Haití

En Haití, las clínicas de emergencia ayudan a reducir la mortalidad materna y neonatal

Michelle Marrion, productora de UNICEF, informa sobre un proyecto piloto para ampliar la atención obstétrica de emergencia en Haití. (Video en inglés)

 

Por Chloe Sydney

En Haití, las clínicas que ofrecen atención obstétrica y neonatal están trabajando para reducir las tasas de mortalidad materna y neonatal.

Marigot, Haití, 25 de julio de 2013 - Madette Perrique dejó escapar un gemido desgarrador. Estaba en trabajo de parto y sentía dolor. Sólo unos minutos después de haber llegado a la clínica en Marigot, fue llevada a la sala de partos por un equipo de enfermeras vestidas de azul. Momentos más tarde, oímos llorar a un bebé.

¡Bienvenido al mundo!

En la sala de espera, su cuñada Elmate Jean-Louis derramó lágrimas de alegría y alivio a la llegada de su sobrina. La Sra. Perrique tuvo suerte: Su familia la había acompañado a la clínica, salvándola de un parto que habría puesto en peligro su vida de haber sido en su casa.

Altas tasas de mortalidad

De acuerdo con los resultados de una encuesta nacional sobre mortalidad, morbilidad y uso de servicios en Haití (Enquête Mortalité, Morbidité et Utilisation des Services 2012) menos del 36 por ciento de los nacimientos tienen lugar en centros de salud.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Cuatro clínicas piloto están trabajando para reducir las tasas de mortalidad materna y neonatal en Haití, proporcionando atención obstétrica de emergencia básica y cuidado al recién nacido.

Como resultado, las tasas de mortalidad materna y neonatal en Haití son elevadas. Por ejemplo, la mortalidad materna en 2010 se estimó en 35 por 1000, y desde 2012, las estadísticas indican que el 3,1 por ciento de los recién nacidos murieron en un mes.

Estas cifras representan un descenso significativo respecto a años anteriores, sin embargo,  ninguna madre debería morir al dar vida, ni ningún niño al venir al mundo, especialmente teniendo en cuenta que cinco de las principales causas de la mortalidad materna se pueden tratar en un centro de salud con los equipos y el personal adecuado.

Iniciativa

Cuatro clínicas piloto en todo Haití están trabajando para reducir las tasas de mortalidad materna y neonatal mediante la atención obstétrica básica de emergencia, o BEmOC. Estas clínicas fueron creadas a través de una alianza entre el Ministerio de Salud Pública y Población, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y UNICEF.

Si bien la iniciativa BEmOC ha llevado a la creación de otras clínicas en las zonas urbanas como Puerto Príncipe, la iniciativa es especialmente importante en las zonas rurales, donde hay poco acceso a la atención sanitaria.

Marigot es sólo un lugar, a 80 kilómetros montañosos al sur de Puerto Príncipe, al lado del brillante Mar Caribe.

La clínica de BEmOC en Marigot abrió sus puertas en octubre de 2012 junto a un centro de salud que ya existía, ofreciendo atención médica gratuita las 24 horas. Sus paredes verdes y blancas están cubiertas con flores vibrantes, y la bandera de Haití vuela orgullosa.

De acuerdo con el Dr. Andre Misnick, director de la clínica, 89 nacimientos tuvieron lugar entre octubre de 2012 y mayo de 2013; tanto las madres como los bebés resultaron en buen estado de salud. La Sra. Perrique y su hija no son una excepción.

Transporte y tradición

Además de ofrecer atención obstétrica y neonatal, la clínica de BEmOC en Marigot reúne a líderes de la comunidad para explicar la importancia de una atención de calidad y proporciona formación para matronas, parteras tradicionales haitianas que por lo general no tienen entrenamiento formal.

Aunque los servicios de la clínica son gratis, la enfermera Johanne Guillaume dice: "Todavía hay muchas mujeres que dan a luz en casa con la ayuda de una matrona, porque carecen de los medios para viajar a la clínica."

Sin la ayuda de su cuñada, es probable que a la Sra. Perrique le hubiera pasado lo mismo.

El Dr. Misnick señala que las prácticas culturales tradicionales explican la alta tasa de nacimientos fuera de las clínicas del país.

"A menudo la gente prefiere a las matronas locales de confianza que a las parteras capacitadas profesionalmente, con prácticas que a menudo pasan de generación en generación", dice ella.

Las matronas pueden ofrecer una valiosa asistencia, especialmente en zonas remotas con poco acceso al transporte. Por otro lado, la vida de la madre y del niño pueden verse amenazadas si una matrona no está entrenada para reconocer las señales de advertencia de las complicaciones, de ahí la importancia de la formación.

Salvando vidas

La Directora de Salud de UNICEF, la Dr. Francine Kimanuka, dice que UNICEF espera ampliar la iniciativa de BEmOC en el futuro.

"La combinación de atención obstétrica y del recién nacido in situ y la oferta de formación para matronas en las áreas remotas debe contribuir considerablemente a la reducción de las tasas de mortalidad neonatal y materna", dice ella.

En efecto, gracias a la clínica de BEmOC en Marigot, la Sra. Perrique dio a luz a una niña sana.


 

 

Fotografía UNICEF: Compromiso con la supervivencia infantil

Búsqueda