Salud

“Diarrea: Por qué siguen muriendo los niños y qué se puede hacer”

Informe conjunto de UNICEF y la OMS sobre la prevención y el tratamiento de la segunda enfermedad mortal en la infancia

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2003-0458/Noorani
Cerca del centro de salud comunitario Adja-Ouere en Benin, donde la tasa de mortalidad de los niños y niñas menores de cinco años sigue siendo una de las más altas del mundo, una mujer administra a un niño una cucharada de sales de rehidratación oral para tratar la deshidratación debida a la diarrea.

NUEVA YORK, EEUU, 14 de octubre de 2009 – Un nuevo informe publicado hoy por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) presenta un plan de siete puntos para reducir la incidencia de la diarrea en todo el mundo.

Vea el VÍDEO

La diarrea es la segunda enfermedad mortal de la infancia. Cerca de uno de cada cinco niños menores de cinco años muere como resultado de la deshidratación, el debilitamiento del sistema inmunológico o la desnutrición que causan las enfermedades diarreicas.

Sin embargo, es una dolencia que se puede prevenir y tratar con facilidad.

“Es trágico que la diarrea, apenas un inconveniente más en el mundo desarrollado, acabe con las vidas de aproximadamente 1,5 millones de niños todos los años”, dijo Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF.

“Sabemos dónde están muriendo los niños a causa de la diarrea”, dijo la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. “También sabemos lo que se debe hacer para evitar esas muertes. Debemos trabajar con los gobiernos y los asociados para poner en marcha este plan de siete puntos”.

Tratamientos prometedores

Aunque la mortalidad debida a las enfermedades diarreicas entre los niños y niñas menores de cinco años se ha reducido en los últimos 20 años, la incidencia general se ha mantenido constantemente en alrededor de 2.500 millones de casos al año. Asia meridional y África siguen soportando la mayor carga de estas muertes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2003-0458/Noorani
Una niña de 14 años que padece deshidratación descansa en el regazo de su madre en un hospital pediátrico de Bagdad, Iraq.

En el nuevo informe, titulado “Diarrhoea: Why children are still dying and what can be done” (Diarrea: Por qué siguen muriendo los niños y qué se puede hacer), UNICEF y la OMS recomiendan un régimen de sales de rehidratación oral (SRO) y de zinc para tratar la diarrea. Estas dos intervenciones, combinadas con la lactancia materna continua y la ingestión de fluidos, puede reducir enormemente la mortalidad.

La terapia de rehidratación oral ha sido desde hace tiempo la principal medida para el tratamiento de las enfermedades diarreicas y “uno de los principales avances médicos del siglo XX”, según Mark Young, Especialista Superior de Salud de UNICEF.

“Ahora disponemos de una versión mejorada de las SRO, denominada ‘SRO de baja osmolaridad’, que durante los últimos dos años ha reemplazado a las SRO tradicionales y que se está aplicando en estos momentos y salvando más vidas”, destacó.

Hincapié en la prevención

“No solamente estamos analizando la mortalidad derivada de la diarrea, sino también las cifras relacionadas con la morbilidad”, dijo Clarissa Brocklehurst, Jefa de Agua, Saneamiento de Higiene de UNICEF. Hizo hincapié en que los brotes frecuentes de diarrea, incluso cuando no son mortales, tienen profundas repercusiones sobre el sistema inmunológico del niño, su situación en materia de nutrición y su desarrollo cognoscitivo.

Por ello, cinco de las siete recomendaciones que aparecen en el informe se centran en la prevención en lugar del tratamiento. Estas medidas incluyen:

  • Lactancia materna temprana y exclusiva, y administración de suplementos de vitamina A.
  • Vacunación contra el rotavirus y el sarampión.
  • Lavado las manos con jabón.
  • Mejora en el abastecimiento de agua.
  • Saneamiento basado en la comunidad.

Vacuna contra el rotavirus

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2004-0518/Horner
Un niño pequeño que sufre de diarrea aguda recibe goteo intravenoso en el pabellón pediátrico del Hospital del condado de Yonsan, en la República Democrática Popular de Corea. UNICEF suministra al hospital materiales, medicinas y apoyo técnico.

La nueva vacuna contra el rotavirus tiene la posibilidad de reducir hasta en un 40% las visitas que hoy en día se hacen al hospital a causa de las enfermedades diarreicas. Sin embargo, aunque para las naciones desarrolladas la vacuna es viable, su costo es importante cuando se trata de distribuirla entre los millones de niños y niñas en peligro que viven en el mundo en desarrollo.

Sin embargo, el informe pide a los gobiernos nacionales que incorporen la vacuna en los planes nacionales de inmunización.

“Depende de nosotros apoyar a los países a incorporar la vacuna contra el rotavirus y también de los donantes garantizar que los países que lo necesiten dispongan de los fondos necesarios”, dijo Young.

Necesidad de ampliar el acceso

Hace 30 años, una campaña conjunta de la comunidad internacional tuvo un enorme éxito en la reducción de las muertes debidas a las enfermedades diarreicas mediante la ampliación del uso de la terapia de rehidratación oral. Sin embargo, el acceso a los tratamientos terapéuticos se ha estancado desde 2000.

“Es una decepción para muchos de nosotros que hayamos dejado escapar la oportunidad en el caso de la diarrea, dado que es un enorme factor para la supervivencia infantil. Y la causa de esta situación todavía resulta un poco misteriosa”, dijo Brocklehurst.

“Por supuesto, han surgido otras enfermedades que han atraído la atención del mundo”, dijo. “Pero lo que significa esta situación es que el gasto en los métodos para reducir las enfermedades diarreicas está completamente desproporcionado con respecto a sus repercusiones”.


 

 

Vídeo (en inglés)

La corresponsal de UNICEF Elizabeth Kiem analiza el nuevo informe conjunto de UNICEF y la OMS sobre la prevención y el tratamiento de las enfermedades diarreicas.
 VÍDEO  alta| baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda