UNICEF en situaciones de emergencia

UNICEF entrega suministros cruciales a medida que se deteriora la situación en el Cuerno de África

NUEVA YORK, Estados Unidos, 22 de julio de 2011. Una tragedia de proporciones épicas se está desarrollando en el Cuerno de África, donde cientos de miles de niños y niñas se enfrentan a la muerte por inanición. La combinación desastrosa de una sequía paralizante, los altos precios de los alimentos y una situación de conflicto, ha llevado a que más de 11 millones de personas luchen contra el hambre para sobrevivir.

VÍDEO (en inglés): 21 de julio 2011: Chris Niles, corresponsal de UNICEF, informa sobre la respuesta de UNICEF a la creciente crisis en el Cuerno de África.  Véalo en RealPlayer

 

Las Naciones Unidas han declarado la situación de hambruna en dos regiones del sur de Somalia –el sur de Bakool y el Bajo Shabelle– y han advertido que si no se toman medidas inmediatas, la hambruna se propagará en dos meses a las ocho regiones del sur.

UNICEF estima que 1,85 millones de personas se encuentran en extrema necesidad de ayuda urgente. En algunas regiones, uno de cada tres niños está gravemente desnutrido y sus vidas se encuentran en peligro.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-1115/Holt
Dos niños esperan a someterse a un examen de nutrición en un centro de salud que recibe apoyo de UNICEF cerca de la ciudad de Lodwar, capital del distrito de Turkana, en la provincia del Valle del Rift. En esta región predominantemente pastoril, muchas familias están vendiendo su ganado para comprar alimentos cada vez más caros.

Carrera a contrarreloj

La organización ha pedido ayuda urgente para prestar asistencia con el fin de evitar que lo que es ya el peor desastre humanitario del mundo se convierta en algo peor.

“Estamos preparando la logística necesaria para distribuir un número sin precedentes de suministros y alimentos terapéuticos y suplementarios en toda la región del Cuerno”, dijo Shanelle Hall, Directora de la División de Suministros de UNICEF. “Para salvar las vidas de estas personas tenemos que actuar ahora, con el envío a la región de grandes cantidades de medicamentos, de vacunas y de suministros de nutrición tan pronto como nos sea posible y luego distribuirlos entre los niños que más lo necesitan”.

Desde principios de julio, UNICEF ha distribuido 1.300 toneladas métricas de suministros vitales en algunas de las zonas más afectadas del sur de Somalia, incluidos suficientes suministros terapéuticos para el tratamiento de más de 66.000 niños desnutridos.

En un esfuerzo por evitar brotes de enfermedades, se han transportado por vía aérea mosquiteros tratados con insecticida y medicamentos esenciales, entre ellos, vacunas para apoyar las campañas de vacunación a gran escala que se llevarán a cabo en las próximas semanas.

Al borde del abismo

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-1019/Holt
Una mujer y varios niños caminan a pie a través de una tormenta de arena hacia su tienda de campaña en una zona para recién llegados en el campamento de refugiados de Dagahaley, en la provincia Nororiental, cerca de la frontera entre Kenya y Somalia. El campamento es uno de los tres que componen el conjunto de campamentos de Dadaab, situados cerca de la ciudad del mismo nombre, situada en el distrito de Garissa.

En las zonas áridas y semiáridas de Kenya, Etiopía, Djibouti y Somalia, miles de personas han caminado durante varios días en busca de alimentos y agua, a la espera de una asistencia que podría significar la diferencia entre la vida y la muerte. 

En Somalia, un país donde décadas de guerra e inestabilidad han llevado ya a los más marginados y vulnerables al borde del abismo, el sufrimiento parece no tener fin. Todos los días, más de 3.000 somalíes se ven obligados a huir de sus hogares hacia los países vecinos y muchos han muerto de hambre en el camino.  Dadaab es el mayor campamento del mundo, con más de 383.000 refugiados. Unos 60.000 recién llegados este año se han asentado espontáneamente en las afueras de los campamentos.

Sobrevivir a la crisis

En Etiopía, la sequía se ha traducido en altos niveles de desnutrición entre los niños de distritos afectados como Fedis, donde alrededor de 312.740 niños sufren desnutrición grave y necesitan un tratamiento urgente para salvar sus vidas.

“La desnutrición aquí nunca ha sido tan mala como este año”, dijo Lemlem Worku, uno de los dos trabajadores de la salud asignados al puesto de salud Belina Arba, y que lleva trabajando en el distrito de Fedis desde hace cuatro años.

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2011/Ethiopia
A health worker at Belina Arba Health Post in Ethiopia's drought-affected Fedis District, measures the mid upper arm circumference of baby Iman during the weekly outpatient therapeutic feeding programme.Un trabajador de la salud en el puesto de salud Belina Arba, del distrito de Fedis (Etiopía), mide la circunferencia del brazo del bebé Iman como parte del programa semanal ambulatorio de alimentación terapéutica.

En la actualidad hay 41 niños y niñas con desnutrición grave que reciben tratamiento en el puesto de salud de Belina Arba, tres veces más que en el mismo período del año pasado. Iman, la hija de 18 meses de Genete Mohammed, es una de ellas.

“No llovió a tiempo y cuando lo hizo, llovió durante dos días solamente”, dijo Genete. “Antes, por esta época, el maíz ya estaba listo. El maíz tierno, las papas, las cebollas, todo debería estar listo para esta época. Tampoco están listos ni los guisantes ni los cacahuetes”.

Genete ha llevado a Iman al puesto de salud Belina Arba para el programa ambulatorio semanal de alimentación terapéutica que recibe apoyo de UNICEF. Esta es la tercera visita de Iman al puesto de salud y su evolución es alentadora.

Llegar a todos los niños y niñas

Con el fin de aumentar las operaciones y llegar a los niños más vulnerables en el Cuerno de África, UNICEF estima que se necesitan 100 millones de dólares durante los próximos seis meses.

“UNICEF está utilizando todos los medios posibles para llegar a todos los niños. Simplemente no se puede comprometer el objetivo de mantener a los niños y sus familias con vida”, dijo Elhadj As Sy, Director Regional de UNICEF para África oriental y meridional. “Cada vida debe contar y no podemos darnos el lujo de perder más vidas en esta crisis”.


 

 

Búsqueda