Salud

Atención integrada a las enfermedades de prevalencia infantil

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ95-0971/ Noorani
Un trabajador sanitario emplea un juego de láminas para explicar la importancia del consumo de verduras durante el embarazo a un grupo de mujeres que asisten a una clase de educación sanitaria. Bangladesh.

Objetivos

Para 2010, reducir en una tercera parte el índice de mortalidad de los bebés y menores de cinco años al menos, con vistas a reducirlo en dos tercios para 2015.

Desafíos

Cada año mueren en los países en desarrollo casi once millones de niños y niñas menores de cinco años a consecuencia de enfermedades de fácil prevención y tratamiento, como la deshidratación diarreica, las infecciones agudas de las vías respiratorias, el sarampión y el paludismo. En la mitad de los casos la enfermedad se complica con problemas de desnutrición.

Si bien la mejora de los tratamientos médicos, en combinación con un mayor acceso a la atención sanitaria, ha beneficiado a la infancia en muchas partes del mundo, en otras continúan muriendo una gran cantidad de niños y niñas de forma innecesaria. Muchos de estos niños y niñas nunca han pisado un centro de atención sanitaria –bien porque los servicios no existen, porque sus familias no tienen acceso a ellos, o porque las familias u otras personas responsables son incapaces de reconocer los síntomas de una enfermedad mortal. En Tanzanía, hasta un 40% de los niños y niñas fallecidos no llegaron a recibir atención sanitaria; en Bolivia, la cifra es nada menos que del 74%.

Soluciones

Debido a que la mayoría de las muertes infantiles ocurre en los hogares, antes de llegar a un centro de salud, prevenir los casos de muerte potenciando la salud infantil desde el seno de la propia comunidad constituye el eje de la iniciativa denominada Atención integrada a las enfermedades prevalentes de la infancia (AIEPI). Esta iniciativa se concentra en tres áreas fundamentales, a saber: mejorar la capacitación del personal sanitario, mejorar los sistemas sanitarios y mejorar los hábitos en el ámbito comunitario y familiar (Atención integrada a las enfermedades prevalentes de la infancia en las comunidades, AIEPI-C).

El UNICEF y sus aliados, entre ellos la OMS, colaboran en pro de la implantación de la AIEPI y brindan asistencia técnica a los países que la aplican. Esta ayuda consiste, entre otras medidas, en instruir al personal sanitario sobre el tratamiento individualizado de los casos mediante cursos y prácticas clínicas. Son objeto de especial atención las enfermedades infantiles más comunes, en particular las infecciones agudas de las vías respiratorias  

El UNICEF, además, colabora con los gobiernos en la mejora de sus sistemas sanitarios garantizando, por ejemplo, el acceso a medicamentos básicos, suministros y equipamiento. El UNICEF ayuda a adquirir y distribuir estos productos, en especial vacunas para la inmunización habitual, suplementos de vitamina A, mosquiteros tratados con insecticida en zonas endémicas de paludismo, y botiquines para el tratamiento doméstico del paludismo (medicamentos antipalúdicos preenvasados).

El UNICEF ayuda a potenciar la organización, coordinación y gestión de las intervenciones relativas a la salud infantil, a mejorar los mecanismos de supervisión y evaluación de los servicios sanitarios y a crear sistemas de colaboración entre las instituciones sanitarias y la población.

El UNICEF trabaja con los gobiernos y comunidades apoyando los esfuerzos destinados a mejorar los hábitos comunitarios y familiares. Sobre la base de pruebas empíricas, el UNICEF ha definido determinadas medidas que son cruciales para la supervivencia y el desarrollo infantil.

Las medidas más importantes son: la lactancia materna y la alimentación complementaria, la higiene (sistemas eficaces de saneamiento para el desecho de las aguas fecales), la ayuda en la prevención del paludismo (mediante el uso continuado de mosquiteros tratados, el tratamiento doméstico de los episodios febriles menos severos, y la detección de los síntomas y el envío sin dilación de los casos graves a un centro sanitario).

Más de 80 países han incorporado con éxito la atención integrada a las enfermedades prevalentes de la infancia a su sistema sanitario; en más de 40 países se brinda especial atención a la mejora de los hábitos familiares y comunitarios, como principal vía de acceso a los niños y niñas más vulnerables.

"Ya sabemos que aproximadamente el 90% de los niños y niñas que mueren cada año fallecen en sus hogares. Los cuidados que se dispensan a la infancia en el ámbito de sus hogares y comunidades inciden de forma decisiva en sus posibilidades de supervivencia. Es preciso brindar a los progenitores y otras personas responsables los conocimientos y bienes básicos que les permitan salvar la vida de sus niños y niñas.” – Carol Bellamy, Directora General del UNICEF

El UNICEF promueve estas prácticas entre los gobiernos, el personal sanitario y los dirigentes comunitarios. A continuación, ayudamos a recabar y examinar la información existente acerca de los hábitos familiares, establecemos las prioridades y constituimos grupos de trabajo con otros aliados y organizaciones no gubernamentales (ONG) cuyo objeto de obtener apoyo y hacer frente a los desafíos que se nos presentan.

En el seno de los distritos y comunidades, el UNICEF ayuda a los dirigentes a evaluar los recursos existentes, a seleccionar aquellas zonas que son susceptibles de mejora o en las que pueden implantarse nuevas iniciativas, e invita a grupos locales, como ONG y asociaciones de madres, a que participen en la promoción de medidas clave e informen a la colectividad sobre la prevención y el tratamiento de enfermedades comunes como la anemia y la diarrea.

El UNICEF asistió al Foro de la Ciencia de Tamil Nadu, una organización no gubernamental, en el trabajo realizado por ésta en 500 aldeas de Tamil Nadu, la India. Este programa consistía en la organización de unos comités de salud en las aldeas, cada uno de los cuales contaba con un activista de la salud que había recibido una formación especializada. Los activistas difundían sus mensajes a través de programas culturales, mediante encuentros en las aldeas y visitas a las familias, y organizaban grupos de discusión y sesiones cara a cara con las madres. Uno de los indicadores clave del éxito del programa fue el incremento de un 21,4% en el número de niños y niñas que tenían un peso “normal”.

Los efectos de la implantación de la AIEPI-C en Madagascar, donde el UNICEF colaboró con el Ministerio en la creación de una estructura nacional para coordinar la atención sanitaria en el seno de la población, son impactantes. La medida ha sido implantada en 26 de los 111 distritos, dando cobertura a 252.800 personas. En estas zonas, el recurso a la lactancia materna como método exclusivo de alimentación pasó a ser de un 22% a un 58,5%; el 78% de todos los hogares comenzaron a usar mosquiteros y la cobertura de inmunización pasó de un 31% a un 97%..

Alianzas e iniciativas de ámbito mundial

El UNICEF colabora estrechamente con la OMS y otros aliados en la implantación de la AIEPI, en particular su componente comunitario (AIEPI-C), y colabora con la Iniciativa para hacer retroceder el paludismo, de la OMS empleando actividades de alcance comunitario para impartir formación sobre la prevención del paludismo y para distribuir mosquiteros y botiquines para el tratamiento casero del paludismo.


 

 

Fichas descriptivas

¿En qué consiste la AIEPI?
(pop-up)

¿Cuáles son las 16 medidas clave que deberían adoptarse en los hogares?
(pop-up)

Nuestros aliados

El Grupo de trabajo interinstitucional sobre la AIEPI en las comunidades engloba varios aliados, entre ellos donantes bilaterales, organismos internacionales y ONG, que prestan asistencia técnica a los países que desean potenciar la salud de su infancia desde el seno de la población misma.
Búsqueda