiteros tratados con insecticidas, tiene la capacidad de reducir la morbilidad y mortalidad y de retrasar la necesidad de una terapia antirretroviral en aquellas personas con VIH.

Asociaciones mundiales para la prevención y el control del paludismo

UNICEF desempeña un papel esencial en las asociaciones mundiales, regionales y nacionales que luchan contra el paludismo.

UNICEF es socio fundador de la entidad “Hacer retroceder el paludismo” −además de miembro clave de su directiva−, que incluye a gobiernos de países afectados por la enfermedad, representantes del sector privado, instituciones investigadoras, organizaciones no gubernamentales, y otros organismos. Asimismo, UNICEF está consolidando su asociación en temas relativos al paludismo con el Banco Mundial, la Iniciativa del Presidente de Estados Unidos contra el Paludismo, el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y el paludismo, “No más Paludismo” y UNITAID.

El 25 de abril de 2000, los jefes de estado y altos representantes de 44 países de África afectados por el paludismo se reunieron en Abuja, Nigeria, para asistir a la Cumbre histórica sobre el paludismo. El Día del paludismo en África se celebra todos los años el 25 de abril con el fin de que el mundo preste más atención a los desafíos y las respuestas que suscita la enfermedad. El lema del Día del paludismo en África en 2007 es “La asociación y el liderazgo produce buenos resultados”, y se centra en la necesidad de trabajar conjuntamente para que retroceda el paludismo y lograr un efecto relevante en los países endémicos.

Se calcula que se necesitan aproximadamente 3.000 millones de dólares anuales para prevenir y controlar el paludismo de manera efectiva en todo el mundo (Informe Mundial sobre el Paludismo). Entre los donantes se encuentran el Fondo Mundial, el Banco Mundial, organismos bilaterales como USAID; organismos especializados de las Naciones Unidas, ONG internacionales, fundaciones, grandes empresas multinacionales e individuos con altos ingresos. Otras fuentes de subvención incluyen la financiación doméstica a través de los presupuestos nacionales y la incorporación de la necesidad de un control del paludismo en los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza, el enfoque sectorial amplio y los conjuntos de servicios sanitarios esenciales. En los últimos años se han conseguido importantes recursos destinados a prevenir el paludismo gracias a varias iniciativas decisivas.

UNICEF respalda el apoyo y los esfuerzos de cooperación mediante el poder multiplicador de sus propios recursos y resultados, para garantizar que las mujeres, las niñas y los niños se sitúen en el centro de los programas nacionales e internacionales de financiación. UNICEF se ha asociado recientemente con No más paludismo, una organización que actúa de centro para las donaciones de particulares y de organizaciones privadas que tengan como meta suministrar mosquiteros tratados con insecticidas a todas las familias de África subsahariana que las necesiten.

UNICEF trabaja conjuntamente con el Fondo Mundial y la OMS para acceder a los fondos de UNITAID que respaldan la adquisición de medicamentos antipalúdicos, concretamente los combinados con derivados de la artemisina.

Este nuevo mecanismo de financiación, presentado en la Conferencia de París sobre Financiación innovadora para el desarrollo, recaudará fondos por un valor superior a los 600 millones de dólares anuales a través de un impuesto internacional sobre los billetes de avión; los fondos se destinarán a la compra de medicamentos para el tratamiento del VIH/SIDA, la tuberculosis y el paludismo.

UNICEF también colabora con la Iniciativa del Presidente de Estados Unidos contra el Paludismo, fundada en junio de 2005 con el compromiso de aumentar la financiación para el tratamiento y la prevención del paludismo en más de 1,2 mil millones de dólares durante cinco años.


 

 

Folleto para la promoción de la Lucha contra el paludismo

El informe . "El paludismo, una de las principales causas de mortalidad y pobreza infantil en África", publicado por el UNICEF en enero de 2004, contiene estudios casuísticos y una representación gráfica del paludismo endémico, y propone medidas clave para el UNICEF y sus aliados destinadas a combatir el azote del paludismo en África.

¿Qué hay de nuevo?

El paludismo y la infancia: Progresos en la cobertura de intervención, UNICEF, 2009 [PDF] (en inglés). Vea tamién el informe de 2007 (en inglés).

Informe mundial sobre el paludismo de 2005 es la actualización de la asociación Hacer retroceder el paludismo y amplía el Informe sobre el paludismo en África de 2003.

Fichas técnicas sobre el paludismo

En el apartado Documentos técnicos y de políticas encontrarán siete fichas técnicas del UNICEF sobre el paludismo cuya finalidad es apoyar la implantación de programas de ámbito nacional:

  • Implantación del programa de lucha contra el paludismo
  • Paquete de medidas de salud infantil
  • Paquete de medidas de salud reproductiva
  • Directrices de terapia antipalúdica
  • Mosquiteros tratados con insecticida
  • El paludismo y el VIH/SIDA
  • Supervisión y evaluación   

Artículos y documentos relacionados

En el vínculo Documentación hallará una lista de artículos, documentos contrastados por expertos y otra información.
Búsqueda