Agua, saneamiento e higiene

El Secretario General de las Naciones Unidas inaugura una campaña mundial orientada al logro de las metas de saneamiento para 2015

Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, hace hincapié en la importancia de adoptar un enfoque basado en la igualdad

Por Branwyn Lancourt

NUEVA YORK, Estados Unidos, 21 de junio de 2011. El acceso a las instalaciones adecuadas de saneamiento debe ocupar un lugar prioritario en todos los debates sobre el desarrollo, según afirmó esta mañana Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, durante una reunión en la sede de la organización a la que asistieron los integrantes de la Junta Asesora sobre Agua y Saneamiento del Secretario General y otros dignatarios.

VÍDEO (en inglés): 21 de junio de 2011. UNICEF informa sobre “Saneamiento sostenible: Campaña quinquenal hasta 2015”, que inauguró en Nueva York Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas.

 

“El saneamiento es un tema delicado, una cuestión que disfruta de poca popularidad”, comentó el Ban. “Y quizá ésa sea la razón por la que la crisis del saneamiento no ha dado lugar a la respuesta que necesitamos. Sin embargo, esa situación debe cambiar”.

Apurar la marcha

El Secretario General realizó esas declaraciones durante la ceremonia de inauguración de “Saneamiento sostenible: Campaña quinquenal hasta 2015”, una iniciativa aprobada en diciembre pasado mediante una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objetivo de apurar la marcha hacia el logro de la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio referida al mejoramiento del saneamiento en todo el mundo para 2015.

En la ceremonia inaugural participaron también Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF; Maria Mutagamba, Ministra de Agua y Saneamiento de Uganda; y Su Alteza Real, el Príncipe de Orange.

Ban también hizo hincapié en que los efectos positivos del saneamiento mejorado son profundos y prolongados, especialmente en lo que concierne a la salud y la educación.

Imagen del UNICEF
© UN Photo/Eskinder Debebe
Asistieron a la ceremonia de inauguración Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas (cuarto desde la der.); el Príncipe Willem-Alexander del Reino de los Países Bajos y Presidente de la Junta Asesora (tercero desde la der.); Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, (tercero desde la izq.); Maria Mutagamba, Ministra de Agua y Saneamiento Ambiental de Uganda (cuarta desde la izq.); y Tsuneo Nishida, Representante Permanente de Japón ante las Naciones Unidas (segundo desde la der.).

“Las personas que viven en condiciones adecuadas de higiene están más preparadas para resistir las enfermedades más peligrosas”, apuntó el Secretario General de la ONU. “Además, está demostrado que cuando las escuelas cuentan con instalaciones sanitarias adecuadas se alienta la asistencia a clases de las niñas, lo que ayuda a potenciarlas y a que avancen hacia la igualdad. En pocas palabras, el mejoramiento del saneamiento nos puede ayudar a conquistar nuestros objetivos de desarrollo”.

El saneamiento es una de las metas contenidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio con respecto a la cual se han logrado hasta ahora menos avances. La meta consiste en reducir a la mitad la proporción de la población mundial que no cuenta con acceso al saneamiento básico. En el mundo aún hay 2.600 millones de personas, o el equivalente de la mitad de la población del mundo en desarrollo, que aún carece de acceso a un inodoro o una letrina.

Igualdad en el saneamiento

En su intervención, Lake hizo alusión a la cuestión de la equidad. “Muchas comunidades”, dijo, “no sólo no tienen acceso adecuado al saneamiento sino que carecen absolutamente del mismo. De manera que podemos lograr los mayores avances a escala mundial si concentramos nuestros esfuerzos en ayudar a esas comunidades. Es una cuestión de sentido común”.

Unos mil millones de habitantes del mundo carecen de instalaciones sanitarias y practican la defecación al aire libre. Lake recalcó que el progreso real en materia de saneamiento debe ser generado por las propias comunidades, y que una de las maneras consiste en establecer un diálogo acerca de ese problema y orientar los esfuerzos para poner fin a esa práctica antihigiénica y peligrosa.

Imagen del UNICEF
© UN Photo/Eskinder Debebe
Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas (der.), con el Príncipe Willem-Alexander del Reino de los Países Bajos, que preside la junta que asesora a Ban sobre las cuestiones relacionadas con el suministro de agua y saneamiento.

“Desde que comenzamos a hacer hincapié en los planteamientos dirigidos por las comunidades en África oriental y meridional, el número de personas que han logrado acceso al saneamiento gracias a los programas de UNICEF se ha multiplicado por seis”, señaló el Director Ejecutivo del organismo.

Por su parte, Mutagamba apuntó que para lograr un compromiso pleno de la población con el concepto del saneamiento total es necesario dedicar especial atención a la educación comunitaria. “Se suele afirmar que no hay que ser un genio para suministrar letrinas, y sin duda, eso es así”, comentó la ministra. “Y sin embargo, tampoco es tan fácil… especialmente cuando se trabaja en países maltrechos”.

Saneamiento para todos

Mutagamba agregó que en las regiones en desarrollo la población no tiene en claro de qué manera pueden resultar perjudiciales para la salud las prácticas como la defecación al aire libre o la forma en que el lavado de manos puede ayudar a mejorar la vida de las personas. “La educación”, señaló, “resulta fundamental para lograr la disminución de esas prácticas de saneamiento”.

Entre los beneficios prácticos del saneamiento mejorado figuran el mejor estado de salud de la población y los niveles más elevados de educación, los que, a su vez, dan lugar a un aumento de la riqueza y la capacidad productiva. “Saneamiento sostenible: Campaña quinquenal hasta 2015no se propone solamente la conquista de la meta de saneamiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, sino seguir avanzando hasta garantizar el saneamiento para todos.


 

 

Búsqueda