La infancia y el VIH/SIDA

Ayuda a las madres para que sus hijos crezcan sin la amenaza del VIH

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0307/Nesbitt
En la clínica Chelstone de Lusaka, la capital de Zambia, Maureen Sakala, que se enteró de que estaba infectada con el VIH durante su embarazo, practica cómo preparar un medicamento profiláctico antirretroviral para Christopher, su hijo recién nacido, en brazos de la partera Grace Kayumba.

Por Amy Bennett

NUEVA YORK, Estados Unidos, 8 mayo de 2009 – Cada 60 segundos, un bebé se infecta con el VIH que recibe de su madre durante el embarazo, el trabajo de parto o el alumbramiento. Para muchos de esos niños y niñas, la única posibilidad de sobrevivir depende de que la infección sea diagnosticada de manera temprana.

Con el objetivo de difundir la importancia de la detección y el tratamiento temprano del VIH, que permiten salvar las vidas de los lactantes infectados, Claudia Schiffer, modelo mundialmente famosa y Embajadora de Buena Voluntad del Comité del Reino Unido en pro de UNICEF, protagoniza un anuncio breve de servicio público de televisión sobre ese tema.

 Vea el VÍDEO

En el anuncio, Claudia Schiffer explica que los lactantes que reciben tratamiento temprano tienen muchas más probabilidades de supervivencia que los que no son sometidos al examen del VIH ni reciben tratamiento. Las madres que se hacen esa prueba durante el embarazo y que reciben tratamiento en caso de estar infectadas pueden prevenir la transmisión del VIH a sus hijos y proteger también su propia salud.

Acceso a la atención y el tratamiento

Desde la puesta en marcha de la campaña mundial “Únete por la niñez. Únete con la juventud. Únete para vencer el SIDA” en 2005, se han logrado importantes avances en materia de ampliación de las medidas de prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo. Asimismo, se ha producido un notable aumento de la prestación de tratamiento contra el VIH pediátrico de los niños y niñas que nacen infectados.

En 2007, una tercera parte de las mujeres embarazadas infectadas con el VIH recibieron medicamentos antirretrovirales, que previenen la trasmisión del virus a los niños. En 2004, sólo un 10% de las embarazadas infectadas había recibido esos medicamentos.

Sin embargo, el número de mujeres embarazadas del mundo en desarrollo que sabe si están o no infectadas con el VIH sigue siendo muy bajo, así como la cifra de las embarazadas infectadas que reciben tratamiento. Los exámenes del VIH y el tratamiento tanto de las madres infectadas como de sus hijos resultan fundamentales para la supervivencia de unas y otros. Sin embargo, la mayoría de las mujeres embarazadas que han recibido un diagnóstico positivo de infección con el VIH no tiene acceso a la atención y el tratamiento adecuados, como la terapia con medicamentos antirretrovirales.

“Las madres deberían tener acceso a los exámenes médicos y medicamentos necesarios para garantizar la protección propia y de sus hijos", señala la Dra. Doreen Mulenga, Asesora Superior sobre VIH y SIDA de UNICEF. “ Los medicamentos antirretrovirales pueden reducir significativamente el peligro de que los bebés queden contagiados con el VIH de sus madres".

Los niños en peligro

En 2007, casi 400.000 recién nacidos corrían peligro de morir en poco tiempo debido a la infección con el VIH. En la actualidad, unos 740 niños y niñas menores de 15 años mueren diariamente debido a enfermedades relacionadas con el SIDA. De no recibir tratamiento, la mitad de todos los bebés infectados con el VIH morirán antes de cumplir dos años, y una tercera parte antes de cumplir uno.

Diversos estudios recientes han establecido que las tasas de mortalidad de los lactantes se reducen hasta en un 75% cuando se les hace el examen del VIH en las primeras seis semanas de vida y, en caso de que éstos den resultado positivo, reciben tratamiento en las 12 semanas posteriores al nacimiento. Sin embargo, en 2007 sólo se le hizo el examen del VIH en los primeros dos meses de vida al 8% de los hijos e hijas de mujeres infectadas con el VIH.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0316/Nesbitt
En la maternidad de la clínica Chelstone, en Lusaka, Grace Kayumba, una partera, le enseña a Inonge Siamalambo a darle un medicamento antirretroviral a Elson, su hijo recién nacido.

Diversos estudios recientes han establecido que las tasas de mortalidad de los lactantes se reducen hasta en un 75% cuando se les hace el examen del VIH en las primeras seis semanas de vida y, en caso de que éstos den resultado positivo, reciben tratamiento en las 12 semanas posteriores al nacimiento. Sin embargo, en 2007 sólo se le hizo el examen del VIH en los primeros dos meses de vida al 8% de los hijos e hijas de mujeres infectadas con el VIH.

“UNICEF tiene el compromiso de dar apoyo a los programas que garanticen que todas las madres que viven con el VIH tengan oportunidad de proteger a sus bebés", afirma la Dra. Mulenga.

Grandes avances en Zambia

En Lusaka, la capital de Zambia, la clínica Chelstone cuenta con programas de tratamiento de las mujeres embarazadas que viven con el VIH y de prevención de la transmisión del virus de la madre al hijo. Zambia ha logrado importantes avances con respecto a la ampliación de sus programas, que abarcan la realización de los exámenes del VIH durante el embarazo; los tratamientos con medicamentos antirretrovirales de las embarazadas infectadas con el VIH; los regímenes de antibióticos profilácticos y de medicamentos antirretrovirales para los lactantes que estuvieron expuestos al VIH en el útero de sus madres, y el diagnóstico y tratamiento temprano de los lactantes.

Christopher es un niño que nació recientemente en la clínica Chelstone, es hijo de Maureen Sakala, una mujer que vive con su madre, sus hermanos y hermanas y 12 niños huérfanos, entre los que figuran los hijos e hijas de su hermano, que murió de SIDA.

La Sra. Sakala se enteró de que estaba infectada con el VIH como resultado de un examen médico prenatal. Desde entonces participa en el programa de prevención de la clínica, donde aprendió a darle los medicamentos antirretrovirales a Christopher durante los siete días posteriores a su nacimiento, con el fin de prevenir la infección del niño. Gracias a los éxitos logrados por Zambia con respecto al mejoramiento y la ampliación de los servicios de atención maternoinfantil y de los recién nacidos, Christopher tiene hoy muchas más probabilidades de supervivencia.

Mediante la ampliación del acceso a los exámenes y al tratamiento contra el VIH, UNICEF y sus aliados de todo el mundo ayudan a proteger de los devastadores efectos del SIDA a los bebés como Christopher y a sus madres.


 

 

Vídeo (en inglés)

Vea un anuncio breve de servicio público sobre la detección temprana y el tratamiento del VIH pediátrico protagonizado por Claudia Schiffer, modelo y Embajadora de Buena Voluntad del Comité del Reino Unido en pro de UNICEF.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda